“Los odiosos ocho”: Tarantino no defrauda

losodiososochoTarantino debe adorar a su público, porque le permite ser fiel a sí mismo sin que eso signifique un lastre tanto a nivel tanto personal como fílmico. Porque le permite el tono pomposo e irónico que los personajes tienen película tras película, sin que se echen de menos otros registros. No sabemos qué tipo de cine hubiera firmado el director en el hipotético caso de que el éxito no le hubiera acompañado, pero buena parte de su mérito está en que nadie piensa hubiera sido muy distinto del que conocemos.

Sigue leyendo