El ejemplar ritmo de Virginia y Bill

Masters of Sex

Una de las cosas que m√°s me llam√≥ la atenci√≥n de la primera temporada de “Masters of Sex” (Showtime) fue la rapidez con la que la serie agotaba sus cartuchos m√°s potentes: en un suspiro Virginia Johnson y Bill Masters, sus protagonistas, estaban dispuestos a tener relaciones sexuales entre ellos por amor a la ciencia, y al final del primer per√≠odo de la ficci√≥n, un azorado Bill se plantaba delante de la puerta de Virginia para confesarle que no pod√≠a vivir sin ella. Aunque no parece una opci√≥n desacertada -¬Ņc√≥mo enfocar la investigaci√≥n de dos pioneros que rompieron todos los tab√ļes para descubrir los secretos de la sexualidad, y traspasaron l√≠mites profesionales que a√ļn a d√≠a de hoy parecer√≠an para muchos pol√≠ticamente incorrectos?-, uno de los miedos fundamentales vinculados a este ritmo din√°mico era el hecho de que la ficci√≥n se desinflase demasiado pronto despu√©s de la primera temporada.

Sigue leyendo