“Forever”, volviendo a fórmulas de éxito

foreverparejaViendo los primeros minutos del piloto que nos ofreció el Festival de Series, parece que uno se hubiera confundido, que algo no encaja. Como si estuvieras viendo otra serie, otra que ya has visto.

Con un cierto parecido a Simon Baker, nuestro protagonista suelta, sin venir mucho a cuento, una descripción detallada y minuciosa de elementos con cierto aire de superioridad chulesca en la sala, para impresionar a una joven intérprete musical con quien parece que quiere ligar.

Parece El Mentalista, pero cuando te quieres dar cuenta, el protagonista muere… y revive. Ese parece ser el tema principal de la serie acerca de un médico forense, según su identidad más reciente, que no muere por mucho que lo haya intentado en los últimos 200 años. Esta mezcla entre Atrapado en el tiempo y Los inmortales, salpicadas con toques de procedimentales al estilo CSI o NCIS parece una buena fórmula para enganchar. Si lo hacen los argumentos de las ficciones anteriores, puede que se obtenga el mismo resultado en una serie que las mezcla todas.

Por si fuera poco, aparece en escena una guapa detective de policía, a la que nuestro forense acompaña en los casos… y también al más puro estilo Castle, bañado con la palpable tensión sexual no resuelta entre los dos, evitando que ella descubra su gran secreto. Hasta parece rozar el culebrón de Bella y Bestia.

La historia en sí misma está bien planteada en el piloto, que cumple perfectamente la función de presentar los personajes y sentar las bases de la trama. Habrá que ver si la audiencia le da una oportunidad al igual que a las exitosas series que he podido ver en ella.