“The Good Wife”: mujeres al poder

Diane Lockhart y Alicia Florrick

La sexta temporada de “The Good Wife” demuestra una vez más la fortaleza y la tenacidad de sus personajes femeninos. Alicia Florrick y Diane Lockhart progresan personal y profesionalmente, pero no sin esfuerzo. Y es que la ficción de CBS es una de las producciones que mejor reflejan los obstáculos con los que las féminas se encuentran en la sociedad contemporánea. Ya desde el irónico título, “la buena esposa”, la serie pone de manifiesto la lucha continua de las mujeres que la protagonizan, que deben debatirse entre la autorrealización y lo que se espera de ellas.

En la sexta temporada, Alicia Florrick está en el culmen de su carrera profesional. Después de haber fundado un bufete de abogados con Cary Agos, la protagonista está a punto de aliarse con Diane Lockhart para formar la que sería la firma legal más poderosa del país dirigida por mujeres. Se le presenta además una oportunidad inesperada: convertirse en fiscal del Estado, aunque Alicia es más que reticente a la política. Paradójicamente, este posible nombramiento se produciría bajo el paraguas de su marido, Peter Florrick, pues a pesar de que la protagonista ha decidido cesar toda relación sentimental con él, ambos se mantienen juntos de cara al público, para “mantener la imagen” y por el beneficio que les reporta a su carreras.

Alicia es “Santa Alicia”, la “buena esposa” para la opinión pública. El hecho de que las encuestas en torno a su posible nombramiento como fiscal del Estado señalen a que recibiría apoyos tanto de las votantes conservadoras –que aprecian que permanezca junto a su marido- como de otras más progresistas -que valoran que haya construido una carrera profesional independientemente de su esposo- refleja la tensión abierta a la que Alicia se enfrenta como mujer. Mientras hay quien apoya su carácter fuerte e independiente, existe un sector que considera que debe mantenerse dentro de un rol muy definido y limitante. Algo parecido sucede con Diane Lockhart, que en el momento que decide abandonar su bufete para unirse al de Alicia utiliza como excusa que va a retirarse para dedicar más tiempo a su reciente marido, una afirmación bastante paradójica en boca de alguien como Diane, pero que responde a las expectativas que parte de la sociedad tiene de ella como mujer.

Pero a pesar de los obstáculos, los guionistas quieren bien a sus personajes femeninos. No es de extrañar por lo tanto, que Alicia y Diane formen equipo para rescatar a Cary Agos de la cárcel, acusado de un cargo de drogas por causa de uno de sus clientes, el traficante Lemond Bishop. A ellas se une la incansable investigadora Kalinda, para formar un trío de ases que salva a Cary de la prisión. Una línea argumental que da la vuelta a la visión tradicional del hombre como rescatador de la fémina indefensa. Y al igual que Cary debe recurrir a las tres mujeres, Peter Florrick tendrá que convencer a su esposa para que se presente a candidata para fiscal del Estado, lo que beneficiaría su carrera política.

Aunque la sólida construcción de sus personajes femeninos no sea la única razón para ver una serie tan brillante como “The Good Wife” , es innegable que se agradece ver en televisión a mujeres tan fuertes e independientes, desafortunadamente, algo que no es tan común en televisión como debería.