Y hasta aquí puedo leer (o visionar)

homeland mundoplus-cropLlega el momento en la vida de una serie en el que tienes que decir basta. Y ese momento, casi siempre, coincide con su final. Pero no todos los guionistas saben elegir el momento adecuado.

Llega el momento en la vida de una serie en el que tienes que decir basta. Y ese momento, casi siempre, coincide con su final. Pero no todos los guionistas saben elegir el momento adecuado.

Hago esta reflexión mientras me encuentro en una reflexión televisiva. Es el momento de mi vida que menos series estoy viendo. Y es porque ninguna me atrae, ni me llama ni nada por el estilo.

Es más, las que llevo tiempo viéndolas, las tengo que dejar, por aburridas y tediosas.

¿Soy yo, o son ellas? Difícil reflexión…

Empecé con Clive Owen, uno de los mejores actores en el panorama americano. Su serie de época no me interesó lo más mínimo. Que pereza ponerse en pleno siglo XXI a averiguar cómo operaban los doctores en aquellas fechas. Una menos en la lista.

Seguí con Homeland. Y nada mas visionarlo en el Iplus me llegó un momento reflexivo: “¿Qué hago viendo una serie política, si nunca me han gustado? ¿Enserio que me he visto las tres temporadas sin rechistar? ¿Es tan buena como exageran todos?”

Por lo que tanto darle vueltas, he decidido dejarla en el camino. Otra menos en la lista.

Algo parecido ocurrió con Bates Motel, en donde hasta la misma TNT parece que tiene ganas de quitársela de en medio. Soy fan de Psicosis, pero esto no hay quien se lo trague. Que aburrimiento tan insufrible. Qué manera de dar vueltas a los mismos temas. Lo siento por Vera Farmiga, pero me bajo en la siguiente parada. Una menos en la lista.

Y permitirme no mencionar siquiera las palabras “The” y “Bridge”. Solo con escribirlas me provocan bostezos interminables.

Me quedan dos balas en la recamara. Son los pilotos de Gotham y Fargo. ¿Debería rebajar mis esperanzas? ¿Soy yo o son ellas?

Fijaros que hasta he vuelto a repasar Médico de Familia gracias al nuevo Yomvi Play de Canal+.

Ver para creer…

Pero ojo, que no todo ha empezado mal.

Siempre tenemos a nuestros frikis favoritos, que tienen la pinta de hacerse empresarios de una tienda de comics (sería un gran acierto para las tramas).

O a nuestro escritor favorito, Castle. ¿O ya no tan favorito…? ¿Y si finge sobre su desaparición…?

Además, Fox Life con todos sus huevazos ha estrenado al fin la quinta temporada de Glee un año después. Luego hay gente que les da las gracias en twitter…

Y quiero dejar para el final una serie que no sabía dónde colocarla. Si en la de “Adiós y hasta siempre” o en la de “seguiré viéndola apasionadamente”.

Se trata de “The Leftovers”. No he entendido nada en los siete capítulos que llevo vistos. Es más, creo que no suele pasar absolutamente nada en cada episodio que emiten. Pero no puedo dejar de verla. Es como un “enganche”. Y es demasiado raro.

Quiero ver el final de temporada solo por leer todo lo que se ha escrito sobre el. Que por lo visto, ha sido mucho. Lo que no sé es si bueno o malo…

Definitivamente, no se cual es vuestro diagnostico.

¿Soy yo, o son ellas?

¿Hecho bastante de menos a los Gallagher, y a Ryan Hardi como para no dejarme tener mas series que seguir?

Doctor, ¿Qué me pasa?

Pdt: Enhorabuena a Canal+ por su Festival de Series. A los que nos gusta este arte, agradecemos que alguien las cuide tanto como solemos hacer nosotros.

Y que alguien diga a Iñaki Cano que no vuelva a presentar El Rey de las Series. Para hacerlo así, mejor no hacerlo. Sinceramente.