Taller de Música en Series: The sound of music

lamusicaenlaseriesNada más salir del taller que Eduardo Iribarren (miembro del equipo de ambientación de sonido de Canal+) nos impartió en el Festival de Series, lo primero que se me vino a la cabeza fue esta maravillosa canción de Sonrisas y Lágrimas. Porque es cierto, el sonido de la música da sentido a todo, a cualquier cosa. Incluso su ausencia dice mucho. Porque… ¿qué sería de nosotros sin la música? ¿Y de las series?

Durante hora y media repasamos junto a Iribarren el uso de esta disciplina en las series. En ese momento entró en mí el espíritu universitario que se quedó atrás en cuanto terminé la carrera. Volví a envolverme de palabras como diegético, extradiegético, leitmotiv… Me encantó esta retrotracción a una etapa de aprendizaje que creía olvidada.

La música funciona como ambientación, bien para acompañar a las imágenes, bien para enfatizarlas o bien para aportarles una nueva dimensión. Uno de los ejemplos fueron Utopía, Breaking Bad y Peaky Blinders. Pero no los únicos. De Utopía toda su banda sonora me llamó la atención al verla. Una musiquilla psicodélica con cuatro notas, como quien dice, sirve para montar todo un efecto y crear una tensión que, por las imágenes, no seríamos capaces de determinar. Breaking Bad, por su parte, es un claro ejemplo de cómo el uso de la música acompaña las imágenes, aportando un poco más de dimensión, pero sin apartar la atención de lo que estamos viendo. Y, por último, Peaky Blinders usa la música y su técnica de montaje para enfatizar la acción.

Otro motivo de la música en las series es que forme parte de la propia trama argumental, como en Nashville, Glee o Smash, series en las que la parte artística es importante, llegando a crear una línea de merchandising basada en la música y actuaciones de la serie. Yo soy una fan de Nashville y, aunque es un auténtico culebrón, me encanta la música country. Obviamente, es música country comercial, pero para descubrirme a los buenos intérpretes ya tengo a Spotify. Iribarren me ganó en cuanto puso la interpretación de If I didn’t know better, canción por la cual comencé a ver la serie.

Pero la parte más divertida fue la de las cabeceras y títulos de crédito. Que levante la mano quien no se haya visto alguna cabecera cien mil veces aun sabiéndosela de memoria. Juego de Tronos, un verdadero fan no se la salta, es más, un verdadero, verdadero fan, la dirige con la batuta invisible. Yo debo confesar que me paseaba por la sala cantando la de las Chicas Gilmore y que adoraba la de la Dorctora Queen. Sí, sí… soy una ñoña. Por el contrario, aunque me gustó, una que me suelo saltar siempre es la de House of Cards y, sin duda, la que no me salto es la de Outlander, por favor, que música tan bien elegida y que clara y bonita interpretación del poema… Recomendada.

Bien, luego de este desvarío totalmente subjetivo, retomo el hilo principal. Un opening lo hace todo. Nadie se quedaría a ver una serie cuyo opening no diga nada. Sin ir más lejos, a pesar de la sencillez, el de Lost es tan simple que al espectador se le queda grabado el título de la serie y las intenciones de los directivos. Orange is the new Black también tiene una entrada curiosa con una música pegadiza. Breaking Bad consigue atraer al espectador también con su sencillez.

Sin duda, una serie no sería lo mismo sin música. Su intercalado en las escenas, su narrativa y su ritmo aportan a las secuencias, a las acciones e incluso a los personajes, una dimensión nueva y elocuente. Sin la música no tendríamos más que una caja negra como en el teatro. Y ahí está muy bien, puesto que es la fuerza narrativa y la interpretación del actor lo que nos arrastra dentro de la obra, pero en una serie de televisión, una escena sin música no se sostiene sólo con los elementos decorativos y la interpretación, puesto que el espectador no está en la sala, sino en su deprimente sofá viendo la serie, probablemente, en la pantalla de un portátil o una televisión pequeña.

Y lanzo pregunta, ya lo hice en twitter, pero lo vuelvo a hacer debido al “éxito”… ¿vosotros… pasáis la intro de Juego de Tronos… o no?