Igual que al principio

theleftloversfinal1No sé si pedir que me devuelvan 8 ó 9 horas de mi vida, o manifestarme para exigir la producción de una segunda temporada y que expliquen qué demonios está pasando.

Porque, siendo sincera, me chuté toda la primera temporada esperando enterarme, en algún momento, por qué los antontaos esos fuman todo el rato, visten de blanco y se rehúsan terminantemente a pronunciar cualquier palabra.

The Leftovers ciertamente cierra las historias de los personajes, que se entretejen al final como en las películas de Amores Perros o Snatch y todos “pasaban por ahí”, como en cualquier pueblo chico que se precie. Pero nos deja con el origen y el transcurso de la historia ahí, en el aire, completamente indefinida e indeterminada. ¿Entretiene? He de aceptar que sí, porque las actuaciones en general son impecables y las caracterizaciones muy bien hechas.

Se nota esto sobre todo en el penúltimo capítulo, en donde nos muestran que, antes del fenómeno de la evaporación aparentemente aleatoria de algunos seres humanos por una razón inexplicable, los personajes de la serie eran personas “normales”, como nosotros. Es decir, que plantean que es muy probable que, si se evaporan algunas personas en nuestras narices, seguramente terminaremos como una chota, vestidos de blanco, fumando como chacuacos y sin decir ni mú, para recordarle a la gente, de mala manera, que son “los que se quedaron”. Y nosotros somos los que nos quedamos con la cara de “what”, aunque con nuestra familia al completo. Lo prefiero así, gracias.

Total, en pocos días se estrenan un montón de series y temporadas nuevas de otras series ya atadas a nuestro vicio de sofá, con lo que seguramente nos olvidaremos pronto de este lamentable estado gris en el que nos hicieron reposar estos artífices de HBO.