“The Walking Dead” vuelve con fuerza en su quinta temporada

thewalkingdeadinicio6Trepidante primer capítulo de la quinta temporada. ¡Por fin! Porque en la cuarta hubo algunos tan lentos, que creímos que no veríamos más acción. ¡Si la serie va de despedorrar gente, hombre! Vivos o muertos, da igual.

Yo no había visto tanto revuelo con una serie desde Perdidos. Ya sé que los menciono mucho, pero creo que es inevitable comparar todo lo que ocurre en materia de series de televisión con ellos. En este caso, como fenómeno mediático y fan. Cada vez que se emite un capítulo, Twitter hierbe de actividad zombie, incluso varias horas antes. Han traído de gira a los actores, literalmente, por todo el mundo. Me atrevería a apreciar que sólo los actores de Juego de Tronos les hacen la competencia allá a donde van, y eso más que nada por tema de localizaciones para filmar, porque ahora están en Sevilla y se nota mucho.

Supongo que también las redes sociales contribuyen mucho a esta masificación mediática de las series y los fans. Y las productoras están sabiendo sacar jugo de esta situación. Organizan presentaciones especiales, concursos, entrevistas. Nunca antes los seriéfilos tuvimos tanto material extra como en la actualidad.

No quiero ser dura con los guionistas. Sé que es un trabajo complicado y que producir material audiovisual no es sencillo, perooooo… La verdad es que, biológicamente, me resulta totalmente incongruente la teoría zombie. Es decir, suponiendo que verdaderamente fuera posible que los muertos anduvieran deambulando por ahí, ¿por qué iban a tener semejante obsesión por comer carne fresca? ¿Y por qué sólo comer? ¿Y cómo es que diferencian entre muertos y vivos, si son tan tontos para todo lo demás? ¿Si están tan putrefactos cómo es que no se despedorran al primer contacto? ¿Por qué los vivos no se pasaron las primeras 3 temporadas vomitando por el olor a muerto? ¿Con qué se limpian cuando van al baño? ¿Si están todos contagiados, por qué tienen que cortar el miembro cuando los muerden? ¿Qué diferencia hay entre ser mordido y esparcirse todas las tripas por encima, a manera de camuflaje?

Da igual. Como buena tarantina que soy, la serie mola un montón. Yo creo que todavía estoy llena de la adrenalina que me dejó este primer capítulo de la temporada, y eso que hace ya rato que terminó. De hecho, pienso en la serie todos los días. La veo por todos lados: en el parque solitario, en la gente que camina por la calle, en las noticias por el ébola… Es una serie que, a poca imaginación que tengas, consigue ambientar toda tu vida, por muchas incongruencias biológicas que le pongan. Y ese es el gran trabajo de los guionistas: conseguir engancharnos a una historia que no se tiene en pie, pero que nos deja sin uñas de todos modos.