El visionado de “Fringe” en el Festival de Series quedó deslucido por la mala calidad de imagen

Tras el prometedor final de la tercera temporada de “Fringe” que logró aumentar el ansia por la llegada de la cuarta temporada de una serie que ha ido de menos a más a lo largo del tiempo, el viernes pudimos asistir dentro del especial del Festival de Series titulado “Las series son fantásticas”, a un pase de la cuarta temporada y en versión original.

El primer capítulo de la cuarta temporada no es ni mucho menos el mejor primer capítulo de temporada que ha tenido la serie. Las bajas audiencias en América hacen que se tambalee la continuidad de la serie pero la integridad de la historia empieza a llamar también a una resolución digna antes de empezar a enredar tramas y personajes y dejar al espectador perdido en un espacio de preguntas sin respuesta.

El público de la serie está compuesto de fieles seguidores que se dieron cita en el Festival de Series. Cada capítulo de la serie realiza un gran revuelo en internet y de suponer que lo siga realizando, siguiendo la estela de otras grandes series. Otra cuestión es si los guionistas sabrán mantener una historia que combina dos mundos paralelos antes de que realmente empiece a agrietarse la serie, y aquí no habrá ámbar que valga para tapar los daños.

La proyección quedó algo deslucida por una falta de definición en la imagen que no permitía adentrarse completamente en la historia mostrada. Además, la falta de sonidos de frecuencias altas tampoco ayudó a disfrutar de un capítulo muy estándar dentro de la serie que debería invitar más a engancharse a la serie tras la erosión de audiencias sufrida.