“Érase una vez…” un cuento moderno

ABC’s “Once Upon a Time” stars Raphael Sbarge as Jiminy Cricket/Archie, Lana Parrilla as Evil Queen/Regina, Jared Gilmore as Henry, Jennifer Morrison as Emma Swan, Robert Carlyle as Rumplestiltskin/Mr. Gold, Jamie Dornan (guest) as Sheriff Graham, Ginnifer Goodwin as Snow White/Mary Margaret and Josh Dallas as Prince Charming/John Doe. (ABC/KHAREN HILL)Érase una vez… continúa con su segunda temporada, esperada con gran expectación tras cómo acabó su primera tanda de episodios. Llena de fantasía e intriga hacemos repaso a esta joven serie para ponernos en antecedentes frente a su segundo año en pantalla.

La serie fue una de las grandes sorpresas en audiencia y crítica en E.E.U.U. la pasada temporada para la ABC y esperan continuar con esa grata recompensa. Érase una vez… sorprende por su calidad técnica ya que el argumento así lo requiere al tratar una historia basada en los personajes de distintos cuentos infantiles.

A modo de resumen, para quien quiera refrescar lo acontecido anteriormente, señalaremos que la historia central gira en torno a Blancanieves, (Ginnifer Goodwin) su príncipe azul (Joshua Dallas) y la hija de éstos. En el reino de los cuentos y la fantasía la malvada reina no va a permitir que  la idílica pareja termine comiendo perdices y en el día de su boda, ésta les advierte que no acabará así pues está preparando un maleficio que hará que nadie en el reino vuelva a ser feliz. Este maleficio consiste en trasladar a todos los habitantes del reino a nuestro mundo, carente de magia, y sin sus recuerdos, convertidos en ciudadanos comunes. La localidad donde cohabitarán estos ciudadanos es conocida como Storybrooke, un pueblecito que parece estar en una especie de limbo. A este pueblo llegará Emma Swan (Jennifer Morrison -House-) guiada por su hijo Henry (Jared S. Gilmore) al que dio en adopción años atrás. Cabe destacar que Emma, hija de Blancanieves es la única que puede romper el maleficio pero como el resto del mundo no recuerda nada y será reacia a creer en los cuentos de hadas. A partir de la llegada de Emma a Storybrooke las cosas comenzarán a cambiar pero no será fácil, pues la malvada reina (Lana Parrilla) es la única (o eso creemos) que tiene recuerdos de quién era en su “anterior vida” siendo además la alcaldesa Regina Mills de Storybrooke y a su vez madre adoptiva de Henry. Todo ello generará un tira y afloja, una guerra de poder y lucha por Henry entre Emma y Regina.

A partir de ese hilo argumental la serie irá centrando cada capítulo en la historia de un personaje para ahondar más en su pasado y en la vida que llevaba anteriormente, todo narrado a modo de flashbacks que estarán más tarde relacionados con lo que le sucede a dicho personaje o por qué acabó de cierta manera. (Atentos a cada secuencia de apertura que en cada episodio varía con algún guiño referente al personaje o trama que tratará la historia del capítulo)

La galería de personajes principales y secundarios es muy amplia, y en lugar de nombrarlos todos, señalaremos los más destacables dejando al espectador que quiera darle una oportunidad a la serie, descubrir por sí mismo los personajes y tramas secundarias. Dicho esto haremos referencia al sobresaliente Robert Carlyle que interpreta a Rumpelstiltskin, otro enemigo que parece estar dormitando, latente, esperando su oportunidad para atacar en el momento adecuado. Sus artimañas aunque parezcan que van dirigidas con buena intención, siempre serán  por y para la obtención de su propio beneficio.

Advierto que no todo es bueno en Érase una vez… hablo siempre desde mi punto de vista y opinión personal. Muchas de las tramas, yo diría un 60% si no más, son muy prescindibles y tediosas, que podrían mirarse con un ojo abierto y otro cerrado. Historias centradas en alguno de los enanitos por ejemplo. La mayoría de los capítulos sufren de lo que he leído se denomina “efecto Fringe”; un episodio con una trama que no aporta nada, que es paralela a la historia principal dejando ésta de lado durante ese episodio, y justo al final para mantenernos enganchados, nos lanzan el anzuelo de algún acontecimiento sobre cogedor respecto al argumento principal. Si pudiera dar marcha atrás sabiendo lo que me esperaba en cada capítulo, básicamente visionaria los primeros episodios y los últimos cuatro. Pero es recomendable el visionado de todos los capítulos por esos momentos puntuales que te dejan con la boca abierta y con ganas de más.

Poco más se le puede achacar en el lado negativo a esta magnífica serie muy recomendable para aquellos que disfrutan de las historias de fantasía y cuentos de hadas, y más aún de crossovers de personajes literarios infantiles, verlos interactuar entre sí es maravilloso. Las actuaciones de los protagonistas son excelentes (mención especial a la malvada reina/Regina) desde los personajes principales hasta una gran mayoría de secundarios. Querremos a muchos personajes, odiaremos a muchos otros.

Esta primera temporada ha dejado el listón muy alto, sobre todo en su final, no ha cometido el error de muchas series de estirar la trama principal temporada tras temporada, aquí una de las incógnitas con las que comienza la serie, es despejada en su apoteósico final, digno de los final de series de antaño; cuando casi gritabas a la televisión cuando el héroe machacaba al villano. El impactante final nos deja muchas otras preguntas ávidas de respuesta en la segunda temporada. Por cierto, exquisita promo de la serie emitida en AXN, muy de cuento y con toques a lo que ya vimos en las promos que nos tenían acostumbrados series como “Mujeres Desesperadas”.

Storybrooke y sus habitantes están muy lejos de ser felices y comer perdices.

Desde esta misma semana podremos disfrutar de la segunda temporada de Érase una vez… el 8 de Noviembre estreno en AXN y al día siguiente en AXN White.