Monsieur Poirot se retira

nationaltrustpoirot114

Desde que aprendí a disfrutar de la lectura con la Sra Christie, y a apasionarme la ficción televisiva con “Poirot”, han pasado ya veinticinco años, trece temporadas y setenta casos.

ITV estrenaba en Reino Unido “Poirot” en 1989 sin imaginar el éxito que les iba a aportar y que se convertiría en una de las series más longevas de la televisión británica. Comenzó la andadura adaptando los relatos cortos de la autora (en sus cinco primeras temporadas) en capítulos de una hora, para dar paso a partir de la sexta, a adaptaciones de novelas completas en episodios dobles tales como “Muerte en Nilo”, “Asesinato en el Orient Express” o “El Tren Azul”.

La serie dio un giro de producción a partir de la novena temporada, volviéndola más oscura pero a la vez más rica en matices y con un acabado formal casi cinematográfico.

El actor inglés David Suchet ha encarnado al mejor Poirot de la pantalla y ha convertido el personaje en parte de su vida, llegando a decir que el último día de rodaje fue uno de los más tristes de su vida. Con el rodaje de esta última temporada ha cumplido su sueño de ver adaptadas la totalidad de las obras de Christie (excepto las obras teatrales).

La última temporada está compuesta por: “Los elefantes pueden recordar”, “Los cuatro grandes”, “El templete de Nasse House”, “Los trabajos de Hércules” y “Telón, último caso de Poirot”.

Ayer vi el último episodio, y como no podía ser de otro modo, ha terminado con lágrimas, sensación de vacío y también una sonrisa. Un personaje televisivo decía hace poco: “El negocio de la vida es fabricarla a base de recuerdos”. Monsieur Poirot se queda conmigo en esa fábrica de vida.