Globos 2015: diversión en la discusión

imagen0

Si a una persona con escasos conocimientos del medio televisivo, pero que lee algunas cosillas sueltas, y tiene amigos que siguen series, le hubieran preguntado por dos series del año 2014, no quedan muchas dudas de cuál hubiera sido su respuesta. Exactamente la misma que emana de la lectura de las nominaciones a los Globos de Oro de este año: Fargo y True Detective. Ambas series, cortas por decisión, con un universo personal y muy particular (de climas opuestos, dicho sea de paso), y trama de intriga policial, podrían parecerse mucho, aunque lo que ocurre es que resultan tan opuestas como parecidas son sus premisas, si se miran con los ojillos entornados.

Volviendo a las nominaciones a los Globos de Oro 2015, ocurre ese fenómeno que ya se dio en los Grammys (premios de la industria musical norteamericana): a fuerza de generar más y más categorías, algunas muy discutibles, lo que se consigue es la presencia de todas las fuerzas vivas del año (o del mayor número de ellas). Como cada año, a pesar de esa variedad de nominaciones, siempre faltan y sobran, pudiendo ser esto último perdonable si no fuera por lo primero. Shondaland vuelve a colar una actriz de una de las variantes de su universo (en este caso la oscarizada Viola Davis), y James Spader o Liev Schrieber cuentan con nominaciones incomprensibles desde el punto de vista artístico (que igual son razonables desde otras perspectivas empresariales o como se llame, no digo yo que no…).

La mejor comedia, como pasa cada año, y ante la escasez de series brillantes en ese espectro, es una categoría que aglutina series que dudosamente pueden considerarse de risas (que es lo primero que uno piensa al leer “comedia”), como Girls o Transparent. Mientras tanto, en el mejor drama no sobra nadie, por lo que resulta baldío destacar las ausencias. No es tan claro el caso en las categorías personales (las de actores y actrices, vamos), en las cuales sí que da la impresión de que algunas veleidades de los nominadores han cerrado el camino a otros actores y actrices que deberían haber culminado el año con su presencia en esta lista. En cualquier caso, el día que seamos miembros de la academia de la tele estadounidense podremos cambiar estas cosas. Mientras tanto, sólo podemos elucubrar qué ocurrirá con los premios, y si las adjudicaciones serán justas o injustas, o incluso si sólo será cuestión de gusto personal de cada uno. En esta línea, ahí van mis predicciones (o como se llamen):

Mejor serie dramática: La elección es compleja, dejando aparte el caprichito que los estadounidenses tienen con los Grantham y lo complicado que resulta que le den el premio a una serie con dragones, así que ojalá The Good Wife vea reconocida su brutal trayectoria de la pasada temporada, y de lo que llevamos de presente.

Robin-Wright-Kevin-Spacey1

Mejor actor drama: Como ya comenté antes, algunos de los aquí presentes están de adorno (que yo sigo The Blacklist, no será por falta de cariño al anteriormente conocido como rubio Spader), pero por encima de todos (lo lamento, Dominic) deberá emerger ese monstruo (como actor y como personaje) que es Kevin Spacey.

Mejor actriz drama: Este premio vuelve a ser fuente de injusticia, porque no se lo pueden llevar dos o más actrices. Descartando a la representante de Shondaland, y reduciendo la cosa a la observación concreta de las actuaciones de cada una en su serie, hagamos parejita y que se lo lleve la bellísima Robin Wright, tan mala o peor que su marido en House of Cards.

Mejor comedia: como ya dije, es complicado elegir entre frutas, carnes, verduras y maderas, puesto que así de variado es el panorama de nominadas. Como es una decisión personal y tal, pues yo se lo doy a los listos de mi anterior post y punto.

Mejor actor comedia: esta lista sí que es poco discutible, aunque sólo sea porque no esté por un año el doctor Sheldon Cooper, y que no parezca por una vez el único actor de comedia del mundo (aunque lo hace muy bien, eso también es cierto). Louis es una opción clara, aunque habitualmente no del gusto de los premios (de hecho, es su primera nominación), y por otro lado, sea o no comedia, Jeffrey Tambor se sale en Transparent.

Mejor actriz comedia: ¿es el año de la Dreyfus? Pues visto el panorama no sería extraño… Tres Emmys consecutivos pero ningún Globo de Oro por Veep, así que puede que…

tgw

Mejor actor secundario: Me duele por Bill Murray, debilidad personal, pero antes se lo debería llevar Colin Hanks, que borda ese papel de limitadito en Fargo. Sin embargo, por encima de ambos, Alan Cumming debería ver reconocido su peso específico en ese monstruo de la televisión que es The Good Wife.

Mejor actriz secundaria: Con todos los respetos por el trabajado personaje de Uzo Aduba, el corazón dicta que Allison Janney debería llevarse este premio por Mom (que puntúe también como secundaria de Masters of Sex, y así no hay duda de que el premio es suyo…).

the-rise-of-matthew-mcconaughey-01-true-detective-1090366-TwoByOne

Mejor miniserie o telefilm y sus actores y actrices, o mezclando churras con merinas, cuando esto es un duelo al sol: Llega al final el momento más esperado de los Globos. Aquí sí que no sobra nada ni nadie. Están los que tienen que estar. Y con esos mimbres, espero que Allison Tolman le quite el Globo a Frances McDormand (toma paradoja), que Fargo se haga con el premio, por sencillez y sentido del humor no menos profundo y complejo que la filosofía de su hermana True Detective, pero sin las ínfulas intelectuales, y para rematar, a pesar de todo esto, que Matiu vea reconocida de nuevo (tras el Oscar de Gravity) su fascinante mutación de hombre florero de películas olvidables a pedazo de actor con un futuro infinito por delante.

4 pensamientos en “Globos 2015: diversión en la discusión

  1. Es una pena que siempre ganen los mismos y queden fuera incluso de las nominaciones series, actrices y actores que se lo merecen mas que los que esta nominados. Muchas veces gana el postureo y no las series de verdad.

  2. En The Good Wife hay muchos quienes deberían llevarse premios. Grande Alan Cummings. La estupenda Robín Wright ¡como ha pasado el tiempo desde La princesa prometida! Yo me quedo con James Spader. Aunque voto por un duelo entre Reddington y Francis Underwood echaría chispas.

  3. De acuerdo con Allison Janney, grandiosa actriz. James Spader y Kevin Spacey, difícil elección y “The Good Wife” es de lo mejor que se puede ver en la televisión. Echo de menos “Justified”

Los comentarios están cerrados.