David Simon: “Responsabilidad sin libertad, eso es una tiranía”

davidsimonEstrenada el pasado 16 de agosto en VOSE, llega hoy a Canal+ Series, para los que prefieran la versión dual, “Show me a hero” de David Simon. La serie de seis capítulos nos sitúa en el mundo de la política pero nos traslada a la década los 80 en la alcaldía de Nueva York. Aprovechando el estreno en dual de la serie, os traigo una entrevista con el creador de “The Wire” y “Treme”, en la que nos habla sobre la serie, pero también sobre política, racismo y el estado de la sociedad norteamericana actual. Espero que os guste

mundoplus.tv: Sé que “Show me a hero” es la culminación de algo en lo que has estado trabajando durante mucho tiempo…

David Simon: Sí, Bill (Zorzi) y yo, compramos los derechos del libro justo después de que “The Corner” estuviera en producción. Eso es todo lo lejos que va, y nunca fue un proyecto viable, siempre se quedaba totalmente creíble, seguía cogiendo las cosas que tenía con pinzas. Iba a ser la primera miniserie después de “The Wire” pero machacó a “Generation Kill” que tuvo que ser catalogada como de la guerra de Iraq. Y después “Treme” con Katrina. Así que simplemente fue por funcionalidad. Pero en verdad recuerdo decirle a Kary Antholis en HBO cuando llegó el momento en el que necesitó saber si deberíamos renovar los derechos del libro, que la carrera por competir no se perdería. La patología americana por la competición no está desapareciendo exactamente por el escenario nacional. Cada vez que hacemos esta parte, la pelea aún está en desarrollo.

MP: Y en realidad, ¿dirías eso? ¿que la elección del momento oportuno ha sido muy sorprendente?

DS: Bien, sí, había otras ventanas donde había otras cosas, pero ciertamente la competición ha vuelto agresivamente a la vanguardia de la conciencia del público. Pero no creo que en realidad se aleje, creo que ha habido una serie de hechos que han frenado un montón al país y que nos han hecho pensar. Algunos de estos hechos han sido horribles, pero el pensamiento y la pelea…, la cuestión es, creo, valiosa, espero.

MP: Cuando miras atrás a los casi 20 años desde que empezaste, y los casi 30 desde que los hechos en la serie tuvieron lugar, ¿qué piensas que ha mejorado, en términos de racismo, en los Estados Unidos?

DS: ¿Qué ha mejorado? Umm, toda la noción de “no en mi patio trasero”, no ha mejorado. De hecho, si tú vas dos paradas en el tren en Tarrytown, la misma lucha que está sucediendo en Yonkers, está sucediendo ahora en Tarrytown. Al día de hoy hay una demagogia a quien está intentado luchar contra la noción de que hay una única y comprometida América, la misma lucha por la integración está sucediendo en el mismo país, como si no hubieran aprendido una “mierda”. Pero lo que ha cambiado, generacionalmente, es que más y más americanos tienen la idea de que este país no va a ser loca y reprimidamente de mayoría blanca. Este país se está oscureciendo lentamente. Entre afroamericanos, latinos, asiáticos, que vienen a un país en el que pronto no habrá mayorías, habrá pluralidad. Y en el futuro va a pertenecer a la gente que pueda entrar en una habitación y no se garantice el privilegio de ser “la mayoría” en un asunto, y se sienta cómodo con ello. Diría que hay un pequeño porcentaje de gente que estaba cómoda con la generación de mis padres, en mi generación había un porcentaje más grande, y cuando miro a mi hijo, que ahora está en la universidad, y la gente de su edad, ha habido un progreso. Y no solamente en racismo, quiero decir, una revolución completa en términos de orientación sexual. Yo ahora he vivido con momentos de los derechos civiles que, alcanzando algunos de sus logros más fundamentales, apenas han influido en la vida de mi hijo. La rapidez de lo que ha sucedido, dice mucho del potencial que hay aquí.

MP: ¿Por qué crees que este progreso se ha hecho rápido en términos de sexualidad, pero menos rápido en términos de racismo?

DS: Correcto, bien, aquí está lo que sucedió con los derechos de los gays, lesbianas y transexuales, con la orientación sexual. Nunca fue un asunto de clases. Cuando todos salieron del armario y se colocaron delante nuestro, eran nuestros primos, nuestros compañeros de trabajo, nuestros hermanos, nuestros hijos, y ocupan el mismo espacio que nosotros. Y eso es por lo que sucede tan rápido. Pasó de ser un asunto pequeño de “anos”, ya sabes, intentando apartar a la gente, a ser un asunto contra ellos cada noche porque de repente ves a la persona a la que quieres y admiras con todo el respeto y ellos te dijeron: “Soy gay” y tú te adaptas y dices: “¿y qué?”. Es más duro hacer esto con alguien que ha sido asignado a vivir en los Projects. Puede que seas americano, puede que también desees tener las mismas cosas y que se te permita el mismo espacio y las mismas potencialidades que alguien del este de la ciudad, pero se te pide un salto distinto porque no has estado compartiendo el mismo espacio con ellos hasta el momento de la revelación. Si tú lo hicieras, aunque, ¿cuál es por supuesto la lucha por la integración?, ¿el crecimiento personal a ambos lados que sucedería mucho más rápido? La integración no ayuda únicamente a la gente pobre ayudándoles a vivir en vecindarios, eleva a sus hijos a lugares que son menos pobres, lo hace dramáticamente, lo muestran todos los estudios, ayuda a que la gente de esos vecindarios se conviertan en ciuidadanos más viables y en mejores seres humanos porque el crecimiento sucede por ellos. Lo que Catherine Keener hizo con el papel de Mary Dorman es muy americano, es muy patriótico. Ella vino de un lugar de mucho miedo e indignación, y terminó en un lugar que, simplemente es enteramente admirable.

paulhaggisdavidsimonMP: ¿Encuentras fácil entender estos miedos, o son algo que encuentras difícil de entender?

DS: No, no creo que los miedos sean enteramente creíbles, como miedos, no como política, y no se defienden como si fueran el final de ninguna pelea porque todo lo que son es “miedo”. Tengo la esperanza de que la gente encuentre su manera de ser humano, y los americanos están creciendo de alguna manera, y otros americanos están pidiendo que hagan las cosas adecuadas. Veo algo de potencial en esto. Pero mi gobierno está particularmente roto cuando utiliza más el miedo actual o el dinero para hacer sus negocios. Las dos cosas en las que la política americana parece trabajar son el miedo y el dinero, es la única cosa de la que habla nuestro liderato político, y particularmente la rama legislativa ahora mismo. Es debilitante, y así tú tienes, no quiero decir legítimo, pero están muy anclados en el miedo a perder. Voy a perder mis propiedades de valor, mi vecindario va a cambiar, me van a dejar ahí fuera en el frío, no voy a ser capaz de controlar la situación, voy a…, mi vida va a verse perjudicada. ¿Por qué? Porque hace dos generaciones el gobierno federal construyó esos masivos proyectos de casas estrelló de golpe a tanta gente pobre en lugares como el Bronx o el lado sur de Chicago, o el oeste de Baltimore, yo no confío en nadie que ponga en marca ninguna integración activa sin que sea un desastroso fracaso. Así que manejando solamente mis miedos o lo que sucedió en 1970 o 1977, en Oriente, estoy peleando por esto hasta la muerte. Vale, no es necesariamente un miedo justificable, pero si un miedo creíble. Y puedo entenderlo totalmente. Lo que no puedo perdonar es la retórica de una demagogia que lo alimentaría; porque lo que los Yonkers demostraron y lo que mucha de la transición se dispersó por el lugar, vivienda, vivienda de protección oficial, fue una silenciosa revolución porque nadie quería admitir que estaba trabajando, y lugares como los Yonkers, y como lugares de otras ciudades americanas, se suponen que se están “ennegreciendo”. No se supone que en los Yonkers se queda un 80% de blancos, y el alcance de estas cosas sucede en proporción, sin desestabilizar a las comunidades, se supone que sucede. Así que estoy indignado por lo lejos que puedes llegar como político, alimentando esta mierda y diciéndole a la gente que se preocupe por su dinero y que se preocupe por sus miedos. La ciudadanía requiere no solo libertad, sino que requiere también responsabilidad, requiere compartir el sentido de la responsabilidad, y esto es lo que me parece que está desapareciendo de nuestra retórica política, así que estoy preocupado por esto. Y estoy preocupado porque estamos siendo gobernados por gente a las que se les va enseñando a alimentarse de lo malo.

MP: ¿Cómo se lleva a cabo esto en tu ciudad natal, Baltimore, lo que has escrito previamente en “The Coner” y “The Wire”?

DS: Vivo en un vecindario que está a veinte bloques de la peor dinámica en América, en términos de vida urbana, vida civil. No puedo empezar a tomar medias de lo que debería hacerse en ese vencinario o no hacerse en ese vecindario, y esperar a que mi barrio pueda quedarse sacrosanto y protegido. Ni Baltimore va a sobrevivir como Baltimore, ni toda la gente que vive allí, y eso no siganifica que deba haber desigualdades, y que la gente va a ser rica y algunas personas van a ser pobres. Significa que todo el mundo tiene interés en el futuro, y que todo el mundo tiene un camino creíble hacia el futuro que les haga a ellos parte del experimento americano. Y digo esto sobre Baltimore, pero en realidad estoy hablando del país en su totalidad, y siempre que yo escucho a un político hablar sobre cómo el gobierno federal esto, y ellos no deberían tenener el derecho de hacer esto y yo debería ser libre para construir donde quiera, y debería ser libre para hacer esto, y la libertad personal por encima de todo, nadie debería tener que decirme lo que debería hacer, cuáles son mis impuestos…no, lo siento, eres parte de la sociedad, y pagas tus impuestos, y algunos de ellos en realidad no te benefician, algunos de ellos benefician a otras personas.

MP: ¿Crees que esto es un problema fundamental con la estructura y el mensaje que recorre la sociedad americana?

DS: ¡Oh sí! Responsabilidad sin libertad, eso es una tiranía, y eso asusta tanto como cualquier cosa, pero la libertad como retórica política sin añadir la idea de la responsabilidad civil, o social es simplemente una receta para un segundo índice social. Es una receta para un perro de caza, una nación más fea de la que merecemos. El punto de lucha común en Yonkers fue la libertad, y la idea de que todos pueden vivir en mi vecindario mientras se lo puedan permitir, lo que presupone un campo de juego igualitario que en realidad nunca existió en la historia del país. En un país en el que con el uso de las prácticas discriminatorias, el gobierno respaldó las hipotecas, las políticas de vivienda, planeó y ejecutó la segregación social desde sus orígenes. Esto es lo que demostraron en las Cortes, lo que es por lo que el juez dijo: “¿Sabes qué? Cogiste todo tu dinero federal y construiste este mundo, ahora tú tienes que empezar a deconstruirlo”, y todo el mundo dijo: “esto es una afrenta a mi libertad, puedo permitirme una casa aquí, y cualquiera puede, pero el gobierno no debería venir aquí y tener planes para arreglar esto porque yo no quiero que se arregle, estás jodiendo mi libertad, y en ese punto no creo que la libertad signifique algo, no significa nada que yo valore”. El centro requiere que admitas ambas cosas: que todos somos ciudadanos del mismo país, y que el más débil de entre nosotros tiene que tener interés, quizás no sea el mismo interés que el tuyo, de hecho nos pueden asegurar que no lo será, pero debe tener un interés, y no pueden ser consignados a la pobreza segregada más alta para el resto de sus vidas. Pero al hablar como estoy hablando ahora, sabes, soy socialista, puede que incluso Marxista. No, no soy Marxista, pero puedo serlo también, porque estoy hablando sobre alguna extraña mierda comparado con dónde el centro político está.

MP: Nos estamos acercando a las elecciones, ¿crees que el centro continúa moviéndose hacia la derecha, o ves la esperanza de cualquier tipo de movimiento hacia la izquierda?

DS: Se construye sobre una horrible mierda. Se construye la guerra de la droga, se construye la encarcelación de las masas, se construye una mierda terrible contra la que ahora estamos teniendo una reacción, la cual creo que es saludable. Así que quizás, en algunos puntos, la gente está aprendiendo. El gobierno republicano de Georgia, un estado tan rojo como es, ha empezado a cerrar cárceles y a liberar en masa a delincuentes no violentos. Empezó haciéndolo porque el estado no podía permitírselo, pero llegó a la conclusión de que esto no era sano. Estamos metiendo a la gente en la cácel durante largos períodos de tiempo por lo que más bien ellos no se harían a sí mismos, en términos de consumo de droga. Y dijo, no puedes manejarlo de esa forma, así que quizás el péndulo va volver prácticamente a algunos lugares, pero no lo sé.

MP: ¿Cuáles crees que serán los puntos de disputa significativos en las próximas elecciones?

DS: La ley y el orden solían ser ganadores absolutos, y tenías que hacer que se sentaran allí. Cuando Bill Clinton quiso maniobrar el centro político, pasó algunas de las peores y más excesivas cuentas criminales. No puedes culpar a todos los republicanos por ello porque el presidente democrático, buscando el centro político, hiciera el peor daño. Pero ahora el paradigma se ha desplazado en gran medida por todas estas cosas, Iphones, la gran tiranía de los agentes de policía. No ha habido una revolución que haya empezado a debilitar esa tiraría, y es algo bueno, algo necesario y doloroso, pero algo bueno. Ahora sí, entras en un estado de cero tolerancia, y la ley y el orden los encierra a todos, vas a perder una porción significativa de la política central de forma que no lo hacías antes.

showmeaheroMP: ¿Crees que esto es básicamente porque la gente ha visto el lado oscuro de este acercamiento tan pesadamente manejado con sus propios ojos, gracias al rodaje?

DS: Porque dos millones de americanos están en prisión, y porque los severos policías de la droga no han hecho nada salvo daño, y si, porque los efectos de poner particularmente más policía en el interior de los vecindarios de la ciudad es dramático, sabes, un teléfono móvil, la imagen de un Iphone a todas horas…cuando yo era reportero policial sabías que la versión de la policía se saneaba un montón en estos encuentros, sabías que ciertos derechos constitucionales básicos eran marginales, como la cuarta enmienda, o los barrenderos: parar y cachear. Sabías que una causa posible era, algo frágil, sabías todo eso, pero no podías demostrarlo; simplemente había dos tios en una esquina, y si había testigos tenían que ser múltiples testigos y no debían tener antecedentes criminales y tenían todos que contradecir al agente de la misma manera. Era muy poco probable, si eras policia podías escribir a tu manera, y muchos lo hacían, y ahora es difícil escribir a tu manera en tres minutos de rodaje que contradice todo lo que querías decir sobre lo que había pasado en la esquina. Asi que creo que algunas cosas están cambiando, pero creo que el dinamismo radical va a estar alli hasta que la gente esté enteramente cómoda, y eso será al menos en otros cien años.

MP: ¿Cuánto crees que tener a Obama, un presidente negro, ha ayudado en términos reales?

DS: Bien, creo que ha ayudado a mucha gente. Creo que ha ayudado a los negros americanos. Simplemente el simbolismo entero está afirmando la ciudadanía de la gente de color. Ciertamente me hizo sentir como si estuviese compartiendo un pais con gente diferente a mí mismo, creo que ha sido un punto de gran orgullo para los ciudadanos de color. Hace que un montón de americanos blancos estén incómodos, pero bueno. Y hace que un montón de americanos negros estén un poco más cómodos con su piel. Pero creo que muchos de nuestros problemas sistémicos en el gobierno son más grandes que cualquier hombre, el gran hombre de teorías históricas no solicita suficiente, no lo hacen en la forma en la que solían hacerlo porque el gobierno está roto, está roto a nivel legislativo, y está roto por dinero. Simplemente hay demasiado jodido dinero, y por lo tanto, hay cosas que ni él, ni nadie podría conseguir contra la apatía. Sistemáticamente creo que tenemos muchos problemas que son más grandes que cualquier presidente en particular, pero creo que esto mostró a muchos americanos que este monolito de la raza no fue tan firme después de todo. Todavía hay muchos que están enfadados, hay un montón que todavía pelean por ello, y hay un motón de racismo, y mucha rabia que aumenta en los años en los que Obama lleva en la presidencia desde que los blancos americanos sienten que un país plural no es algo de lo que ellos quieran formar parte. Ves esto, el comportamiento de los pistoleros de Lafayette o en Charleston. Pero tenia que suceder, y estoy sorprendido de que haya sucedido en mi época. Recuerdo las dinámicas raciales cuando era niño, en el 73 o el 75, si me hubieras dicho entonces que iba a haber un presidente de los Estados Unidos negro, me habría reído en tu cara, pero aquí estamos.

Un pensamiento en “David Simon: “Responsabilidad sin libertad, eso es una tiranía”

Los comentarios están cerrados.