La “noticia del año” en el mundo del motor: la participación de Fernando Alonso en las 500 millas de Indianápolis

cabecera

A finales del mes de mayo pudimos disfrutar en Movistar+ de la carrera de monoplazas más importante de Estados Unidos, las 500 millas de Indianápolis. Cierto es que hace años que se emite en España, aunque con seguimiento minoritario; pero este año ha sucedido algo que ha cambiado completamente esa situación. Nos referimos a la participación de Fernando Alonso en dicha carrera. Aunque hace años que otro piloto español, Oriol Servià, disputa esta prueba, no fue hasta que Alonso anunció su participación cuando mucha gente oyó hablar de ella.Pero no ha sido sólo en España donde se ha producido este aumento de popularidad, sino incluso en Estados Unidos, donde, para el primer test de Alonso, la IndyCar organizó un programa de 7 horas de duración con tertulias y entrevistas en directo, emitiéndose en Youtube y en Facebook, y consiguiendo una audiencia acumulada de más de 2 millones de espectadores. Tengamos en cuenta que hablamos de un test privado, con un único coche y sólo emitido por Internet.

Además, desde que se conoció la intención de Alonso de participar, se produjo un aumento significativo en la venta de entradas en el circuito, las visitas a la web oficial de la IndyCar se dispararon, e incluso, como efecto en el otro sentido, la audiencia del Gran Premio de Rusia de Fórmula 1 aumentó en Estados Unidos. Esto último puede ser casualidad, pero podemos decir que sería demasiada casualidad que esto ocurriera después del anuncio de Alonso.

En España, Movistar+ emitió la clasificación en directo ambos días, y para la carrera preparó un previo de 50 minutos con debate en plató y envió a 2 personas al circuito de Indianápolis, algo impensable en años anteriores.

Y lo mejor es que Alonso no defraudó en absoluto, lo hizo todo bien, liderando la prueba en varias ocasiones, no metiéndose en problemas, haciendo adelantamientos arriesgados cuando había que hacerlos, e incluso nos deleitó con una “salvada” monumental de una situación similar a la que originó el brutal accidente de Sebastien Bourdais en clasificación, y que le provocó múltiples fracturas en la pelvis y en la cadera derecha. Lamentablemente, como le lleva sucediendo varios años, su motor Honda le dejó tirado y le obligó a abandonar, no sin antes recibir una ovación de los espectadores del circuito puestos en pie. Esto ha hecho que se le haya otorgado el premio al Novato del Año, imponiéndose incluso a Ed Jones, que terminó en tercera posición.

bourdais

Tengamos en cuenta también que Fernando Alonso no tenía ninguna experiencia en circuitos ovales ni en coches de IndyCar, no había realizado salidas lanzadas desde que corría en karting, y el riesgo de este tipo de carreras es mucho mayor que en las disputadas en circuitos ruteros o urbanos. Como dato, en esta década han fallecido en circuitos ovales dos pilotos, Dan Wheldon en las Vegas en 2011 y Justin Wilson en Pocono en 2015; ha resultado herido muy grave James Hinchcliffe en Indianápolis en 2015; y este mismo año hemos podido ver el accidente de Sebastien Bourdais mencionado anteriormente. Sin olvidar otros accidentes espectaculares sin consecuencias como el de Scott Dixon este año, donde si el aterrizaje del monoplaza en el muro se hubiera producido con otro ángulo, estaríamos hablando de una situación muy distinta. Por ello no se entienden las declaraciones de Lewis Hamilton poniendo en duda el nivel de los pilotos de Indycar, muy desafortunadas en mi opinión.

indycar1En el terreno de los negocios, ha sido una jugada magistral de Zak Brown, el jefe de McLaren, de Fernando Alonso, y de la IndyCar. Por parte de Brown, ha sido una manera genial de dar a conocer su marca en un pais con más de 300 millones de habitantes. Por parte de Alonso, ha sido la forma de generar nuevos aficionados en un pais que, quién sabe, puede ser su próximo destino cuando abandone la Fórmula 1 dentro de pocos años. Y por parte de la IndyCar, ha sido la manera de recuperarse del cisma CART-IRL de hace 20 años y ganar en popularidad en Europa. Puede ser que en pocos años veamos de nuevo alguna carrera en nuestro continente (ya las hubo en el Lausitzring, en Alemania, y Jerez pudo tener una carrera en 2008 que no pudo celebrarse por la bancarrota de la ChampCar). E, indirectamente, esto ha afectado a la Fórmula 1, que ha aumentado su popularidad en Estados Unidos, y que, quizás, los nuevos propietarios americanos aprovechen. En Austin veremos los resultados. Y los recibimientos a Alonso y a Hamilton.

alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>