“Billy Lynn”: De la escabechina al circo

BillyLynn01‚ÄúDestrozar otro pa√≠s es f√°cil, pero para enfrentarte al tuyo hay que ser un h√©roe‚ÄĚ (Kathryn)

Hay guerras que arrastran su condena como los cometas la cola. Tradicionalmente los hombres eran enviados a matar y morir por las razones más peregrinas y aquello se veía como algo inevitable, parte de los ciclos naturales de la vida. Con el tiempo se teorizó el asunto y acabó convertido en un párrafo del célebre tratado de Clausewitz, un instrumento político que se servía de la violencia y la intimidación a gran escala. La censura, el sentimiento patriótico y la escasez de documentos de primera mano, fiables e inmediatos, limitaban la crítica a la guerra a un sector de la población tan reducido como denostado.

Sigue leyendo