Comic Book Men: una rareza de raros para raros

04 600250 equipocomicEn estos tiempos en los cuales empieza a saturarse el mercado seri√©filo de argumentos sacados del mundo del¬†c√≥mic, y amenazando con multiplicar a√ļn m√°s esta invasi√≥n (no¬†siempre acertada, cierto es, pero con suficiente √©xito como para no ver un final cercano), es de justicia hablar de una serie extra√Īa, rara, ni siquiera estrenada en Espa√Īa, que se emite en una prestigiosa cadena de cable (AMC). Una serie que no va buscando un p√ļblico-objetivo m√°s all√° del mundo del¬†c√≥mic, al contrario de las recientes Arrow o Flash, o la ya finalizada Smallville, que juegan la baza del culebr√≥n adolescente, m√°s all√° de la mitolog√≠a de cada personaje retratado. Una serie honesta en ese sentido, hecha por gente rara para gente rara, y llamada, para mayor claridad conceptual, Comic Book Men (que puede traducirse como Hombres del C√≥mic).

Es razonable pensar que, con la cantidad de series que existen en el planeta, deber√≠a haberse inventado todo o casi todo. Este razonamiento se hace m√°s evidente si se toma en consideraci√≥n el hecho de que otros formatos televisivos tambi√©n han multiplicado hasta la saciedad su existencia, desde realities de baile o canto, hasta cocineros, pasando por subastadores de antig√ľedades, vendedores de casas o reventadores de cerraduras de trasteros. Entre tanto programa ‚Äúrealista‚ÄĚ (igualmente guionizado, no hay enga√Īo a estas alturas en ese sentido), hay un formato muy trillado tambi√©n, que es el del comercio especializado, bien sea de ropa (trajes de novia, compradoras de ropa usada de alta costura,‚Ķ), de armas, de veh√≠culos, de memorabilia,‚Ķ Cualquier cosa es v√°lida con tal de encontrar un nicho de mercado audiovisual, un grupo suficientemente importante de espectadores que, o bien desean ver ese producto tan espec√≠fico, o bien descubren su afici√≥n al mismo mediante la amena producci√≥n y esmerado montaje que suelen tener este tipo de programas ‚Äúrealistas‚ÄĚ.

02 600250 tienda

Un tipo tan inquieto como el afamado director de cine y guionista de c√≥mic Kevin Smith vio, hace unos a√Īos, un hueco en ese mercado audiovisual para continuar con sus inquietudes y man√≠as. Las mismas que le llevaron, en 1997, a abrir en su Nueva Jersey natal, una tienda de su mayor afici√≥n, el c√≥mic y todo lo relacionado con la cultura popular que le rodea, (aprovechando que el due√Īo de la tienda donde √©l mismo compraba sus c√≥mics, llamada Comicology, quer√≠a cerrar, y pag√°ndole el traspaso). Desde Red Bank, el barrio donde se ubica la tienda ‚ÄúJay and Silent Bob‚Äôs Secret Stash‚ÄĚ (algo as√≠ como ‚Äúel Alijo Secreto de Jay y Bob el Silencioso‚ÄĚ), y el escenario de la mayor parte de sus pel√≠culas, desde Clercks o Mallrats hasta Persiguiendo a Amy o Jersey Girl. De hecho, para aquellos familiarizados con pel√≠culas de Smith, reconocer√°n en el nombre de la tienda a sus dos personajes ic√≥nicos que se repiten en muchas de ellas, Jay y Bob el Silencioso (√©ste √ļltimo interpretado por el propio director).

Inicialmente estrenada como continuaci√≥n en la parrilla AMC de otra serie relacionada con el c√≥mic, The Walking Dead, Comic Book Men fue moldeando su propia personalidad con el paso de las temporadas. De hecho, la primera temporada cont√≥ con cap√≠tulos de 50 minutos, que enseguida se mostraron inadecuados para el trepidante ritmo que tienen los acontecimientos que se suceden en la tienda. Los cap√≠tulos de esa primera temporada se hicieron algo lentos y pesados, por ese exceso de duraci√≥n, y la l√≥gica b√ļsqueda de los equilibrios entre las ‚Äúaventuras‚ÄĚ de los dependientes y los hitos para fans que van apareciendo en cada cap√≠tulo.

03 600250 comic-book-men Stan THE MAN Lee

Los protagonistas del programa son colaboradores cercanos de Kevin Smith, en alguna de sus m√ļltiples facetas como creador: Walt Flanagan, es m√°nager de la tienda desde su apertura, adem√°s de dibujante de c√≥mic y actor ocasional en pel√≠culas de Smith; Bryan Johnson, guionista de c√≥mics y tambi√©n habitual de las pel√≠culas de los 90 de Kevin Smith; Mike Zapcic, trabajador de la tienda desde 2000, y¬†Ming Chen, fundador de un innovador sitio web de fans de Smith en 1995, lo cual le llev√≥ a acabar gestionando y dirigiendo todas las acciones en la web del director desde hace a√Īos. Todos ellos llevan podcasts y otros medios de comunicaci√≥n con los seguidores de la serie, de la carrera de Kevin Smith, y del comic en general. Junto a ellos, en algunos episodios hay ¬†invitados especiales, siempre relacionados con la tem√°tica general del programa (como puede verse en la imagen anterior, con el elenco departiendo con el legendario Stan Lee).

Debe hacerse notar que, para aquellos no familiarizados con el mundo del c√≥mic (o de StarWars, StarTrek, y otras franquicias como Indiana Jones por ejemplo, adem√°s de juguetes m√≠ticos de los √ļltimos cincuenta a√Īos, eso s√≠, en Estados Unidos,‚Ķ), la serie puede ser algo dif√≠cil de seguir, porque las bromas y los comentarios entre los protagonistas y con los invitados, requieren un m√≠nimo conocimiento previo (y mucho inter√©s) para poder ser seguidos. Pero con un poco de cultura general popular (as√≠, en abstracto), o ganas de conocer el mundo de la memorabilia y el relato fant√°stico en occidente, la serie (o el programa de televisi√≥n seriado, o como se diga) es extremadamente agradable, divertida e instructiva. Cuenta con la ventaja de que no hay hechos puntuales que haga obsoletas las temporadas emitidas, pudiendo ver cualquier episodio en cualquier momento (m√°s all√° de alg√ļn chascarrillo de continuidad), porque todos est√°n plagados de sorpresas, referencias populares y otros asuntos y menesteres, y no tienen una l√≠nea temporal que haga falta seguir.

01 600250 equipo

En la emisi√≥n original, como se ha mencionado, el programa se ha ido complementando con acciones de los propios protagonistas: tertulias en directo, blogs, podcasts‚Ķ de modo que se obtenga una interacci√≥n completa con su audiencia, por defecto m√°s propensa a involucrarse en las historias narradas que otros espectadores de otros formatos televisivos. En Espa√Īa no s√≥lo no se ha emitido el programa (y mira que hay parrilla en canales infinitos en la TDT y en el cable, incluso canal AMC), sino que ni siquiera existe edici√≥n DVD o BluRay del mismo (ni aqu√≠ ni en su pa√≠s de origen, Estados Unidos). Fuera de Estados Unidos, la √ļnica forma que hay de seguir la serie es mediante la plataforma de Amazon.com, o a trav√©s de otros medios no convencionales, como YouTube, donde adem√°s se cuelgan peri√≥dicamente v√≠deos complementarios de cada episodio emitido. Es, en definitiva, un programa que es capaz de gestionar su audiencia del mejor modo posible, dando todo lo que es necesario para enganchar a un espectador que, ya de por s√≠, tiene ganas de que le enganchen con sus temas favoritos: c√≥mic, pel√≠culas, todo tipo de coleccionables y fetiches, y mucha, mucha cultura popular del √ļltimo medio siglo.

Un pensamiento en “Comic Book Men: una rareza de raros para raros

  1. Es rara rara, pero creo que alg√ļn canal de Atremedia se atrevi√≥ a estrenarla, la sexta o neox de madrugada

Los comentarios est√°n cerrados.