Las Nuevas Olas: 20 títulos que retratan nuestro tiempo, en el Festival de Sevilla

ghostsnuevasolassevilla20Caminos poco transitados, osados, insólitos: las secciones Las Nuevas Olas y Las Nuevas Olas No Ficción siempre sorprenden con películas que proponen asuntos de largo alcance y que desafían las narrativas convencionales con atrevimiento e innovación. Una programación de 20 títulos que se fija en aquellos talentos que vienen a renovar el panorama del cine europeo, sin perder de vista a maestros inquietos que siguen mostrando un insobornable espíritu joven y una resistencia a no perder frescura ni capacidad de riesgo.

El amor está en el aire

En tiempos que replantean las dinámicas y reglas de las relaciones amorosas, en la sección Las Nuevas Olas coinciden un puñado de películas que reflejan esa revisión constante. Ocurre, por ejemplo, en Seven Small Coincidences, vuelta al cine de un viejo rockero de espíritu joven, el húngaro Péter Gothár. 17 años después de su último largometraje, Magyar szépség, y con una trayectoria a sus espaldas iniciada en los años 70 (con premios en Cannes, Venecia o Karlovy Vary), ahora propone un extraño encuentro: el de un matrimonio y su hijo con una joven cuya llegada trastocará su tranquila y rutinaria existencia. La necesidad, fallida, de encontrar un compañero sentimental de por vida y el cosquilleo que provocan los nuevos comienzos, son algunos de los temas que sobrevuelan en este imaginativo y desbordante regreso al cine del histórico Gothár.

Tampoco es común el naturalista triángulo amoroso que plantea Oasis: el cineasta serbio Ivan Ikić nos conduce hasta una institución real para personas con discapacidad intelectual y apuesta por tres de ellos como protagonistas de una poderosa historia de amor y deseo. Ambientado en la Yugoslavia de Tito, el film se presentó en Venecia, y fue premiado con el Europa Cinemas Label , reconocimiento de los exhibidores europeos, y que suele aumentar la promoción y circulación de los films que consiguen su sello.

La finlandesa Hannaleena Hauru también pone patas arriba las relaciones sentimentales de nuestra época en Fucking with Nobody, que dirige, escribe y coprotagoniza. En tono de comedia fresca y canalla, y jugando con elementos propios de la sátira y la autoficción, el film sigue la peripecia de una cineasta con un proyecto profesional que podría alterar su convencida soltería: crear una falsa relación romántica en Instagram.

Y en el contexto de una rara pandemia que genera la pérdida de memoria de sus víctimas, el protagonista de Apples acude a un programa de rehabilitación que debe servirle para crear nuevos recuerdos y, en definitiva, una nueva personalidad. Tragicomedia melancólica, sirve de carta de presentación de Christos Nikou, que debuta como director tras ejercer de asistente de Yorgos Lanthimos en films como Canino. Apples conserva el minimalismo y el humor negro propios del cine de la Nueva Ola Griega.

De algún modo, también los protagonistas de Rascal viven una relación insólita, alejada de toda convención romántica. Insólita mezcla de thriller y cine social, ambigua y oscura, la ópera prima de Peter Dourountzis sigue a dos personajes con un inquietante reverso oscuro que viven al margen del sistema. Les dan vida Pierre Deladonchamps (El desconocido del lago) y Ophélie Bau (Mektoub my Love).

Instinto de supervivencia

nightofkingsuevasolassevilla20Personajes en situaciones límite, vidas amenazadas, rebelión contra la opresión. Varios de los títulos de Las Nuevas Olas nos sitúan en ese contexto. Ocurre, por ejemplo, en Ghosts, la enérgica ópera prima de la turca Azra Deniz Okyay, que ganó la Semana de la Crítica en el Festival de Venecia y que da una vuelta de tuerca al subgénero de vidas cruzadas. Situada en un futuro inminente, marcado por la represión civil, la película es un vigoroso grito de rabia contra el sometimiento de la población y retrata a una generación de jóvenes, la de la propia directora, que intenta transformar y dar esperanza a las tensiones que traumatizan a la sociedad turca contemporánea.

Sobrevivir gracias a la imaginación y al poder de la literatura, armas contra la violencia y el miedo:  ocurre en Night of the Kings, de Philippe Lacôte, film que convierte a su protagonista en una especie de Shcherezade de Las 1001 noches. Tras ser encarcelado en la gigantesca prisión de MACA, una de las más grandes de África, un joven es obligado a participar en una tradición que le obliga a pasar toda una noche contando una historia a sus compañeros de condena bajo la amenaza de ser asesinado si fracasa en su misión. Premiada en el último Festival de Toronto, Night of the Kings se postula en la carrera hacia los Oscar a mejor película extranjera.

Identidades amenazadas

La supervivencia, y la gestión emocional del shock, sobrevuelan el potente punto de partida de Conference, que firma el ruso Ivan I. Tverdovskiy y obtuvo excelentes críticas en Venecia. Un film que gira en torno a las consecuencias del traumático ataque que un grupo de terroristas chechenos llevó a cabo en el Teatro Dubrovka de Moscú en el año 2002. Un acto violento que tuvo una desmedida respuesta de las fuerzas de élite rusas, responsables con la aprobación de Vladimir Putin de la muerte de los atacantes, pero también de la de más de un centenar de rehenes por el uso de un agente químico desconocido.

Personajes en encrucijadas íntimas, que luchan contra los elementos para no perder su esencia como seres humanos -o para encontrarla ante los vaivenes vitales-,  quedan representados en la programación de Nuevas Olas en películas como Naked Animals, de Melanie Waelde. Íntimo y descarnado retrato de un grupo de adolescentes en una ciudad de provincias alemana: jóvenes desorientados, sin rumbo, cuyas esperanzas solamente encuentran cobijo en su amistad grupal. La ópera prima de la germana Melanie Waelde recibió una Mención Especial en el premio al Mejor Debut en la última Berlinale.

También ocurre en Honey Cigar, debut en la dirección de Kamir Aïnouz, coguionista de la exitosa comedia LOL (2012). Se trata de una reflexión sobre el legado y la identidad con apuntes autobiográficos. Un relato que da la perspectiva de una joven (Zoé Adjani, sobrina de Isabelle Adjani), francesa de segunda generación, dividida entre dos culturas: la tradición y la modernidad, las costumbres de su lugar de origen, Argelia, y las del país que acogió a sus padres años atrás. Honey Cigar inauguró los Venice Days del  Festival de Venecia.

Y la experiencia de la emigración y la adaptación a un hogar nuevo tiene mucho peso en Exile, el segundo largometraje del kosovar afincado en Alemania Visar Morina. Tras pasar por Sundance y la Berlinale, la película se centra en la peripecia de un hombre, también emigrante, que cree sufrir bullying y racismo en el trabajo, aunque duda de si todo es resultado de su propia paranoia, provocada por los dolorosos fantasmas del pasado. Cine vibrante, nervioso, con toques de humor soterrado, Exile representa a Kosovo en la carrera hacia los próximos Oscar.

Otros dos largometrajes ya anunciados también ponen el foco en personajes en pleno proceso de reconstrucción íntima: la coproducción franco-lituana Walden, de Bojena Horackova, hace una melancólica y poética mirada a dos momentos de la vida de una mujer, en su adolescencia antes de la caída del Muro y del comunismo, y 30 años más tarde, cuando regresa a Lituania tras su exilio francés. Y la película española Pa’tras, ni pa’tomar impulso, de Lupe Pérez García, retrata a una carismática y enérgica bailarina de flamenco que viaja a Argentina tras un desengaño amoroso para replantearse toda su existencia.

Siete miradas al mundo que nos rodea

Siete largometrajes forman parte de la sección Nuevas Olas No Ficción, dedicada a un cine que se interroga sobre lo real con discursos potentes y que mira directamente a los ojos a asuntos que importan y nos rodean, con herramientas propias del documental. Así lo hace Bienvenidos a Chechenia,  film que llegará al Festival de Sevilla con el Premio del Público en la última Berlinale y como gran vencedora del Festival de Tesalónika: un retrato inmisericorde de la arriesgada resistencia de un grupo de activistas chechenos ante las represivas y salvajes políticas anti-LGTBIQ+ promulgadas por Kadyrov. Dirigida por David France (que en 2013 fue nominado al Oscar al Mejor Documental con How to Survive a Plague), se centra en algunos casos de personas amenazadas por su condición sexual, y en aquellos que ayudan a salir de Chechenia a las amenazadas víctimas del régimen.

También galardonada en Berlín, se llevó el premio Teddy, la producción francesa If It Were Love, de Patric Chiha, se sumerge en la trastienda de un grupo de danza que representa el espectáculo Crowd, de Gisèle Vienne. Una pieza que explora la cultura rave de los años 90, protagonizada por una quincena de jóvenes bailarines que, en la película, se confunden con los personajes que interpretan. Un sensual e hipnótico estudio sobre el cuerpo humano a ritmo de techno.

Muy potente es, también, la mirada de un grupo de supervivientes de la Guerra de los Seis Días que reclaman a las autoridades el reconocimiento y la condena del conflicto en Downstream to Kinshasa, del congolés Dieudo Hamadi, coproducción entre Congo, Bélgica y Francia, que cuenta con el aval de la Cannes Label.

Y tan luminosa como conmovedora es la producción francesa Little Girl, con la que Sébastien Lifshitz nos presenta a Sasha, una niña transgénero de siete años que desafía la violenta rigidez de los prejuicios sociales, afrontando su proceso de transición con el apoyo de su combativa y empática familia

Tres películas españolas, ya anunciadas por el Festival, completan la programación de Nuevas Olas No Ficción. Son Nación, de Margarita Ledo; Nueve Sevillas, de Gonzalo García Pelayo y Pedro G. Romero, y Dear Werner (Walking on Cinema), de Pablo Maqueda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>