27º European Film Festival Yangón: cine, pagodas y cartulinas censoras

yangonfilm

Otoño es una estación propicia para los festivales de cine, un tiempo pausado, entre los calores veraniegos con sus leves estrenos y la avalancha de producciones navideñas, unos meses para ver buen cine. Eso en la vieja Europa; aquí, en territorio birmano, el otoño no existe y en su lugar se vive la estación de las lluvias, y los monzones, con violentas descargas de agua, marcan el paso de los días y liberan la tierra del azote de un calor infernal. El cine se convierte así en algo más que un lugar donde soñar: un lugar donde refugiarse.

Sigue leyendo