La sinvergonzonería de “Shameless”

shamelessmundoplusHace pocos meses, FDF estrenaba en abierto “Shameless”, una serie diferente, por lo que cuenta, lo que significa y por el mérito que tiene llevar hoy en día tres temporadas, con previsión de cuarta incluida. La desvergüenza de un padre como Frank Gallagher, uno de los pocos personajes del panorama actual que es capaz de hacerte odiarle y quererle al mismo tiempo, lleva a una familia al borde de la pobreza absoluta a reinventarse para sobrevivir.

Todo empezó cuando en el año 2011, Showtime (una de las cadenas de pago por excelencia de la televisión americana) decidió tomar una idea que surgió en el Channel 4 del Reino Unido. En ella, un padre borrachín “da tumbos” de bar en bar mientras su hija mayor se encarga de sus hermanos pequeños, a cada cual mas especial: que si un minidelincuente, un homosexual, un traficante…

Y afortunadamente para nosotros, no hemos tenido que esperar los mas de dos años que ha querido Mediaset retrasar la serie. Otro tipo de sinvergonzonería que da para uno, o dos blogs enteros.

Pero más allá de este hándicap, nos encontramos con una de las series de la temporada, o la década. Si no la conoces, descúbrela ahora que es el momento. Quizás mañana pueda ser demasiado tarde.

William H. Macy es el patriarca, Frank, capaz de vender a cualquier persona conozca por dos míseros chupitos. Pero dentro de esa desgracia  de hombre se encuentra una familia. Gran familia que digamos. Y es que el “borrachin” del barrio tiene la friolera de 6 hijos. 6. Y con edades comprendidas entre los veinte y los dos años.

Pero estar constantemente en los bares tiene un inconveniente, que no se puede encargar uno de sus hijos. Por eso, Fiona (Emmy Rossum) tiene la obligación moral de ejercer de hermana mayor, de madre y de padre a la vez. Cosa no muy fácil si a cada hermano tiene sus “problemas”:

Lip (Jeremy Allen White) se dedica a vender marihuana, a vender preguntas de exámenes… y a salir con la hija de la otra loca del vecindario (interpretada por Joan Cusack, y nominada 3 veces consecutivas al Emmy por su papel). Ian (Cameron Monaghan) es gay, trabaja en un supermercado, y tiene relaciones con su jefe, que es musulmán, casado, con dos hijos. Debbie (Emma Kenney) es una niña de 12 años, que quiere tener ya la mayoría de edad. Carl (Ethan Cutkosky), aparte de tener cara de pillo, es un delincuente en potencia. Y Liam Gallagher es el menor de todos, al que todos hacen caso ya que todavía usa pañales. Pero hay una “pega”: es negro. Y sus dos padres son blancos. ¿Habrá gato encerrado?

A todo esto, la madre desapareció hace mucho y nadie la echa de menos, Fiona se echa un novio que tiene mas dinero del que dice, y los dos vecinos de al lado están siempre en esa casa, aun sabiendo que viven ciento y la madre. Los espacios pequeños son los sitios más hogareños del mundo.

Y bueno, esta pequeña sinopsis de principio de serie no tiene nada que ver por donde van los tiros en esta ultima temporada emitida (la tercera, en Canal+1), ya que alguien es militar, alguien madre, hay mafiosos, servicios sociales, hospitales, bodas, desapariciones…

¿Sigo sin convencerte? Que lo hagan los Gallagher y su forma de vivir la vida. En FDF y Canal+1. A tiempo estás. Bajo tu responsabilidad, no te enganches demasiado.

Un pensamiento en “La sinvergonzonería de “Shameless”

  1. Es curioso como se han puesto de moda las dramedias como esta y otras al estilo “Nurse Jackie”, “Breaking Bad” o “Californication”. Por diferentes razones no me terminan de llamar la atención estas series, pero leyendo tu artículo habrá que buscar un hueco para echarle un vistazo. Aunque viendo a William H. Macy siempre tengo en mente la maravillosa Fargo.

Los comentarios están cerrados.