¿Quién dijo que la cárcel no es divertida?

Orange is the New Black

“Orange is the New Black” es la nueva serie revelación de la plataforma de televisión online Netflix. Si te gusta el humor negro, los buenos diálogos y unas actrices que bordan sus personajes, entonces no sé a qué estas esperando para empezar a verla.

La historia está basada en las memorias de Piper Kerman narradas en su libro ‘Orange is the New Black: My Year in a Women’s Prison’. Nuestra protagonista, Piper Chapman (Taylor Schilling) es condenada a pasar 15 meses en prisión por un delito de drogas cometido hace 10 años. Su personalidad de niña buena, de clase acomodada, educada, refinada y que nunca ha roto un plato, nos hace pensar que cuando ingrese en prisión va a ser el blanco de todas las compañeras. Además hay que destacar que al ser una chica guapa su estancia podrá complicarse mucho más. Para completar todas estas ‘virtudes’ hay que añadir que es una metepatas, hecho que le costará estar casi una semana sin poder comer. No, no es una serie dramática, triste o dura sino más bien todo lo contrario ya que la ironía y el humor son dos de sus principales características.

Su inexperiencia en el ambiente carcelario provoca que estés atento en cada momento ya que no sabes cómo va a reaccionar ante una situación delicada o cuando está con otras reclusas. Su encarcelamiento en una penitenciaría municipal se debe a un desliz cometido en su época joven. En esos años locos mantenía una relación lésbica con Alex Vause (Laura Prepon de “Aquellos maravillosos 70”), jefa de una banda de narcotraficantes y a la que se encontrará en la cárcel. En la actualidad está prometida con el escritor Larry Bloom, interpretado por Jason Biggs al que conoceremos de la saga “American Pie”. A lo largo de toda la serie su creadora Jenji Koham  nos dará a conocer el delito por lo que cada una de las reclusas ha sido detenida y las que os presentarse a continuación.

Empezaremos con la jefa de cocina y de toda la prisión la rusa Galina ‘Red’ Reznikov. Mujer de carácter, con una gran influencia y contactos en la penitenciaría tendrá un encontronazo con Piper a la que castigará sin comer casi una semana. Miss Claudette es otra de las viejas del lugar con unas normas muy estrictas y a la que respetan mucho. Formará parte importante en la nueva vida de Pipper pero es mejor no adelantar acontecimientos. La que sí que da miedo es Suzanne ‘ojos saltones’ con la que mantendrá una ‘relación’ bastante divertida con la protagonista… Además contamos con el transexual Sophia Burset del que nos hablarán de las motivaciones que le llevaron a realizar ese cambio en su vida, la extrovertida, alocada y altamente sexual Nicky Nichols, la mexicana Dayana ‘Daya’ Diaz que está enamorada de uno de los guardias, la enferma de cáncer a la que se la consiente todo Lorna Morello y el grupo de comida con la siempre relajada Yoga Jones, entre muchas otras reclusas que irán adquiriendo importancia según avanza la serie.

No podemos olvidar el reparto masculino encabezado por el jefe de prisión Sam Healy que intentará ayudar en todo lo que pueda a la protagonista y los chicos de seguridad George ‘Pornstache’  Mendez (pornomostacho en castellano) que ayuda a las reclutas a cambio de favores sexuales, cree que todas están enamoradas de él y es arrogante, creído y pretencioso. Mi preferido es el joven, tímido y enamorado John Bennett. Su amor de prisión le dará más de un quebradero de cabeza…

Otro detalle muy importante es el guión lleno de guiños cómicos en situaciones trágicas, con un gran ritmo narrativo y elaborado. Los diálogos parecen naturales, no se ven forzados en ningún momento. No obstante un buen texto tiene que ir acompañado de una buena actuación interpretativa por parte de los actores y, en este caso, no nos defraudan. No hay ninguno que flojee en su actuación o que sea un mal personaje. La serie recrea todo la realidad que se vive en una cárcel femenina, desde la división de las reclusas por grupos raciales o ideologías, el trapicheo de material entre compañeras o con los guardias, reclusas que dominan al resto de prisiones y el alto grado de lesbianismo que hay entre sus celdas.

Los cambios de la vida fuera y dentro de la penintenciaría está muy bien llevada, ya sea para mostranos la vida de nuestra protagonista como los delitos cometidos por sus compañeras que las han llevado a ingresar en prisión. El momento de intento de sexo telefónico de Larry con Piper fue bastante gracioso.

En definitiva, os recomiendo que la veais encarecídamente por su buen guión, humor negro e interpretación de los personajes. La primera temporada consta de 13 capítulos. Si continúa como hasta ahora puede empezar a recibir grandes premios y reconocimiento por parte de crítica y público. Por fín llega algo fresco y novedoso en la comedia ya que los últimos estrenos y años han sido bastante repetitivos, con poca gracia o no me han llamado la atención.

3 pensamientos en “¿Quién dijo que la cárcel no es divertida?

  1. Tiene buena pinta. A ver si Canal + se anima como hizo con “House of Cards”. Por cierto ¿puede ser vista con menores? Lo digo porque me resulta imposible sin ellos…

    • Hay alguna escena subidica de tono en los baños y duchas aunque son solo un par de segundos, no se recrean en ello… En los primeros minutos del episodio piloto se ve cómo se lían en la ducha Piper con Alex, por ejemplo. Yo creo que para menores de 13 años no es muy recomendable, aunque ahora se ven muchas escenas de sexo en la televisión en horario infantil o hablan de cosas muy explícitas sobre esos temas.

  2. Esta frivolización de la cárcel, al igual que la frivolización del mundo de la droga en tantas otras series, es un insulto a todos los pobres desgraciados que en la vida real están en la cárcel o están en el mundo de la droga. Debería darles vergüenza a todos estos vividores hipócritas.

Los comentarios están cerrados.