“Arrow”, un superhéroe que no lleva mallas

PilotOliver Queen  es dado por muerto después del naufragio del barco donde navegaba con su padre y una “amiga”. Años más tarde es encontrado en una isla perdida y vuelve a su ciudad, aparentemente dispuesto a recuperar su vida. Pero Oliver vuelve con una misión…

La serie comienza con el regreso de entre los muertos de Oliver Queen.

Oliver era un niño pijo, malcriado, sin conciencia ni valores, que decide pasar el fin de semana navegando con su padre y una invitada especial, la hermana de su novia.

Hay un “accidente” y el barco naufraga, la hermana de la novia muere, Oliver, su padre y uno de los tripulantes del yate, sobreviven. Después de varios días a la intemperie, sin apenas agua ni alimentos, el padre asesina al tripulante y a continuación se suicida, en un intento desesperado de preservar los pocos víveres que les quedan para la supervivencia de su hijo.

Casi moribundo Oliver llega a una isla que cree desierta. A través de flashbacks, episodio tras episodio vamos conociendo lo que sucedió en esa isla, en mi opinión esto es lo mejor de la serie.

Años más tarde Oliver es encontrado y vuelve a casa. No quiere hablar de lo que le ha sucedido y aunque su cuerpo evidencia que ha sido victima de torturas, parece no tener ningún trauma.

Oliver trata de seguir pareciendo un mujeriego, despreocupado y egocéntrico, aunque en secreto crea el personaje de “el encapuchado”, tratando así de cumplir el último deseo de su padre, limpiar la ciudad de todo rastro de crimen.

El encapuchado no es un héroe al uso, no lleva mallas ni tiene “superpoderes”, es un justiciero que lucha y mata sin remordimientos. Es un personaje oscuro, cegado por la búsqueda de justicia, que no se detiene ante conflictos morales. Trata de afrontar los  problemas con su pasado y con su presente.

Al más puro estilo Batman y Robin, Oliver cuenta con ayuda, su guardaespaldas John Diggle; un ex militar obsesionado con la muerte de su hermano. John es el contrapunto de cordura que necesita Oliver. Es un gran estratega, serio y formal, la voz de su conciencia.

A parte de intentar limpiar la ciudad en su papel de justiciero, Oliver debe superar varios baches de su vida personal. Una de sus principales preocupaciones es recuperar la confianza de Laurel Lance, la ex novia a la que traicionó. Laurel se ha convertido en una abogada que trata de ayudar a los más indefensos. Después de años odiando a su ex por su traición y por la muerte de su hermana, parece capaz de perdonar.

No sucede lo mismo con el Detective Lance. El padre de Laurel siempre ha culpado a Oliver de la muerte de su hija y durante mucho tiempo lo único que le ha mantenido cuerdo era el odio. Ahora, su principal objetivo es atrapar al encapuchado.

Oliver también debe  asumir cambios en su relación con Tommy Merlyn, su antiguo compañero de juergas. La alegría de Tommy  por la vuelta de su amigo se ve empañada por el miedo a perder a Laurel, con quien ahora mantiene una relación.

Por último, la mayor preocupación de Oliver es  Thea Queen, su hermana pequeña. Una niña tímida y estudiosa, que tras la desaparición de su padre y hermano se ha convertido en una rebelde.

Aunque no he leído el cómic y no puedo opinar de la fidelidad con la que la serie retrata a Green Arrow, lo cierto es que a mi me recuerda mucho a Batman. Al Batman de Nolan. Un niño rico que tras perder a su padre decide acabar con el crimen en su ciudad.  Un hombre atormentado, oscuro, misterioso y letal.

Por otro lado la historia familiar y personal me trae reminiscencias de las típicas series de adolescentes guapos. Todos perfectos, millonarios, siempre divinos, al más puro estilo Gossip Girl.

Y la conspiración… Que os puedo contar, parece bastante predecible.

Por último no puedo dejar de sorprenderme con lo que parece una isla desierta, que finalmente acaba pareciéndose más a un gran resort  de criminales.

A pesar de que los guiones en ocasiones son un poco insulsos, lo cierto es que  la serie es muy entretenida, las escenas de  acción están muy bien logradas, y aunque los personajes no son demasiado profundos, terminas enganchándote a la trama.

Y a demás esta serie, tiene un inesperado añadido… en todos los episodios podemos deleitarnos con los abdominales del protagonista…

Un pensamiento en ““Arrow”, un superhéroe que no lleva mallas

  1. A mi la serie me esta cansando un poco. La parte de la isla es lo más interesante pero como bien dices, la trama de la hermana es cada vez más Gossip Girl mezclada con Sensacion de vivir. Una pena, porque el comienzo de la serie fue muy esperanzador y los últimos episodios son demasiado repetitivos. Una pena.

Los comentarios están cerrados.