“Major Crimes”: el éxito que continuó

majorcrimessegundablogHoy estrena Major Crimes su segunda temporada donde veremos cuanto (o no) ha querido separarse después de estrenarse como continuación de The Closer. ¿Quién nos iba a decir que esto podría haberse dado cuando comenzó la andadura de la serie madre?.

Reconozco que cuando The Closer comenzó recibí a Brenda Johnson (Kyra Sedgwick) igual que su equipo, con algo de desconfianza, reconozco incluso, que pase de ver unos episodios de mitad de la primera temporada para encontrarme con ella en el final de la misma, sea como fuera, perdidos esos episodios nunca más he dejado de acudir a la cita del equipo de la subjefa en su búsqueda de los culpables de los crímenes que investigan.

Porque volvemos a encontrarnos con otra serie (de las muchas que hay hoy en día) de investigación de crímenes, así que la diferencia de esta es su equipo y la protagonista, subjefa que tiene que lidiar con su vida personal mientras saca la verdad al verdadero culpable; si bien en el aspecto de sacar la verdad lo hace con pruebas, y su vida personal nos hace ver una persona humana, con cambios, criterios y sin dar vueltas a temas banales como sacarle cada poco tiempo un nuevo novio para volver con el primero que conocimos pues su relación con el agente del FBI Fritz Howard, (interpretado por Jon Tenney) esta basada en el respeto, la paciencia del novio, y como ella, aunque se aprovecha del cargo de su novio lo hace porque siempre quiere saber la verdad y que le ayuden a encontrar solución al caso en cuestión. Mención especial en el ámbito familiar son sus padres, Willie Ray y Clay (Frances Sternhagen y Barry Corbin) donde se ve otra cara de la protagonista, unida a sus padres, pero que siempre da prioridad a sus investigaciones antes que a ellos, pero no por ello es una mala hija (es lo malo de ciertas representaciones de personajes femeninos, tiene que ser o perfectas en todo o que haya partes de su vida que no lo son, y en el caso de esta serie se ha llegado a un buen punto intermedio).

Por supuesto la serie no sería nada si no fuera por el equipo que tiene la subjefa, creado especialmente para ella por su antiguo amante Will Pope (J.K. Simmons) el sargento David Gabriel (Corey Reynols) quien pasa de ser su chófer a su hombre de confianza; el dúo de inspectores Provenza y Flynn (G.W. Bailey y Tony Denison respectivamente) cuyo papel paso de ser los más críticos con la subjefa a ser sus defensores, potenciando su lado cómico y cascarrabias; Buzz Watson quien se hace cargo de todo la parte electrónica; Julio Sánchez y Tao acaban con este grupo de hombres cada uno con su propia personalidad. Siendo mayoritariamente masculino el equipo en sus primeras temporadas también tuvieron con ellos a la Detective Irene Daniels (Gina Ravera).

Pero, dejando todo lo anterior ¿Por qué puede servir esta introducción para Major Crimes? Porque muchas personajes, exceptuando la subjefa Johnson, David Gabriel, y Will Pope continúan, por ello, y es mi opinión, es que no estamos ante un spin off  como estamos (o hemos estado) acostumbrados, donde se cambia a un personaje de lugar y volvemos a ver su evolución en otro entorno, aquí estamos ante un cambio de nombre de la serie, pues en otros aspectos, como sus formas, su escenario, ni (la mayoría de) personajes han cambiado, incluso se ha vuelto a elegir que la protagonista siga siendo una mujer fuerte al mando. Además, los pequeños cambios que se hicieron en un principio, como por ejemplo establecer que se quería llegar a más acuerdos para ahorrar dinero al estado por los juicios, se cambio viendo que no acababa de funcionar (tampoco era nada del otro mundo, pero esa pequeñez solo hacía que los personajes secundarios se quejaran del trato recibido por los criminales), aunque si parece que ello provoca que la Fiscalia este más presente en las oficinas (ya que he dicho que no ha habido tanto cambio, este es uno de ellos). Es cierto, que muchos spin-off siguen repitiendo el esquema con otros personajes, pero todo ello no es lo importante, lo importante es en haber sido valientes en sacar un proyecto con tan pocos cambios después de tantos años en emisión.

Así se cambia a Kyra Sedgwick (la cual dijo que agradecía mucho todo lo hecho por el equipo pero que siete años le pesaban con el mismo personaje) por Mary McDonnell, la cual ya fue presentada como capitana de asuntos internos chocando en un principio con la subjefa Johnson, siendo finalmente ambas aliadas. Otro cambio es el derivado con Taylor actual Jefe adjunto en sustitución de Pope, pero, que tampoco rompe los esquemas de la serie pues ya es un personaje conocido.

Tampoco cambia mucho la presentación de la capitana Sharon Raydor con el equipo, pues al principio como sucedió en aquella lejana primera temporada de The Closer, no llega con buen pie (sobre todo por el cambio que supone al equipo y que ya la conocían en su papel anterior en asuntos internos) para ir poco a poco ganándose su puesto ante ellos. Asimismo, tenemos un personaje masculino con el que la protagonista se siente más segura y quiere cuidar (estando esto escrito ya no se si me refiero a Fritz en The Closer o a la gata) que es Rusty Beck (Graham Patrick Martin) al que, para que no nos venga de nuevas, ya conocemos del final de la última temporada de The Closer. Por ello el único personaje que ha cambiado algo la dinámica (un poquito, no se fueran a enfadar los fans) es la detective Amy Sykes, la cual, esta vez sí es presentada como novedad en el primer episodio de Major Crimes y la cual ha ido cambiando su dinámica para adaptarse al grupo y que, supongo, nos dejara más evolución en esta segunda temporada.

Así, después de tantos nombres, solo queda sentarse ante el sofá y volver a disfrutar de otra serie (con sus peculiaridades) de resolver crímenes, cuya formula parece no agotarse por ahora, porque con los datos que maneja ahora mismo en TNT no parece que haya peligro para más temporadas…. o más continuaciones.