Detective Fletcher

se ha escrito un crimen

Desde que “CSI” viera la luz, la pequeña pantalla se ha visto inundada de series de policías y criminólogos que resuelven los casos con la última tecnología. Gracias al espectrómetro de masas, a la localización GPS de los móviles o la dirección IP de un ordenador, los más astutos investigadores son capaces de localizar al malo en cuestión de minutos. Sin embargo, antes de que Grissom y sus chicos del laboratorio resolvieran los más enigmáticos casos, hubo una era en la que los inspectores fumaban en la sala de interrogatorios, utilizaban una pizarra y se guiaban con mapa de papel.

Colombo, Mágnum o Kojak se valían de su astucia e ingenio aprendido en una academia de policía. No obstante, había un pequeño pueblo pescador en el este de los Estados Unidos en el que no se requería la presencia de ninguno de ellos. En Cabot Cove, los maleantes temían que sus fechorías llegasen a oídos de una mujer de apariencia afable, con gafas grandes, gabardina y máquina de escribir. Y es que bajo esa apariencia de profesora de inglés, se escondía una astuta novelista de misterio con dotes de detective que no se detenía ante el más mínimo obstáculo. La protagonista de dicha reputación no era otra que Jessica Beatrice Fletcher, más conocida como J.B. Fletcher.

Su fama no entendía de fronteras. Desde Estados Unidos hasta Italia o Rusia. Allí por donde pasaba ella, siempre ocurría un asesinato. ¿Tendría algo que ver? Es una pregunta que más de un policía no dudo en hacérsela, ya que justo en el momento en el que se encontraba en una fiesta, una entrega de premios o una presentación, alguien moría envenenado o tiroteado.

Pero lo cierto es que la señora Fletcher siempre salía airosa de cualquier problema y no dudaba en inmiscuirse en las investigaciones. Interrogaba a sospechosos, descubría pruebas o se apropiaba de documentos confidenciales. Cada vez que un inspector se topaba con ella, siempre saltaban chispas. Ningún miembro de la policía la quería cerca de su investigación, no fuese que una aficionada lo resolviese antes que el experto. Sin embargo, eso a ella no le importaba en absoluto. No había quien la para cuando algo se le metía en la cabeza.

Durante doce temporadas y 264 episodios, “Se ha escrito un crimen” hizo que Angela Lansbury diese la vuelta al mundo con solo encender la televisión. Junto a ella, caras conocidas del celuloide como Joaquín Phoenix, Andy García, Courteney Cox, Cynthia Nixon o George Clooney hicieron sus apariciones. En la actualidad todavía sigue emitiéndose, y cada vez la peculiar sintonía resuena, el misterio y la intriga por saber quién será el próximo objetivo de Jessica Fletcher se apodera de la pequeña pantalla.

Un pensamiento en “Detective Fletcher

Los comentarios están cerrados.