Forever: “it’s a long story”

IOAN GRUFFUDD, JOEL DAVID MOOREHenry Morgan es un médico forense repelente y sabelotodo que, además, es inmortal. Su sociedad con la agente Jo Martínez les llevará a resolver múltiples crímenes y, a su vez, indagar en la maldición de Henry. ABC nos presenta otra serie policiaca de investigación, un nuevo procedimental bañado en salsa agridulce.

El trabajo de Henry bien podría valerle para formar parte de Lie To Me: es capaz de descifrar el mayor enigma y el menor detalle, descubrir quién fue el asesino y cómo lo hizo. Pese a su talento propio de CSI, Henry vive angustiado, pues lo único que no consigue averiguar es precisamente lo que le afecta a él de forma directa: ¿por qué es inmortal? Cada vez que muere vuelve a la vida en el agua y desnudo.

Las tramas de los asesinatos no son más que el escenario perfecto para plantearse tan siniestra paradoja: un forense (encargado de estudiar las causas de la muerte) incapaz de morir. Esta situación obsesiva le lleva consumiendo desde hace ya muchos años, incluso siglos. Al final, parafraseando a Eduard Punset, llega a preguntarse si “hay vida antes de la muerte”.

Las tramas policiales son el pretexto ideal para ir conociendo los detalles del pasado y presente de Henry: su relación con Jo y Lucas (sus compañeros de trabajo) y un misterioso fan que amargará la existencia al eterno forense, cuyo secreto sólo conoce su hijo Abe.

Para los no amantes de este género como un servidor, debo decir que la serie se sirve bastante masticada, por lo que su digestión no resulta pesada. Chirría un poco el abuso de flashbacks, que provoca algún corte innecesario del ritmo narrativo, pero qué le vamos a hacer si nuestro prota cumple ya más de 200 años: “it’s a long story”!

Sin ser brillante resulta entretenida, con algún cliffhanger poderoso. He visto ya cuatro capítulos (mi límite de tolerancia está en tres) y pronto caerá el quinto.