“MARVEL’S: Agents of S.H.I.E.L.D.”: Me quiere, no me quiere.

agentsofshieldAhora está vivo, ahora está muerto. Hoy es malo, mañana bueno y la siguiente semana no sabemos cómo calificarlo.

Así nos han tenido toda la segunda temporada de este derivado de las películas de superhéroes de Marvel, que han cobrado vida y fama en esta era, rescatando del pasado a quienes fueran grandes clásicos de la vida del cómic.

Una serie que empecé a ver “porque estaba ahí” y me ha terminado enganchando hasta las trancas con tanto giro de guión. La imaginación de los guionistas se desborda en cada capítulo y, aunque en el capítulo final lo dejan todo “cerrado” (al menos los asuntos que estaban abiertos), se las arreglan para que esperemos con ansia la siguiente temporada y no tengamos ninguna certeza respecto a quienes son buenos, quienes son malos, quienes se quedan, se van o regresan.

Cuando por fin parece que la gente comienza a asentarse en su realidad, a plantearse el formar pareja con otros personajes, aparecen nuevas dificultades que se interponen en el camino de la estabilidad que tanto persiguen y, por lo tanto, en que estemos atentos a la transmisión de la tercera temporada, para la que ya han firmado un contrato.

Por lo demás, es una serie llena de efectos especiales, coreografías de lucha imposibles, súperpoderes ingeniosos y actuaciones estupendas. Desde luego, no se puede englobar en las “grandes series de nuestra era”, que son pocas, pero sí da mucho entretenimiento y buenos ratos. Sin duda, una gran suplente de los espacios entre película y película de los grandes superhéroes de Marvel.