La vuelta de Aída a “Aída”

Desde hace ya tres temporadas que el pilar fundamental de la sitcom de Globomedia se despedía de la audiencia para empezar su vida post-Aída. Era el momento en el que Carmen Machi decidía dejar de lado el personaje que le dio las mejores alegrías en televisión para no encasillarse.

Y tras este abandono, surgieron miles de voces diciendo que la serie había terminado para siempre. Era inconcebible que una serie titulada “Aída” perdiera el personaje que le daba nombre. Pero Globomedia no se quedó de brazos cruzados y, para paliar el efecto, nos descubrió a un personaje que había estado mencionado desde el primer capítulo, pero del que nunca habíamos visto nada, Soraya.

Era la nueva era de esta serie. Poco a poco se fueron corrigiendo errores, como esa sensación de haberse quedado sin la cabeza de la comedia, el hecho de que Miren Ibarguren (Soraya) no consiguiera encontrar su sitio, con unos modales demasiado refinados para vivir en Esperanza Sur. Pero como ya he dicho, se fue corrigiendo durante estas temporadas, y desde entonces, hemos compartido con los personajes los momentos de mayor emotividad de la historia de Aída.

Todos recordamos el enfado de dos grandes amigos como Chema y Mauricio, la huida de Paz a Miami tras los supuestos cuernos de Luisma, la boda de Paz y Edu… No parece que la ausencia de Carmen Machi supusiera un gran lastre para la serie.

Ahora, ha decidido regresar a su casa. Las malas lenguas dicen que porque Aída está en un momento difícil y va a rescatarla, pero bajo mi humilde opinión, creo que el regreso de Aída no va a ser más que una vuelta de tuerca a los enredos de los personajes, y sobre todo, una campaña de marketing de Globomedia, pues tal y como están las tramas, siendo sinceros, Aída no hace falta para nada.

Veremos como se desenvuelve esta nueva Aída recién salida de la cárcel dentro de los nuevos líos de la familia García y sus vecinos, como la difícil situación entre ella y su hija mayor por el amor del mismo hombre.

Queda Aída para rato.