Las series del año : “Mad Men”

Para mi “Mad Men” ha sido una de la series del año. Comenzó con un “Zou Bisou Bisou singular y sorprendente pero la quinta temporada de Mad Men  ha demostrado que la serie está en plena forma y que ha sabido evolucionar, crecer y hacerse más grande sin renunciar a la coherencia y evolución lógica de los personajes. Tras un considerable agujero espacio-temporal entre la emisión de esta y la anterior cuarta temporada, la serie volvió con todo su esplendor. La mordacidad y la sutileza con la que esta serie da a conocer los sentimientos y pensamientos de estos personajes es algo que no he visto en ninguna otra, y que se merece una gran alabanza.

Hubo episodios interesantes, ideas bien pensadas y grandes escenas durante la tan esperadísima temporada, y por supuesto, la actuación y la dirección  de sus actores siguen siendo de primera categoría. La nueva fusionada agencia  “Sterling Cooper Draper Pryce” estuvo un poco apagada al principio, pero a mitad de la temporada empezaron a  aparecer los episodios que nos dejaron pegados a la  pequeña pantalla de verdad.

Ha habido momentos memorables: Roger Sterling con su botella de vodka cantando en la agencia; los puñetazos en la sala de la conferencia entre Peter y Lane, perdiendo precisamente Peter, el más joven; Betty consumida por los kilos y por los celos a la nueva mujer de su marido; la cara de Joan tras prostituirse por conseguir la cuenta de Jaguar, la secretaria se olvido del pudor para asegurar el futuro de la empresa; el enfado de Don con Megan, que la deja tirada en medio de una cafetería a su suerte; cuando Don tira a la cara de Peggy unos billetes en un acto de desprecio y abuso de posición para que se vaya a París.  Y un momento trágico con el suicido de Lane Pryce, un pelín forzado en mi opinión y con la culpabilidad de Don, que ya acumula dos suicidios en su conciencia.

La grandeza de “Mad Men” siempre ha estado un tanto devaluada y es algo incomprensible, está serie  creada por Matthew Weiner es una autentica joya televisa. “Mad Men” siempre ha sido una ficción de discurso marcadamente pesimista y con un análisis de las emociones humanas impecables y sorprendentes. Y esta temporada ha continuado así con un Don Draper lleno de los demonios internos de un hombre cuya identidad permanece fragmentada. Y no solo Draper sino del resto de personajes que  tratan de escapar de su soledad, de su infelicidad, de su sentimiento de culpa y cobardía.  Tampoco todo se reduce a la trama, la  composición de los planos, en la iluminación, en los diálogos que no cuentan lo que dicen, en la música, en los silencios,… todo es impecable y envidiable.

Pero, sin duda uno de los mejores momentos de la quinta temporada y de la serie fueron los últimos 15 minutos de “Phantom”, el capítulo de la season finale . Al son de “You only live twice”, interpretada por Nancy Sinatra, echaba el cierre la quinta temporada con un bar, Don Draper, una mujer y una pregunta: “Are you alone?”. Así acababa después  de que su mujer Megan abandonará SCDP y declaraba sus intenciones de perseguir sus auténticos sueños. El viejo Draper volvió mientras contemplaba a su mujer en la audición de “La Bella y la Bestia”, después, él se aleja en la oscuridad para refugiarse en esa realidad conocida de humo y  miradas. Esta temporada ha estado marcada por el pesimismo, la insatisfacción vital y la amargura.

Esperemos que el próximo año siga estando entre las mejores series del año y que reciba más premios de la crítica estadounidense.