Los 100, que ya son sólo 84 y contando…

los100Pareciera que no, pero entretiene. El principio es bastante emocionante, aunque ese vértigo se va diluyendo según avanza la serie. En un futuro lejano, la humanidad se ve sumida en una guerra nuclear que la orilla a dejar el planeta “temporalmente”.

Y entonces, unos pocos miles de supervivientes se refugian en una superestación espacial, hecha a partir de varias estaciones espaciales, procedentes de diversos países, que ya estaban ahí arriba.

En el guión, hasta casi el final de la temporada, hay varios agujeros que poco a poco van cerrando, aunque algunos se quedan abiertos. Por ejemplo: ¿Cómo es que tienen “gravedad” (todos caminan por el suelo, como si estuvieran en la Tierra) en El Arca (así le llaman a la estación espacial)? ¿Y cómo es que dicha gravedad se mantiene, a pesar de que casi todo está fallando en la mega-nave, oxígeno, energía, luz, etc.? Pues resulta que ofrecen una especie de explicación en la que dicen que hay partes de la nave que rotan y que eso genera esa fuerza de gravedad. No soy científica y me imagino que la explicación será muy cutre, pero para los no entendidos parece suficiente. Al menos se molestan en explicar lo que, de otra manera, resultaría en gastos millonarios en producción. O en una gran chapuza en la historia.

Eso, de lo que sí explicaron. Porque en otras cosas, las cuentas no me salen. Por ejemplo, subieron 400 al Arca (no explican “cómo” o “en qué”). Y digo yo, que si la formaron a partir de varias estaciones espaciales, habría más gente arriba. En 100 años, pasan de cuatrocientos y pico a más de dos mil. Y, aunque se ven en la necesidad de intentar volver a la Tierra, principalmente debido a un problema con la producción de oxígeno todos están vestidos, con ropa de la talla adecuada. En algunos casos intentan dar la apariencia de ropa vieja y carente de color. Pero, ¿de dónde triplicaron la ropa que tenían, suponiendo que encontraran la manera de que durara 100 años? La gente está dividida según profesiones: técnicos, mecánicos, médicos, seguridad, informáticos… Pero nadie habla de la parte de supervivencia en sí: ¿cultivan plantas? Se entiende que sí, porque en algún momento, “Los 100″ hablan de un aprovisionamiento de cebollas y nueces, pero en la nave no se ve ninguna planta por ningún lado. Y, suponiendo que consiguieran cultivar algodón, ¿en dónde lo procesan?

¿De dónde sacan las medicinas? Tienen quirófanos, anestesia, epinefrina, jeringas, pijamas quirúrgicos, guantes, mascarillas…

No sólo eso. Entre “los 100″, se ve mucha ropa que parece de fabricación sintética: cazadoras, pantalones, trajes espaciales, etc. Y, ¿qué son esos 100? Pues son 100 “delincuentes” juveniles que mandaron a la Tierra, a manera de experimento, para ver si ya era habitable. Casi al final de la temporada, revelan que en El Arca quedan más de 2000 personas y sólo hay naves para mandar a la Tierra poco más de 700. ¿No aprendieron nada del Titanic? O sea, tienes las plazas muy justitas para volver y te das el lujo de mandar sólo a 100 en el primer viaje. Y encima todos pubertosos!!! ¿Pero qué clase de gobierno queda después de semejante catástrofe?

Cualquiera diría que la evolución del pensamiento humano tiene un límite, y hace ya varios siglos que lo alcanzamos.

Incongruencias aparte, el desarrollo de la historia en sí es emocionante, aunque al final se queda uno un poco como en Perdidos. Porque resulta que sí que hubo supervivientes en la Tierra y que siguen dándose de ostias (obvio). Y, entre esos supervivientes, nos dejan sospechar que hay mutantes o algo que no nos han hecho imaginar los guionistas de la actualidad todavía. Pero nos dejan en el aire ahí, con la multiculturalidad de los supervivientes.

En fin. Si no tienes nada mejor qué hacer, puedes pasar el rato con ella. Yo esperaré pacientemente la segunda temporada, sólo porque odio que me dejen las historias sin terminar y los planteamientos sin desarrollar.