Las series del año: “Sherlock”

A pesar de la noticia de que la tercera temporada de “Sherlock” ha sido retrasada hasta 2014 por motivos de agenda de los protagonistas, haremos un repaso a las dos temporadas que de momento consta la serie para quien quiera rememorarlas o sencillamente conocer esta magnífica serie.

Sherlock es una versión moderna del los clásicos literarios de Sir Arthur Conan Doyle llevada a cabo por la BBC e interpretada por Benedict Cumberbatch (El topo; War Horse) en el papel del famoso detective y Martin Freeman (El hobbit) como su ayudante. La serie consta, de momento, de dos temporadas repartidas en tres capítulos cada una de hora y media de duración cada episodio. Esto puede sorprender al estar acostumbrados a temporadas de doce o veinticuatro episodios en la gran mayoría de las series, lo que nos puede llevar a tener dos pensamientos distintos: que se nos queda escasa una vez terminada o por el contrario que debido a su duración por capítulo es más que suficiente incluso con algunas escenas sobrantes.

 Nada más comenzar a visualizar la serie, desde mi punto de vista por su puesto, puede haber una especie de “rechazo” (pero no en un sentido de negatividad) debido en parte a dos motivos: la fotografía de la serie, esa calidad y luz en la imagen de estilo europeo, pero por suerte no es un problema mayor, pues lo dejamos a un lado en cuanto comenzamos a disfrutar de la excelente historia y su guión.
El otro “inconveniente” sería que tenemos demasiado cerca las películas sobre el mismo personaje, interpretadas por Robert Downey Jr. y si nos gustaron estos films, con su acción trepidante y videoclipera, a pesar de estar basadas más cercanamente a la línea temporal en la que se basa las novelas originales, puede que esperemos ver esa misma clase de acción en la serie. Pero evidentemente, no tiene nada que ver. Sólo debemos acostumbrarnos a encajar la nueva definición de los personajes.

 La historia comienza con el encuentro y presentación de Sherlock y el Dr. Watson por primera vez y enseguida comprobamos las grandes dotes del detective en todo su esplendor, admiradas por algunos, odiadas por muchos otros, tal como él mismo se describe: no es un psicópata, es un sociópata con muchas habilidades. Sin desvelar mucho sobre el carácter, personalidad, inteligencia o cualidades del detective, debo decir  que sería el típico personaje al que si no fuera protagonista odiaríamos, pero nos ocurrirá lo contrario, querremos ser como él… solo en algunos aspectos, claro. Podemos catalogar a Sherlock dentro de un prototipo de personaje ya conocido: el de superdotado con una variación de síndrome de Asperger. No identifica el humor, la ironía, le cuesta socializar con el resto del mundo y prácticamente no demuestra sentimientos por nadie de su alrededor. Por otro lado tenemos su contrapeso en la balanza, el Dr. Watson que hace las veces de su lado más sentimental, su parte emocional.

Todo se mantiene intacto en esta revisión; Londres, el 221 de Baker Street…tenemos por supuesto al resto del elenco de personajes que rodean el universo de Sherlock Holmes: la señora Hudson (Una Stubbs), el inspector Lestrade (Rupert Graves), Irene Adler y por supuesto el gran archienemigo y antagonista de Sherlock, James Moriarty.

Como una descripción generalizada de estos personajes, sin profundizar demasiado, podríamos decir que la Sra. Hudson hace su papel, es una encantadora ama de llaves que hace las veces de protectora y cuidadora de Sherlock, como si fuera su hijo. En el caso de Lestrade debería decir que es…Lestrade, el inspector de Scotland Yard que cuando se encuentra casos de difícil resolución recurre a la mente privilegiada de Sherlock. Irene Adler es la chispa de Sherlock, puede que sea la única mujer por la que  éste pueda tener un sentimiento más profundo que mero respeto o preocupación.

James Moriarty (Andrew Scott) es otro caso. Hasta me atrevería a pronunciarme en que debería tener su propia serie, su propio spin-off: “Moriarty”. Me encantaría poder destripar todos los detalles sobre este personajes, disfrutaría compartiéndolo por escrito a todos, pero es una delicia descubrirlo por uno mismo.

Puede que a alguien le pase lo que a mí, que se esperara un Moriarty como el visto tantas otras veces, incluso como en la serie de animación, ataviado con una capa, sombrero de copa y monóculo. Una mente criminal elitista. Si es verdad que nos chocará al principio un poco lo istrionico que puede ser, enseguida lo adoraremos. Andrew realiza un papel completamente plagado de complejidad ofrecido con sencillez al espectador, jugará con él (y con Sherlock) al despiste pero no nos cansaremos de él, siempre querremos más Moriarty.

Huelga decir para los que hayan visto la serie, la magnífica interpretación de Benedict; la mirada, movimientos, personalidad, y sobre todo sus diálogos, muchas veces tan veloces que tendremos o bien prestar mucha atención o bien retroceder la escena para volver a visualizarla. Son deseadas las escenas en las que Sherlock pone a funcionar su cerebro como si abriera un archivo de un ordenador en busca de datos almacenados previamente, recopilando dicha información a una velocidad increíble, acompañando el texto del guión que suelta tan rápido como una bocanada de aire junto con imágenes que describen el texto. Asombroso el trabajo de Benedict en la versión original y del actor de doblaje en España (Iván Muelas) para poder expulsar un texto tan grande a una gran velocidad. No se queda atrás Martin Freeman ofreciendo una réplica sorprendente a su compañero de serie. Nos podemos sentir identificados por ambos ya sea por como Sherlock denota en ocasiones su humanidad o por cómo Watson aprende a convivir con él descubriendo la particular forma de ser de su compañero.

El estilo visual de la serie es muy fresco, siempre con información visual a parte de la proveniente del guión. Su banda sonora es excelente, compuesta por David Arnold; puede que el tema principal no sea muy pegadizo y difícil de tararear, pero es grácil. El resto de la partitura usada en escenas de acción o tensión ayudan y acompañan a la escena dotándola de una mayor riqueza.

La serie en su conjunto es excelente, puede que bajo mi punto de vista algunos capítulos son más flojos que el resto, uno por temporada al menos. Sí, solo consta de tres capítulos cada temporada y si le restamos importancia a un episodio en cada una… casi nos quedamos sin serie. Pero al fin y al cabo se dejan ver muy fácilmente y se disfrutan a pesar de la duración de noventa minutos y de esos posibles dos capítulos que no llegan a la altura en su fuerza narrativa.

“Sherlock” es si duda una de las mejores revelaciones en series actuales y una de las más deseadas por los aficionados a las series. Es una lástima que debido a la apretada agenda de los protagonistas debamos esperar todavía hasta 2014 para la tercera temporada. Mientras tanto podemos disfrutar una y otra vez adquiriendo un pack que recoge las dos temporadas existentes a muy buen precio o con una de las reposiciones que pueda hacer el canal TNT.

 Elemental.

5 pensamientos en “Las series del año: “Sherlock”

  1. Sólo he podido leer esta entrada rápido y entre líneas, pero pienso que la serie tiene cosas muy interesantes.

    P. ej. me gusta mucho como trabaja el actor protagonista, y su careto creo que no deja indiferente a nadie. Esto es un punto a favor.

    También me gusta mucho los guiños al uso de las nuevas tecnologías por parte de Sherlock y como lo hace ver en la imagen con sobreimpresiones.

    Las videocliperas de R.D. Junior están bien como entretenimiento pero esta serie está muy. Yo diría que mejor. ¡¡Saludos!!

  2. Sólo decir que estoy deseando que esta serie vuelva a nuestras pantallas,
    por lo moderna y actual en su tratamiento, por el físico del protagonista
    que encuentro magnético, por su fotografía en blanco y negro, por su temática
    tan entretenida… en fín. ¡que vuelva cuanto antes!

  3. En definitiva para los fans de Holmes, para los que hemos leido todas las novelas y cuentos cortos, esta adaptación moderna es la mejor, bueno tal vez despues de la versión de Jeremy Brett. La fotografia es inmejorable, nada que ver con la de series americanas. Con Sherlock lograron capturar la verdadera escencia de los personajes y traerlos al siglo xxi. Nada que ver con la contra parte de la NBC Elementary, donde presentan a un Holmes fuera de lo que Conan Doyle escribio. Y de las peliculas de RD Jr? bueno de esas ni hablar, es una pena que un actor tan bueno participara en esa basura.

  4. Aunque al principio no era muy propensa a ver la serie, sobre todo después de ver que los primeros minutos del primer episodio, no me llegaban a gustar del todo, una buena critica de un buen amigo, ( y su apasionada insistencia) hizo que al final cediera ante grandiosa serie, lo cual tengo que agradecerle, puesto que ninguna de sus recomendaciones ha quedado en vano. Sherlock es una serie, que ha sabido adaptar magníficamente todas sus características y peculiaridades, a la época en la que ahora vivimos. Magnífica. Esperaremos a la siguiente temporada, mordiéndonos las uñas de la impaciencia.

  5. No soy objetivo. Para mi, no sé si decir que es LA SERIE, pero se le acerca. La segunda temporada es incluso mejor que la primera, con ese genial Moriarty, y un episodio final grandioso. Y un recuerdo por supuesto, como ha mencionado Sergio, a la gran adaptación que llevó a cabo la BBC con Jeremy Brett como protagonista.

Los comentarios están cerrados.