Series en el entorno de la televisión conectada, o un alegato a la piratería

Durante la segunda jornada del Festival de Series se celebró una mesa redonda en la que se debatió la situación actual de las “series en el entorno de la televisión conectada”. A priori el tema sonaba algo espeso, aunque la charla no resultó ser todo lo soporífera en lo que podría haberse convertido, debido en parte a que su duración se vio recortada en una media hora por los ajustes entre visionados.

Los invitados para debatir este tedioso asunto fueron José María Álvarez Mozoncillo (Catedrático de la Universidad Rey Juan Carlos y Vicerrector de Convergencia y Armonización Europea), Marina Such (Vayatele.com), Gonzalo Martín (Vicepresidente de Arenas Entertainment), Marilín Gonzalo (editora de contenidos de Hipertextual) y Jorge Gallardo (Espejo Público), que aportaron su experiencia y conocimientos bajo la moderación de Pablo Romero (Director de contenidos de Canal+ Yomvi).

El punto de partida del debate se centro en analizar la manera en la que las series se consumen hoy en día, en un mundo que cada vez se encuentra más conectado gracias a las “armas” que Internet y las redes sociales han puesto en manos de la audiencia.

Pero hablar de series en Internet no siempre es sinónimo de piratería. Muchos proyectos están viendo la luz gracias al crowfounding por el cual, estos se consiguen financiar económicamente. Además muchas de esas series comparten ventana con otras ya emitidas en televisión (véase Arrested Development), que están viviendo una segunda juventud en plataformas como Filmin o Hulu. Estas series se emiten en streaming vía Internet, siempre bajo una suscripción mensual que en muchos casos no supera los 10 euros. Por otro lado, sí que es cierto que la viabilidad de estas plataformas aún está en entredicho y tendremos que esperar a que este mercado evolucione y madure algo más, para catalogar así su nivel de competencia ante los medios tradicionales, ya que de momento, de todas las ventanas a nivel mundial la fuente de ingresos más rentable sigue siendo la televisión de pago.

Otro de los puntos debatidos se centró en la inmediatez con la que los espectadores quieren acceder a los nuevos episodios de las series, queriendo consumir la serie casi “cruda”. Los diferentes operadores han visto esa necesidad y tratan de emitir esos episodios en versión original con el menor margen posible desde su estreno en Estados Unidos. Todo comenzó con “Perdidos” y su último episodio, le siguió “House”, y tras él “Fringe”, “Dexter”, etc.  Esta circunstancia no es algo generalizado en el resto de Europa, siendo el mercado Español el único que demanda esta inmediatez.

Las redes sociales se convirtieron en un tema casi omnipresente durante todo el debate y quedó bien claro que “gracias a Dios no todos hacemos el mismo uso de ellas”. En una parte del “ring” se afirmaba que si no conectamos con las redes sociales y vemos lo que comentan nuestros contactos mientras vemos un programa en televisión, nos estamos perdiendo la mitad de ese programa. Mientras en la otra parte del “ring” se manifestaba que lo que realmente nos gusta es sentarnos en el sofá, ponernos un capítulo y estar pasivos durante 45 minutos, ya que si quisiéramos estar activos jugaríamos a videojuegos.

Las Smart TV también tuvieron su hueco y Jorge Gallardo vaticinó el fin de la TDT,  planteando que en un futuro recibiremos las señales de televisión por WiFi. Este reinvención de la televisión como algo más que un tubo de rayos catódicos, está consiguiendo que la televisión no muera y sea una ventana más a través de la cual poder acceder, cuando nosotros queramos, a una serie o programa de televisión concretos.

Para finalizar, uno de los últimos temas que salió a la palestra, y como no podía ser otro, fue la piratería. ¿Cuál es el precio por el que compensa descargar legalmente una serie y no bajarla pirata?. Está claro que el “gratis total” es bastante atractivo para cualquiera, aunque ello implique y ayude a matar a la industria, pero también es verdad que si plataformas como Canal+ Yomvi no nutren su oferta con más contenido y series actuales, esta ventana no podrá comer terreno a las descargas, ni ser una alternativa para esa gente que “devora” las series como un plato más en el menú del día.

Un pensamiento en “Series en el entorno de la televisión conectada, o un alegato a la piratería

  1. Pues creo que se dejaron una parte importante. Está claro que la piratería afecta a las cadenas pero ¿No se les ocurrió plantearse que la gente que pagamos nos sentimos a veces un poco idiotas cuando nos damos cuenta que si lo descargo tengo más calidad que si pago? Es decir, episodios sin mosca ni publicidad dentro de la serie, ni cortes publicitarios.

    Es para pensar si merece la pena ser legal. De hecho, si Fox Crime sigue metiendo anuncios, dentro del episodio, de un tercio del tamaño de la pantalla en Copper, me lo descargoy que se metan el episodio donde les quepa. Que es una televisión de pago, caray, y me estropena en episodio para anunciarme otra serie que ya me anuncian en el corte publicitario y que tengo la guía del plus para ver qué ponen.

    Debería tener un valor añadido pagar por los contenidos y ese, como mínimo, debería ser que tuviera mejor calidad que si me lo descargo y no pago. Pues es exactamente al revés. Y luego se quejan de la piratería.

    Saludos fremen.

Los comentarios están cerrados.