¿Recuerdas a los monstruos?

Dexter-legado-Muertes-crop

Ocho años después, y tras 96 episodios, se fue para siempre el hombre que cambió la forma de concebir una serie y que, nos hizo pensar (y mucho) sobre el bien y el mal. La madre que te parió, Dexter Morgan.

Y a partir de aquí, toca hacer la advertencia habitual: ATENCION SPOILER!!! VOY A CONTAR EL FINAL DE DEXTER!!!

Ala, avisados quedáis. Luego nada de lloros y ruegos.

Ayer terminó la serie con su doblaje en español. Y fue emitida por Fox Crime. Recordar en en España los derechos fueron adquiridos por Fox, y cuando llegó la cuarta (y para muchos mejor temporada), aprovechando que nacía el nuevo canal de la compañía, fue relegada allí. Hasta entonces bien, el problema se inicia cuando para finalizar su serie, deciden a falta de 5 episodios relegarla al late night, sin previo aviso y para sustituirla por una película. Por eso puedo decir que hasta el final, la serie ha sido maltratada en nuestro país, por la televisión de pago, y por la que la compró para emitirla en abierto (al principio fue emitida por Cuatro, y ahora creo que se reemite por Nitro. Allá cada uno con su conciencia).

Y tras este alegato, allá voy: El final de la serie no me ha gustado. Me llevé una sorpresa, pero para mal. Si la temporada en si ya fue mala, quizás mi esperanza era que este último capítulo, titulado “¿Recuerdas a los monstruos?”, lo arreglase. Pero no fue así.

La antepenúltima escena es ya historia de la televisión. Cuando Dexter secuestra el cadáver de su hermana, y decide llevárselo a su mítico barco para arrojarla al mar, nos demuestra que el técnico-forense mas famoso de la televisión se siente responsable de lo que ha pasado a Debra.

La penúltima escena es de relleno. La explicación sobrante de lo que todos sabíamos que había pasado.

Y la ultima, creo que rozó el colmo. ¿Dexter leñador? ¡¿Pero qué invento es este?! Vale que la metáfora final sea que Dexter tiene que vivir con el castigo de no disfrutar de la vida, y castigarse por el mal que ha provocado. Pero dejar a tu hijo con esa señora… No Dexter, así no se hace.

Dicen por ahí que la cadena Showtime impuso ese final. Que indicó a los guionistas la siguiente premisa: Podéis hacer lo que os dé la gana, pero Dexter debe terminar VIVO. Y no hay más. Quizás la libertad creativa en el siglo XXI era un logro. Pero se ve que en EE.UU. todavía no ha llegado.

También dicen que el antiguo showrunner de la serie soñaba que el final fuese con nuestro protagonista en el corredor de la muerte, viendo como lentamente moría, y en la sala del publico se encontraban todas las victimas de su vida.

Leyenda a leyenda llegamos al Dexter leñador.

Pero la realidad es que otra protagonista (y ya van…) muere con su serie. El típico recurso para darle emotividad al final de tu historia. Pero con Debra Morgan no fue así. Se vio forzado, sin sentimiento, todo pasando muy rápido.

Yo entiendo, que acabar una serie, una historia no es fácil. Véase Los Serrano. Pero por favor, así no. ¿Qué será del pobre Harrison? ¿Lo matará la loca de Hanna? ¿Y Dexter finalmente era inocente del asesinato del hijo de la psicóloga? ¿Tendría que haberse ido con Rita cuando la encontró en la bañera? Por favor, si todavía hay miles de preguntas más… Así no, Showtime.

Solo queda dar las gracias a Dexter por lo que nos dio. Ese “sinvivir” que teníamos en cada episodio fue único. Aun recuerdo cuando no podía dormir por miedo a que le pillasen.

Los mejores siempre se van antes de tiempo, pero Dexter se fue sin despedirse, y jamás se lo perdonaré.

¿Recuerdas a los monstruos? Yo sí. Miguel Prado, Jordan Chase, James Doakes, Travis Marshall, Brian Moser, Arthur Mitchell. Los monstruos que me atemorizaron durante años y me hicieron sufrir por la integridad del que siempre será mi protagonista favorito. Y difícilmente los podré olvidar.

Adiós y gracias, Dexter.

2 pensamientos en “¿Recuerdas a los monstruos?

  1. Que final mas burdo. Que rabia perder tanto tiempo para un final así. La muerte de Dev fue lo más frió que he visto en toda la serie. Un asco!

  2. Es lo que tiene alargar como el chicle las series. Ocho temporadas sobre un asesino en serie e intentar innovar en cada episodio no es fácil. Una lástima.

Los comentarios están cerrados.