Nada nuevo luce bajo el sol de Florida en “The Glades”

Ayer lunes 5 de septiembre FOX estrenaba “The Glades”, serie que sigue las peripecias del detective de homicidios Jim Longworth que tras ser despedido injustamente del Departamento de policía de Chicago, se traslada a Palm Glades, una tranquila zona residencial del Sur de Florida dónde piensa que sólo va a tener tiempo para jugar al golf y ponerse moreno. Longworth sin embargo descubrirá pronto que la tranquilidad del lugar es sólo en apariencia y que el índice de crímenes puede superar al de Chicago. Esta es la premisa argumental de una serie, que aunque se deja ver no aporta nada nuevo al ya manido género del procidemental.

El subgénero del procidemental se ha puesto de moda en las series en la última década gracias sobre todo a que para el espectador medio sus tramas son fáciles de seguir. Episodios autoconclusivos, casos normalmente no demasiado enrevesados y en muchos casos personajes protagonistas carismáticos o peculiares que aglutinan la atención del espectador. Hace una década “C.S.I.” reabrió la veda de este subgénero y hoy junto a la famosa franquicia producida por Jerry Bruckheimer nos encontramos con un aluvión de series, todas con la misma estructura y con una subtrama general apartada del caso de la semana.

Series clónicas en definitiva que buscan la diferencia en sus personajes protagonistas, en la personalidad de estos para hacerlos atractivos a la audiencia. Así nos encontramos a un maniático compulsivo en “Monk”; a un joven alocado que simula ser vidente en “Psych”; a hombre que antes se dedicaba al mundo de la videncia y que ahora busca vengar la muerte de su esposa a manos de un psicópata en “El Mentalista”; una pareja de mujeres, una forense y otra detective de homicidios en “Rizzoli & Isles”; o a un novelista de éxito metido a detective en “Castle”.

Estos son algunos ejemplos de procedimentales policiacos con personajes centrales que aglutinan todo el protagonismo y que cuentan con algún secundario que aporta el momento humorístico o de contrapunto serio al protagonista.

Y dentro de este subgénero nos encontramos a “The Glades”, la nueva serie de FOX, protagonizada por el actor australiano Matt Pasmore. Ambientada y rodada en el sur de Florida, la serie sigue las andanzas de un peculiar detective de homicidios más preocupado por tomar el sol, mejorar su hándicap en el club de golf y en ligar con la enfermera que le atiende en el hospital tras su encuentro con un caimán.

“The Glades” no deja de ser una serie procidemental más, con un personaje central, protagonista absoluto de todo lo que ocurre en la serie, pero que deja una sensación de que estamos ante el listillo de la clase al que los empollones odiaban porque se reía de ellos.

Quizá solo sea la primera impresión, pero en el caso de “The Glades”, la serie aporta bastante poco al género y ni siquiera los personajes secundarios dan de momento el  juego o contrapunto necesario al personaje principal. Kiele Sanchez, la enfermera sexy por la que el protagonista se vuelca es demasiado fría y Carlos Sanchez, amigo y compañero de golf de Longworth tampoco termina de convencer en su papel de médico forense del laboratorio criminal.

En suma, “The Glades” es una serie correcta, que cumple su función de entretener pero que no ofrece nada nuevo bajo el sol del subgénero procedimental. Rodeado de pantanos, caimanes, campos de golf y gente guapa, el detective Longworth no deja de ser el típico listillo de la clase que se cree mejor que los demás y que posiblemente lo sea pero que de tanto restregártelo por la cara terminas por odiarlo.