“Black Sails”: supervivencia pirata

blacksailsEste 5 de mayo TNT estrena Black Sails. Serie de ocho episodios producida por Michael Bay y cuyo éxito en EEUU ha provocado la confirmación de una segunda temporada. El lunes a partir de las diez y media de la noche dará inicio esta entrega sobre el mundo de la piratería, auténtico plato estrella del canal estadounidense Starz.

Durante 1715 se da la mayor actividad de piratería en el caribe de toda su historia. La ley que el imperio británico imponía en la isla de Nueva Providencia, comienza a perder peso una vez este ha perdido la colonia. Piratas, asesinos y contrabandistas componen la población de la isla y el reparto.

A través de bulos y rumores sin confirmar, el temido capitán Flint persigue un tesoro que tanto podría acabar con su reputación como con su vida.

Es interesante comprobar como la autoridad de un barco pirata se obtenía mediante un sistema democrático. Buena parte del primer episodio consta de las conspiraciones inherentes a toda campaña política. Flint deberá entrar en ellas para mantener la capitanía.

Si algo diferencia a esta serie con los clásicos cinematográficos del género es su carácter explícito. La cámara es salpicada por la sangre de los abordajes. Así como el sexo abre una buena gama de posibilidades a los personajes: El descanso de los piratas influye en sus aventuras y viceversa.

La serie nos da la oportunidad de conocer como convivían los mercados negros con los convencionales. Negociaciones siempre interesantes cuando la ley aún estaba por inventar y la violencia era el recurso más frecuente.

La serie parece tener una sola regla: Cuando el espectador se encariña con algún personaje la historia nos muestra sus miserias. Hecho que por un lado los humaniza, pero por otro nos aleja de ellos.

Eso sí, la traición no deja de flotar en el ambiente, lo que dará juego a giros de guion que animarán el resto de episodios.