Una pequeña reflexión

Rollo de pelicula

Como todos los años en estas fechas, volvemos la vista a los Oscars para criticar todo lo premiado y lo que no; si nos paramos a observar  años pasados vemos que el cine, aunque no ha perdido totalmente ese aura de glamour que siempre le ha caracterizado, ha ido perdiendo esa magia que le definía.  En cambio, las series se han ido afianzando, los espectadores han pasado a señalar  (por supuesto hablo en términos generales)  las películas que han visto y esperan ver, a las series que han visto y que tienen pendientes de ver.

Es cierto que las series han sido consideradas como un arte menor, sobre todo desde el punto de vista de quien actúa (es lógico, las personas que actúan son las que vemos más cercanas, más públicas) como el medio en el que iniciar una carrera (al igual que las películas independientes) o un medio en el que finalizar la misma. Si bien puede considerarse que el cambio viene por la llamada  “edad de oro de las series”, corresponde decir que no es así, ya que los ingleses en contraposición a los americanos siempre han cuidado a la pequeña pantalla y no ha habido tanta diferenciación. Si bien, se puede señalar el caso francés que mima a sus peliculas, tanto, que prefiere que estas sean las que se lleven la gloria.

Si volvemos al tema actoral  hay muchos ejemplos conocidos con diversas situaciones, Carey Mulligan fue reconocida por la crítica en la película “An Education”, si bien, aun debutando en el cine, muchos fans del Doctor “Who” la reconocerán en uno de los capítulos más recordados Blink; otro caso es el de Pierce Brosnan cuya actuación en la serie “Bag of Bones” ha sido vendida como  la vuelta a la actuación a las series desde el éxito que tuvo con “Remington Steele”. Por supuesto no podemos olvidar a  veteranos actores como Kathy Bates que encarna a la abogada protagonista en “Harry´s Law” y Dustin Hoffman en la serie “Luck”; ni del cada vez más reconocido Simon Pegg co-creador junto a Jessica Hynes de la serie de televisión “Spaced” donde encontramos, además, a Nick Frost y Edgar Wright.

Por supuesto no hay que olvidar que la industria ha cambiado, también, su visión ante las series, como ejemplo series como “Smash” yTerra Nova” que han conllevado grandes campañas de marketing; impensable hace un par de años.

Me olvido de muchas actores, y no menciono a muchas series pero ¿os imagináis “The Good Wife” en el cine? y “¿Juego de Tronos?”; las series han encontrado su camino, han dejado de ser las hermanas pequeñas que se comparaban con las películas a ser simplemente series, que gustaran más o menos, que serán reconocidas por la crítica o no. En el fondo, quizás, sufrimos más por ellas, estamos en los meses de renovaciones y cancelaciones y estamos pendientes porque nuestra serie favorita continúe, o, en su defecto, que tenga un final cerrado. A grandes rasgos, las películas nos hacen soñar con un final, las series nos hacen ver la continuidad de ese final.

Si bien, quiero terminar señalando que ambos medios no se pueden comparar, y que, por supuesto, ambos pueden convivir con armonía como ya lo han venido haciendo.