Revenge, la venganza es un plato que se sirve frío

revenge2blogEn esta serie al igual que en el clásico de  Dumas “El conde de Montecristro”, Emily  Thorne, sirviéndose de una identidad falsa usa todo tipo de artimañas y argucias  para conseguir su objetivo final: Venganza.

He leído algunas críticas negativas de esta serie a la que algunos comparan con un trasnochado culebrón.

Revenge no pretende ser una serie de culto, no se equipara con Perdidos, Dexter, The Wire, Los Soprano o tantas otras. Revenge es una serie de entretenimiento, sofisticada y elegante que te engancha desde el primer episodio.

Tras la detención de  David Clark  por un delito de terrorismo, su hija Amanda Clark es recluida en un centro de menores. Allí conoce a la problemática Emily Thorne, de quién se hace íntima amiga.

Después de varios años creyendo en la culpabilidad de su padre y sintiendose totalmente sola en el mundo, al cumplir 18 y ser puesta en libertad se encuentra a las puertas del centro con el excéntrico millonario Nolan Ross.

Nolan es un genio de la informática, el fundador de Nolcorp es un solitario e incomprendido que se siente en deuda con David Clark. Le cuenta a Amanda que su padre fue el único que creyó en él y que se convirtió en su socio además de en su amigo. Tras su encarcelación mantienen su sociedad en secreto. Ahora se presenta ante Emily para hacerle entrega de su parte de las ganancia de Nolcorp y para contarle la verdad  sobre David Clark, a quién le prometió que siempre cuidaría de su hija.

Nolan le entrega unos diarios escritos por su padre en los que demuestra  que es inocente de los delitos que  le imputaron. A través de los diarios, Amanda descubre que su padre fue victima de una gran conspiración encabezada por sus amigos y por la mujer que amaba, Victoria Grayson.

Años más tarde, después de viajar por todo el mundo y hacerse con un buen puñado de influyentes amigos,  Amanda convertida en Emily Thorne, tras haber intercambiado su identidad con su antigua compañera del centro de menores,  vuelve a los Hamptons.

Compra la antigua casa de la playa donde había vivido con su padre, situada frente a la mansión de los Grayson y comienza con su plan de venganza.

Su principal objetivo es Victoria Grayson, la antigua amante de su padre. Victoria es ambiciosa y manipuladora, está acostumbrada a hacer siempre lo que quiere.

Es la gran antagonista de Emily, la villana con mayúsculas. Carente de escrúpulos, es la reina del engaño y las mentiras.

Está casada con Conrad Grayson, antiguo jefe de David. Tienen dos hijos, Daniel y Charlotte. El primero es el ojito derecho de Victoria.

Inocente y atolondrado es el prototipo de niño rico, acostumbrado a que lo saquen de cualquier lío en el que se meta. Después de un accidente de coche en el que una chica resulta gravemente herida, Daniel vuelve a los Hamptons a pasar el verano.

Cuando conoce “casualmente” a Emily se siente inmediatamente cautivado por su misteriosa y sofisticada vecina.

Emily no duda en usar a Daniel igual que Victoria usó a su padre y pronto nace un romance entre los dos.

En la primera temporada Emily va deshaciéndose en cada episodio de uno de los responsables del trágico fin de su padre.

Episodio tras episodio vemos como va trazando su maquiavélico plan de venganza y enredando a sus enemigos en una complicada tela de araña, aparentemente sin ningún conflicto o remordimiento, hasta que les asesta un golpe final que acaba con ellos.

El único punto débil de Emily es Jack Porter, su primer amor de la infancia. Jack es totalmente opuesto a Daniel, entregado y amable, está al cuidado de su hermano Declan y  ha dejado  su vocación,  como voluntario de una ONG, para hacerse cargo del bar de su padre cuando éste muere.

Se siente atraído por Emily desde el principio y es el único que influye en sus decisiones.

Tras un final sorprendente de la primera temporada, la segunda  da un pequeño giro argumental, aunque mantiene en todo momento su elegante oscuridad, los giros y avances de los personajes, las sorpresas y flashbaks, que hacen que nos preguntemos tras cada capítulo, qué es lo próximo que  va a pasar y nos mantenga a la espera del siguiente.