Un plato de muy buen gusto

630axn_hannibalHannibal Lecter, el caníbal más ducho de la ficción ha llegado a la pequeña pantalla, haciendo mucho ruido pero con pocas nueces, pues su gusto culinario se aleja un poco de los frutos secos.

Hace mucho que un servidor esperaba ver Hannibal, la nueva serie de Bryan Fuller, que venía a dar una nueva vuelta, una nueva versión, revisión, remake o llámenle como quieran, al doctor Lecter, ese personaje creado por Thomas Harris y con el que Anthony Hopkins dio toda una lección de como interpretar a un malo malísimo.

Bien, quitemos y olvidemos todas las películas sobre Lecter, Hopkins, Dragones rojos, Edward Nortons, Clarice Starlings o Ralphs Fiennes. El Hannibal de Fuller es otra cosa, es jugar con el espectador, crear tensión, darle un sentido a la mente del personaje de Will Graham, es un thriller policiaco, es ver como Lecter juega con todos, maneja los hilos de la trama a su antojo, un trilero que te deja ver lo que quiere porque se sabe con el dominio de la situación y se recrea jugando al ratón y al gato.

Pero no es solo eso, es la relación de Lecter con Graham, Mikkelsen y Dancy, perturbador el primero y perturbado el segundo, sobre quién principalmente se centra la trama, siendo el Hannibal Lecter de Mads Mikkelsen el personaje secundario de la ficción, supongo que hasta que cobre importancia, o bien la quiera cobrar el propio Lecter.

Vistos los dos primeros episodios, comenzó en EEUU el 4 de abril en NBC y en España una semana después en AXN, he de decir que la serie engancha desde el frame número 1.

El comienzo del episodio piloto es abrumador, a la vez que lo ves, comienzas a dudar, te auto cuestionas cómo es posible que empiece con un nivel tan altísimo, con una narrativa visual impactante centrada en Will Graham, personaje al que da vida el británico Hugh Dancy, y en su forma de empatizar con el asesino tan solo observando la escena del crimen. Reitero que los momentos empáticos son lo de lo mejor que he visto en años.

Como comentaba, Hugh Dancy, el agente especial del FBI Will Graham, es el protagonista de la serie, junto a él va a evolucionar la trama. Un personaje antisocial, catatónico y bipolar por momentos a quién sus fobias le juegan malas pasadas. Algo  habrá aprendido bien Dancy del personaje que su mujer en la realidad, Claire Danes, interpreta en Homeland.

Sus visiones y pensamientos, visualmente hablando, están incluso muy cercanos a la estética de videojuegos tan perturbadores como Silent Hill, dándole un toque muy oscuro y tétrico a esos momentos.

La característica que lo hace tan valido para el FBI es su forma de empatizar con los asesinos, y eso lo sabe muy bien Jack Crawford, personaje al que da vida un Laurence Fishburne algo comedido y a quién devora interpretativamente la pareja protagonista por completo. El agente especial Crawford mantiene cierta protección con el personaje de Dancy, sabe que es especial, pero es como un cervatillo, si se le asusta puede correr el riesgo de perderlo. Es por ello que entra en contacto con el Doctor Hannibal Lecter, especialista en psiquiatría forense, para que le ayude a mantener a Graham y su mente en un estado óptimo.

foto_0000000120130409165946

Si digo que los momentos empáticos de Graham son de lo mejor que he visto en mucho tiempo, la presentación de Mads Mikkelsen como Lecter, y su aparición en la serie es casi comparable al comienzo de La Naranja Mecánica, se quiere generar la sensación de incomodidad en el espectador, y parece que los 20 minutos que tarda en aparecer el doctor a la palestra han sido una especie de epílogo, un camino que llevaba a ese momento, a ese plano que te deja tan ojiplático que sólo puedes aplaudir y decir así sí, así se presenta a un personaje.

El Hannibal Lecter de Mads Mikkelsen es un tipo de gustos refinados (algo que ya conocíamos), solo hay que ver la decoración de su casa, o verle cocinar y comer mientras viste trajes de Tom Ford. Es un tipo que además impone mucho por su altura (mide 1,83 metros) pero sí hay algo que le diferencia del Lecter de Hopkins, al que se le puede otorgar un mayor porte británico, es por su aspecto frío, adusto y calculador. El actor danés no ha perdido esa mirada de inteligencia calculadora y fría que ya demostrara en Casino Royale cuando interpretó a “Le Chiffre”, el malvado que hizo al James Bond de Daniel Craig un personaje más humano.

La relación entre Lecter y Graham no ha hecho más que comenzar en lo que va a ser una noria de momentos de tensión entre ambos. Lecter tiene mucho respeto por Will Graham y su mente, sabe que juega a algo peligroso y le gusta, quiere ver hasta que punto puede llegar Graham, aún a sabiendas de que es un arma de doble filo que podría volvérsele en su contra, y es ahí donde va a residir y eso espero el punto fuerte de esta serie.

Me alegro, por otra parte, que el proyecto fallido de Mockingbird Lane de Bryan Fuller le haya permitido tener mayor tiempo al creador de Tan muertos como yo y Criando malvas para desarrollar Hannibal. Además David Slade, director del episodio piloto, ha marcado una pauta en los capítulos, tipo investigación policíaca, mezclado con el thriller psicológico, que espero que continuen el resto de todos ellos.

En definitiva creo que Hannibal ha dado en el clavo en cuanto al fondo y sobre todo la forma de recrear de nuevo algo que ya habiamos visto en el cine, y nos espera una muy buena batalla interpretativa entre Dancy y Mikkelsen, los Graham y Lecter que nos invitarán cada semana a un nuevo bocado.