“Skyfire”: puro espectáculo pirotécnico

skyfireA pesar del año que estamos viviendo (y que está por fin a punto de acabar), el cine de catástrofes naturales es un subgénero cinematográfico que no pasa de moda. Desde la mítica “Terremoto”, pasando por “Armaggedon”, “Volcano”, “El día del mañana”, “2012″, hasta la más reciente “Greenland: El último refugio”, el cine ha retratado de mil maneras imaginables, formas a cuál más espectacular, de enfrentar al hombre contra la naturaleza. En este enfrentamiento, normalmente el hombre suele salir perdiendo, y si vence es más por suerte o por caprichos del guionista de turno. El pasado 4 de diciembre se estrenaba en las plataformas españolas, en Premium VOD, “Skyfire”, superproducción china que apuesta por la espectacularidad y la acción, con un volcán como villano de una película palomitera no apta para exigentes.
skyfire3Dirigida por el director británico Simon West (Lara Croft: Tomb Raider), “Skyfire” nos traslada a la isla de Tanhuo , un verdadero paraíso natural, salvo por un detalle: se encuentra en pleno cinturón volcánico del Pacífico. El lugar ya vivió una tragedia años antes, pero con el volcán como reclamo turístico, un empresario sin escrúpulos (no podía ser otro que Jason Issacs) ha construido un lujoso resort en la isla sin reparar en los riesgos que esto conlleva, a pesar de los avisos de la joven vulcanóloga Meng Li (Hannah Quinlivan). Evidentemente, el volcán no está por la labor de quedarse tranquilo, y entrará en erupción de forma aún más destructiva que años atrás. Ayudada por su padre, con el que como es lógico (algo de chicha hay que darle a la trama) no se lleva bien por un trauma del pasado, Meng Li y él, iniciarán una carrera contrarreloj para salvar el mayor número de vidas, mientras huyen de la devastación de lava y cenizas que los persigue.

skyfire2Como veis, “Skyfire” sigue el patrón de la mayor parte de este tipo de producciones, tomando prestadas situaciones y personajes de otras películas, para construir un conjunto entretenido y con un ritmo desenfrenado, que no pasa de ser un mero pasatiempo verbenero (tampoco pretende otra cosa). Así que no esperéis grandes diálogos, ni personajes llenos de matices. En su lugar hay explosiones, protagonistas guapos y suertudos, y mucha acción. Hay por supuesto, una trama más romántica que une a dos protagonistas bajo el agua (¿la pedida de mano más cursi de la historia?), y una tragedia del pasado de la que fueron protagonistas años atrás padre e hija en la isla. Pero, “Skyfire” es consciente de lo que es y de lo que ofrece, por lo que, si hay que otorgarle una virtud por encima de todo a la película, es que no termina de tomarse demasiado en serio así misma. Sí, hay muerte y destrucción claro está, pero cuando ves un teleférico atravesar el interior de una montaña, que lleva a los turistas hasta un mirador dentro del cráter del volcán, ya sabes que es lo que te va a ofrecer la película. Porque evidentemente “Skyfire” sabe cuál es su baza principal, y esa no es un guion lógico y con sentido. A nadie en su sano juicio se le ocurriría invertir en un hotel de lujo junto a un peligrosísimo volcán. Pero, esto es cine, y sin empresarios arriesgados y sin escrúpulos no habría espectáculo. Porque eso es lo que nos da a lo largo de sus noventa minutos la película dirigida por Simon West, puro espectáculo, lleno de acción, explosiones y locuras sin fin.

skyfire4Con un corto preámbulo que nos sirve para presentar a los personajes protagonistas, “Skyfire” pone las cartas sobre la mesa, sin engañar a nadie, y una vez que el volcán entra en erupción, la acción no se detendrá a lo largo de la casi hora y media de duración de la película. Siempre hacia adelante, sin parar, sin detenerse, seremos testigos de saltos imposibles entre vehículos en marcha, huidas de ríos de lava ardiente, explosiones de barcos, pueblos destruidos… Como película de catástrofes, “Skyfire” ofrece toda una sinfonía de destrucción al servicio del espectáculo, pero sin pararse a pensar en la lógica o en el sentido común. No hay tiempo para eso, y no nosotros como espectadores entramos en ese juego divertido, en el que vemos como el volcán lanza piroclastos a diestro y siniestro, con una puntería que el misil balístico más moderno llegará a tener. Si no piensas demasiado en lo que pasa, ni te fijas en el abuso del croma (en esto ayuda el ritmo vertiginoso de la acción), “Skyfire” es esa película ideal para ver con amigos (cuando se pueda), una buena fuente de palomitas y algún brebaje con varias decenas de grados de alcohol.

skyfire5“Skyfire” es en definitiva, una película de consumo rápido, pensada para disfrutarla en el momento y pasar a otra cosa. Entre explosiones y destrucción, la película que dirige Simon West es honesta y no pretende otra cosa que proporcionar espectáculo, ofrecer diversión y permitirnos como espectadores desconectar un rato de nuestras preocupaciones. No es un producto pensado para quebrarnos la cabeza, ni tampoco se sostiene en ninguna base científica. Básicamente, “Skyfire” es puro entretenimiento palomitero. Ni más ni menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>