“Person of interest” o como resolver un crímen antes de que se produzca

Cuando se menciona el nombre de J.J. Abrams en cualquier proyecto, ya sea en cine o televisión, la expectación es máxima y la atención de los medios y los fans se concentran en lo que va a depararnos el nuevo rey Midas de Hollywood. Y este año no es una excepción. Ha sido en la televisión donde se ha labrado un nombre el creador de “Alias”, “Perdidos” o “Fringe”, para dar luego el salto al cine con “Misión Imposible 3″, “Star Trek” y la sobrevalorada “Súper 8″. Y aunque ya parece que Abrams ha centrado sus miras en el cine, sigue ligado cada año a proyectos televisivos en los que participa como productor, y uno se ha estrenado en Estados Unidos con éxito de audiencia, y acaba de llegar hace una semana a Calle 13. Me refiero a “Person of interest” que en mi caso, ha conseguido engancharme.

“Person of interest” sigue los pasos de Reese, un ex-agente de la CIA, interpretado por Jim Caviezel. Atormentado por el pasado y casi un muerto en vida debido a la muerte de alguien especial a la que no pudo salvar, es contactado por Finch, el genial Michael Emerson. Dejando atrás su personaje de ¿villano? en “Perdidos”, aquí Emerson da vida a un exitoso ingeniero informático que ha diseñado un programa que puede predecir actos criminales. Este programa es capaz de identificar a “personas de interés”, criminales que están a punto de cometer algún delito o que van a ser víctimas de uno.

Sin embargo, al no tener acceso directo al programa, sino a través de una puerta trasera que instaló antes de entregar “La Máquina” al gobierno tras el atentado de las Torres Gemelas, sólo tiene el número de la Seguridad Social de esas “personas de interés”. Personas que se van a ver involucradas en actos violentos, ya sea como víctimas o como críminales. Y es ahí, donde se cruzan las vidas de Reese y Finch. El antiguo agente de la CIA ve en este programa una nueva oportunidad de redimirse de los pecados del pasado trabajando para el gobierno y purgar su culpa, trabajando para Finch salvando a esas “personas de interés”.

Estamos ante otro procidemental, que juega con la lucha contrarreloj de averiguar por qué “La Máquina” ha elegido a esa persona como peligro potencial para ella misma o para los demás. Vigilancia electrónica, móviles de última generación, herramientas globales de rastreo, todo vale con tal de impedir el crímen que está a punto de suceder. Al más puro estilo de “Enemigo público” y “Minority Report”, en este último caso sin mutantes capaces de predecir el futuro, “Person of interest” te asegura entretenimiento a raudales.

Se podrá decir que es otro procidemental más de los que inundan la programación de la mayoría de los canales. Sin embargo “Person of interest” tiene dos puntos fuertes a su favor que la hacen diferente al resto, al menos en estos comienzos.  En primer lugar tenemos a Jonathan Nolan, guionista de “Memento” y “El caballero oscuro” que nos presenta una serie llena de acción, con giros de guión inesperados y la utilización de cualquier elemento que muestre la acción al espectador desde diferentes puntos de vista.

En segundo lugar destaca la química de los dos protagonistas, algo importante si tenemos en cuenta que son la base de la serie y deben interactuar a menudo para impedir el crímen que va a suceder. Sin duda que Michael Emerson sigue siendo una presencia inquietante, y aunque su personaje en “Person of interest” tiene unas intenciones que parecen claras, su pasado y el por qué de sus traumas físicos darán seguro mucho juego. Junto a él, tenemos a Jim Caviezel, del que he de reconocer tenía mis dudas. Sin embargo, el papel de hombre atormentando le viene como anillo al dedo. Alguien sin nada que perder y sin ningún escrúpulo a la hora de conseguir lo que necesita para llevar a cabo su misión. ¿Puede ser un nuevo Jack Bauer como apuntaba mi amigo Antonio hace unos días? El tiempo lo dirá.