El capítulo de la semana: “Homeland” 2×05, Q&A

Una vez más, continuamos con una gran temporada seriéfila, ya hay series que cada capítulo semanal se va convirtiendo en verdaderas joyas, por lo que van quedando de algunas de ellas una temporada realmente redonda, que es lo que está sucediendo semana tras semana con “Dexter” y “Homeland”, y confieso que esta semana estaba decidido a destacar el episodio de “Modern Family” en su regreso con la cuarta temporada como capítulo de la semana, incluso destaco sorprendentemente al piloto de “Arrow”, y como no el episodio doble de “The Newsroom” que esta semana que ha transcurrido emitió su epilogo y que para la próxima nos reserva su final, pero tras ver el capítulo de “Homeland”…..

OJO, CONTIENE SPOILERS

Como comentaba, cada uno de los episodios emitidos hasta la fecha de la segunda temporada de “Homeland” han sido magníficos, y las vueltas de tuerca y giros de guión que se han ido produciendo uno tras otro, sin por ello perder un ápice de credibilidad a la historia, sin caer en repeticiones de lo ocurrido en la pasada temporada, cuando quizás hubiese sido lo más fácil, o incluso aprovechar la coyuntura para que, durante unas semanas hubiésemos asistido a una nueva vigilancia por parte de “Carrie” (Claire Danes) a “Brody” (Damien Lewis), el final del episodio 4, cuando “Carrie” no puede aguantar más y descubre el pastel obligándo a la detención de “Brody”, nos anticipaba que éste episodio volvería a dejarnos grandes momentos y de nuevo unas actuaciones memorables, sobre todo por parte de los protagonistas, que desde ya se han posicionado en primera línea de salida para revalidar sus merecidos “Emmys”.

La práctica totalidad del episodio transcurre en la sala de interrogatorios de la CIA, salvo el pequeño inciso de la “aventura” de “Dana Brody” (Morgan Saylor), con el hijo del vicepresidente, que lejos de molestar, da mayor dinamismo al capítulo, el congresista “Brody” es acusado de conspiración, terrorismo y traición y comienza el interrogatorio por parte del equipo de la CIA para intentar averiguar si se acerca algún peligro sobre el país en forma de atentado por parte de “Abu Nazir”, el primero en comenzar el interrogatorio es “Peter” (Rupert Friend), que habilmente logra desmontar al ya de por si excitado y nervioso “Brody”, finalizando la primera parte de su interrogatorio y al no obtener nada más que negativas por parte de “Brody”, proyectándole el video encontrado en la misión en el Líbano en el que confesaba el atentado que pensaba realizar.

Aunque “Brody” está acostumbrado a sufrir interrogatorios, los métodos de la CIA son igual de salvajes que los empleados por el Hezbollah, y la violencia aparece de nuevo cuando “Peter” en un intento de parecer el “poli malo”, como luego le confiesa a “Saúl” (Mandy Patinkin), acaba clavando un cuchillo en la mano de “Brody”, con lo que los servicios de seguridad acaban llevándoselo y dejando el terreno libre para que “Carrie” continue con el interrogatorio en un nuevo asalto.

Sin embargo los métodos de “Carrie” son totalmente diferentes y utiliza la comprensión hacia “Brody” y acaba desnudándole confesándole sus sentimientos hacia él, a pesar de que había destrozado su vida por completo, es en estos momentos cuando asistimos a los mejores instantes del episodio, las interpretaciones de ambos son maravillosas, utilizándo el ya clásico plano, contraplano de la cara de ambos, sin apenas banda sonora, los dos desnudan su alma ante las cámaras y se viven momentos altamente intensos y emocionantes, aunque “Saul” y “Peter” no pueden ver lo que está sucediendo en la sala puesto que “Carrie” había desconectado la cámara, aunque no el audio, asisten estupefactos a la confesión por parte de un ya derrotado “Brody”.

Ahí es cuando a “Brody” se le ofrece un trato, que trabaje como agente doble, para atrapar a “Abu Nazir” , haciéndosele antes ver las atrocidades cometidas por el terrorista y sin otra escapatoria que aceptar la proposición acepta la oferta y vuelve a casa con su mujer “Jess” (Morena Baccarin), que le vuelve a suplicar sinceridad, ante lo que un “Brody” visiblemente más relajado, responde que está trabajando con la CIA.