Un billete para la India, por favor

tercera-temporada-mindy

Tumbada sobre el sofá, acompañada de unos cuantos dulces y reflexionando. Así debe encontrarse en estos momentos Mindy Lahiri después de unos meses en los que las sorpresas no han parado de sobresaltar la ya de por si alocada vida de la doctora. ¿Habrá por fin boda entre Lahiri y Castellano? Hace apenas una horas que Danny Castellano se disponía a coger un avión con rumbo a la tierra que vio crecer a Gandhi. Sin ella percatarse de la jugada que su media naranja se disponía a realizar, la puerta de un desconocido hotel de la India se abre, y en ese preciso momento las palabras que durante tantas horas de vuelo ha estado ensayando brotan como si nada. “Hola. Soy Danny Castellano y estoy enamorado de vuestra hija”. Y la imagen se va a negro.

Pero antes de llegar a este punto final de la tercera temporada de ‘The Mindy Project’, el camino de baldosas amarillas que la protagonista ha tenido que recorrer ha estado plagado de nuevas personas, noticias inesperadas, y proyectos y retos que marcan una nueva senda en el mapa. Uno de los primeros obstáculos que ha tenido que saltar ha sido conocer a la suegra. No siempre es sencillo, pero mucho menos si esa mujer a criado al testarudo y cuadriculado Danny Castellano, capaz de llevarse en la maleta todos los ingredientes para preparar una autentica pasta italiana porque no se fiaba de los productos que se podía encontrar en San Francisco. El primer encuentro con Annette Castellano fue un tanto extraño, ya que la confundió con una asistenta, y para mejorar el día, la comida familiar acabó en una gran discusión. Pero a partir de ahí las cosas fueron mejorando, y es que Mindy fue testigo presencial de un robo perpetrado por su suegra y la doctora le encontró un apuesto novio.

Además de conocer a parte de la familia Castellano, otro momento importante tachado en el calendario fue cuando dejó su adorada Nueva York para respirar nuevos aires en la costa oeste de Estados Unidos. La Beca de Investigación en Stanford para técnicas de fertilidad le permitió conocer nuevas metodologías que le servirán para llevarlas a cabo en su nueva clínica de fertilidad en la Gran Manzana. Esa ciudad que tantas veces recorrieron Harry y Sally hasta encontrarse y que Mindy estuvo a punto de abandonar para echar raíces y tratar nuevas pacientes en San Francisco. Pero la familia es muy importante para ella, y no estaba dispuesta a dejar en la estacada a su hermano, graduado en biológicas, pero ejerciendo de rapero, embargado y vendiendo droga.

Con este panorama solo faltaba la guinda para el pastel, un embarazo. Dentro de unos meses un pequeño Castellano Lahiri andará correteando por la nueva casa que se ha comprado la parejita, si antes las ratas que habitan en ella no terminan apoderándose del control. Mientras tanto, el embarazo está trayendo de cabeza a Danny y su empeño por ser un buen católico y cumplir con las normas establecidas. Porque vivir con una mujer sin estar casado y encima esperar un retoño es demasiado para él, e incluso para el cura que  mure en plena confesión. Sin olvidar el férreo control con la comida que trae por la calle de la amargura a Mindy.  ¿Qué es avena? ¿Qué es pavo? Sin duda lo más difícil de llevar, porque quién puede renunciar a una porción de pastel o a un buen desayuno con gofres. Una frase lo resume todo: “Llevo comiendo para dos toda mi vida y por fin tengo una excusa. No la desperdiciaré”.

Y qué decir de los empleados de ‘Shulman y asociados’. Su vida ha sido una autentica montaña rusa de emociones y situaciones surrealista. Romances y rupturas entre Morgan y Tamra, el triángulo amoroso en el que finalmente Peter ha terminado pasando por el altar y despidiéndose de sus compañeros, la nefasta actuación teatral de Jeremy que sólo apareció en los periódicos a causa de un incendio, y la llegada de un nuevo doctor a la clínica son sólo unos pequeños retazos de lo que esas cuatro paredes han podido ver. No sin olvidar a las estrellas invitadas que han captado la atención de las cámaras durante unos minutos: Shonda Rhimes, Tate Ellington, Cristin Milioti, Laverne Cox o Vanessa Williams.