“Gran Hotel” pierde las cinco estrellas

Espero que sea la primera entrada de muchas. La semana que viene T5 mueve toda su parrilla en prime-time, maltratando a “Homicidios”, recuperando “Aída” para los domingos y tratando de bombardear “Gran Hotel” con “Tu si que vales”, la noche de los martes. La cadena de los realitys parece un poco desorientada, veremos que pasa.

Ha sido la novedad más importante de la semana, la bajada de audiencia de la serie de A3, si tenemos en cuenta que se trata de una apuesta fuerte de los de San Sebastián de los Reyes. No obstante, ganó a “Acorralados” en el prime-time del martes y fue el programa más visto del día con un 17,8% y 3.302.000 espectadores y hay que tener en cuenta que “El Hormiguero” con la broma con Dani Martín, le dejó un buen enganche de público que hubiera podido aumentar el número de espectadores. “Gran Hotel” ha logrado tener fieles seguidores a los que debe cuidar.

Los de “Homicidios” se han volcado esta semana en promocionar en las redes sociales su serie. Durante su emisión eran constantes los mensajes en Twiter, animando a la gente a no dejar de verla por lo avanzado de la hora, más que nada. Sus seguidores han protestado por el maltrato que se le ha dado a este producto por su cambio de día y de horario. Es un producto digno que quizá peque de haber sido planteado con una sola trama arco, lo que la hace avanzar muy lentamente y se supone que se trata de una serie de intriga que pide algo más de acción y profundidad en su argumento principal. 1.238.000 espectadores, 13,6% de share fue el seguimiento que tuvo esta semana.

“Aguila Roja” juega en la Champions. 6.391.000 seguidores, 31,1% de share y repasando sus números son unos seis millones de fieles seguidores. La serie es la niña mimada de TVE, en cada temporada se han aumentado presupuestos y se ha cuidado la incorporación de nuevos personajes con actores y actrices solventes (Mónica Cruz, Julia Gutierrez Caba); para la siguiente temporada se habla de la incorporación de Loles León. No cabe duda que no hay nada mejor que crear un buen héroe, un fiel escudero, un amor imposible y unos malos intrigantes de libro. Los cuentos siempre han gustado a los españoles y las andanzas del “Aguila Roja” no iban a ser una excepción. Si a todo ello añadimos una cuidada producción y una mezcla de acción, románticismo e intriga formamos la receta perfecta. En un corrillo, en los pasillos de TVE se comentó que sería de la audiencia de la cadena cuando acabara “Aguila Roja”; la respuesta de un veterano productor de la casa fue: “Aunque podría no acabar y convertirse en el cuéntame del S. XVIII”. Por cierto, el capítulo de esta semana no lo ha dirigido Rodrigo Cortés.

“Tierra de Lobos” se enfrenta a “Tu cara me suena”; es un duelo que cada cadena interpreta como le conviene, ya que la serie tiene más espectadores, mientras que el show que presenta Manel Fuentes reune un mayor share por su más larga duración. En ambos casos, parecen cumplir las espectativas de sus respectivas casas. “Tierra de Lobos” tiene un público fiel que le permite mantener una regularidad que, sin destacar, la asegura en la parrilla. Esta semana ha seguido la misma tónica que las anteriores, la ficción de T5 más espectadores pero menos share que el programa de A3, pero hay que destacar que el número de personas que vieron “Tierra de Lobos” aumentó en 200.00 con respecto a la semana anterior. Es infumable en la web de T5, tiene más cortes publicitarios que en Tv.

No sé que noviazgo tienen Globomedia y A3 para programar “El Barco” contra “Cuéntame”. Los navales son muy trampsos y no confian en su producto ya que tienen infinidad de tramas abiertas que no llevan a ninguna parte. Esta semana ha perdido espectadores, su producción cada vez es más deficiente y sus seguidores´se van dando cuenta. “Cuéntame” tiene 4.500.000 de fieles, mientras que los que navegan en “El Barco” buscan un hueco que ellos mismos van haciendo más estrecho, se dirigen a una endogamia sin sentido, tramas descompensadas y unos cambios de ritmo que el especatdor ni aguanta ni perdona. Debemos tener en cuenta que la fórmula de producción de Globomedia pasa por volcarse en los primeros capítulos, haciendo derroche de medios, para luego asentarse en la economía del tomar el pelo. El caso es que los que navegan van camino de naufragar.