La ciencia-ficción en televisión también está en crisis

La ciencia-ficción ha vivido tiempos mejores. Esta frase se la podríamos atribuir al Doctor Sheldon Copper, tras un maratón, lleno de añoranzas de “Galáctica: Estrella de Combate”. Y es que si nos fijamos en la parrilla actual de los canales norteamericanos, la ciencia-ficción brilla por su ausencia, salvo contadas excepciones. Si ya hay quienes afirman, que la Edad de Oro de la televisión ha llegado a su fin, o está en sus últimos estertores. En el caso de la ciencia-ficción está, ya hace tiempo que desapareció del universo catódico.

Si echamos la vista atrás, el estreno en 2004 de “Perdidos” significó un punto y a parte para la televisión. Y aunque enmarcarla en el género de la ciencia-ficción podría llevar a controversia, según a quien preguntes, de lo que no hay duda que la serie revolucionó la televisión, provocando un maremoto mediático a nivel global, promoviendo el género fan, y lanzando definitivamente internet como medio para generar opinión y afición en medio mundo. Así que la aparición del fenómeno “Perdidos”, hizo que las cadenas norteamericanas, buscaran de forma desesperada una serie de ciencia-ficción, que generara el movimiento fan que provocó la serie de J.J. Abrams.

Todos buscaban desesperadamente, esa serie que les diera la repercusión universal de “Perdidos”, pero las prisas no son buenas consejeras y las comparaciones además son odiosas. Así, en 2005 nos encontramos con el estreno de “Threshold”, serie protagonizada por Carla Gugino que nos mostraba el trabajo de un grupo de científicos,  que se enfrentan a una invasión alienígena y que contaba en su reparto con el genial Peter Dinklage; también de invasiones alienígenas trataba “Invasión”, serie creada por Shaun Cassidy, en la que un pequeño pueblo de Florida, es utilizado como cabeza de puente de una invasión extraterrestre tras un devastador huracán; el año de las invasiones se remataba con “Surface”, serie de ciencia-ficción que narraba el descubrimiento de una nueva especie marina, y las consecuencias imprevistas que para la raza humana tiene ese insólito descubrimiento.

Las tres series fueron un fracaso, y ninguna consiguió la renovación para una segunda temporada. Aún así los intentos continuaron, y en 2006 se estrenaba “Day Break”, en la que un policía vivía el mismo día, una y otra vez con la esperanza de resolver un crímen del que había sido acusado injustamente; también en 2006 se estrenaba “Jericho”, serie que prometía muchisimo pero que desgraciadamente se quedó solo en el intento; estos dos fracasos fueron el mismo año que el del estreno de “Héroes”, serie que si se convirtió en todo un fenómeno mundial, pero al que desgraciadamente la huelga de guionistas no ayudó en su segunda temporada y que terminó diluyéndose en la mediocridad.

A pesar de todo, siguieron los intentos de las grandes cadenas por encontrar esa serie de ciencia-ficción, que les colocará en el punto de mira de los fans, y tras el éxito inicial de “Héroes” llegaron: “La Mujer Biónica”, remake de la serie de los años setenta; “Viajero en el Tiempo”, sobre las aventuras de un periodista con la capacidad de viajar al pasado; “El Coche Fantástico”, remake de la mítica serie de los ochenta; “Las Crónicas de Sarah Connor”, serie ambientada en el universo de “Terminator” y que protagonizaba Lena Heady; “Dollhouse”, una muestra más de la poca confianza de FOX en muchas de sus series; y como no “Flash Forward”, una de las series más desaprovechadas de los últimos años.

Actualmente, el único reducto para los aficionados a la ciencia-ficción viene de la mano de Syfy, canal dedicado exclusivamente a géneros minoritarios pero que arrastran gran número de fans. El canal de Universal vivió una Edad de Oro con la emisión de “Galáctica: Estrella de Combate” y de “Stargate: SG-1″ y su spin-off “Stargate: Atlantis”. Tras el final de estas series, y el fracaso de otras como “Caprica”, “Flash Gordon” o “Stargate: Universe”, Syfy sigue al pie del cañón con series que tal vez no tienen tanto tirón mediático pero que curiosamente les están funcionando muy bien. Desde la magnífica “Haven”, pasando por las entretenidas y correctas “Warehouse 13″ y “Eureka”, y hasta llegar a la sosa “Alphas” y la aburrida “Sanctuary”, Syfy sigue siendo el refugio para los que quieren dejar volar la imaginación.

Aunque el proyecto más esperado de Syfy es “Defiance”, serie creada por Rocke O’Bannon, responsable de “Farscape”, y que mostrará cómo es la convivencia de humanos y extraterrestres en un mundo post-apocalíptico. Será la primera producción televisiva que llevará aparejado una plataforma de videojuegos que estará ambientada en la serie y cuenta en su reparto con rostros conocidos de la televisión como Julie Benz (Dexter), Jaime Murray (Warehouse 13) o Mia Kirshner (24).

Con el final de “Fringe” muy cerca, los aficionados a la ciencia-ficción nos estamos quedando sin muchas opciones de disfrutar en televisión de un género que nos apasiona. A esto se añade el fracaso que supuso “Alcatraz” el año pasado, y la decepción de “Falling Skies”, una serie que en lo personal no me terminó de enganchar y abandone prematuramente. Ahora toca “Revolution”, de la que espero que a pesar de su piloto demasiado frío, levante el vuelo y sea lo que promete. Mientras habrá que conformarse con mirar hacia las islas británicas, y disfrutar de esa joya que es “Doctor Who”, mientras se produce en abril de 2013 el estreno de “Defiance”. La crisis nos rodea por todas partes.