El capítulo de la semana: “Dexter” 7×08, Argentina

Pensaba que esta semana me iba a costar más trabajo decidirme por el episodio a destacar, en parte porque algunas de las mejores series de la temporada se estaban tomando un pequeño respiro, como “The Walking Dead”, que, aunque nos han brindado muy buenos capítulos, si he echado en falta la brillantez de semanas atrás. Una vez más, “Homeland” destaca con un buen episodio, “The Newsroom” finaliza temporada a gran nivel, “Fringe” también emite un buen episodio antes de un pequeño paron de 2 semanas, y “El Mentalista” nos brinda otro gran capítulo dedicado a “John, El Rojo”, Incluso esta semana me ha entretenido el capítulo de “Revolution”, sigo riéndome mucho con “Modern Family”, y por qué no, también destaco alguna pequeña decepción, como el final de temporada de “Cómo conocí a vuestra madre” y el segundo capítulo de “Arrow”, algo ligths para las expectativas que me habían generado, pero en cuanto he visto “Dexter” se me fueron las dudas….

Fundamentalmente destaco esta semana “Dexter” gracias a dos excepcionales escenas, y un gran trabajo actoral, en especial de Jennifer Carpenter (“Debra Morgan”), que se está convirtiendo en la gran revelación de la temporada. También he de destacar el gran acierto de casting con Ivonne Strahoski (“Hanna McKey”), que, aunque no destaca precisamente por sus grandes dotes como actriz, si es cierto que su candidez y sonrisa nos están permitiendo tomar cariño por un personaje que en manos de otra actriz probablemente estaríamos odiando.

OJO CONTIENE SPOILERS

El episodio va continuando la trama de esta temporada, con “Dexter” (Michael C.Hall) en el centro de la diana de “Isaak” (Ray Stevenson), y cada vez sintiendo una mayor atracción por “Hanna McKey” de la que no puede “encargarse” tal y como “Deb” le pide que haga al final del capítulo anterior. Por otra parte “Laguerta” (Lauren Vélez) va estrechando el cerco a “Dexter” y es cuestión de tiempo que encuentre pruebas definitivas de que “Dexter” es el “Carnicero de la bahía”.
Comentaba que este episodio tiene dos escenas que te hunden en el sofá y que disfrutas sobremanera, por una parte está la conversación entre “Deb” y “Dexter” en la que tras confesar “Dexter” su relación con “Hanna”, “Deb” , despechada, le confiesa su amor, dejando a su hermanastro totalmente desconcertado, huyendo de allí en busca de sangre y de “Isaak” al que encuentra en un “pub de ambiente” y con el que entabla otra conversación trascendente, en la cual, “Isaak” confiesa su homosexualidad reprimida y que “Viktor”, el objeto de su venganza era su amante, además surge entre ellos un nuevo vínculo que hace que se entiendan el uno al otro, tal y como comenta “Isaak” en optras circunstancias hubiesen sido grandes amigos.


Ante tales perspectivas y dado que no ha calmado su sed de sangre, “Dex” solo tiene un lugar a donde ir, a casa de “Hanna” con quien se funde en un abrazo.
Tiene muchas más capas el episodio, como que el lugar del título al que se refiere, Argentina, es aquel lugar donde ir, donde escapar, donde ser feliz y formar una familia, donde nadie te conozca y te juzgue, para “Hanna” es Argentina, pero donde cada personaje parece tener su propia Argentina idealizada. La llegada de los hijos de “Dexter” en el momento más inoportuno para él, o no, ya se verá en los próximos episodios, o como de nuevo la corrupción en la que se ve envuelto “Quinn” (Desmond Harrington), con la Hermandad Koshka, y que va tomando un cariz muy malo para él.