“La habitación”: deseos que llevan a la perdición

lahabitacioncriticaEn demasiadas ocasiones se utiliza con menosprecio el termino ciencia-ficción para definir una película, un libro o una serie. En muchos casos, ese tono peyorativo que transmite tanto el público en general como algunos supuestos expertos en particular, acusa al género de narrar historias sin fondo y sin valor humano. Aposentando sus críticas en argumentos repetitivos sobre historias con naves espaciales y ambientadas en mundos lejanos. Pero, con todo, sin dejar de lado que la ciencia-ficción también ofrece ese tipo de historias, no se puede obviar que este género es capaz de abarcar tantas formas de narración, como mundos lejanos imaginemos. Entre esas historias que no son mero espectáculo, sino que plantean historias que ponen al ser humano frente a dilemas morales, se encuentra “La habitación”. Un thriller que por medio de la ciencia-ficción nos expone que ocurriría si tuviéramos a nuestro alcance todo lo que pudiéramos desear.

lahabitacioncritica5No siempre es necesaria la utilización de grandes efectos visuales para narrar una historia que enmarcada en el género de la ciencia-ficción. Nada más lejos de esa presunción, que otorga valor de ley a los que piensan que solo existe “Star Wars”, “Star Trek” y sagas parecidas. Y, que conste que soy fan como el que más de estas historias galácticas, que también narran historias que ponen al ser humano afrontando problemas actuales, pero con la pátina de ciencia-ficción “comercial”. Pero, también existe esa ciencia-ficción más especulativa, que deja a un lado la parafernalia de siglos futuros y mundo lejanos, para ofrecernos historias igual de adictivas, pero con componentes más realistas y cercanos. No voy a decir más humanos, porque estaría cayendo en el mismo error que muchos cometen al hablar de la ciencia-ficción. Porque puede ser aún más real y cercano que cualquier ficción, el remake de “Battlestar Galáctica”, por mucho que haya naves espaciales y robots en su historia. Una historia que traslada a ese mundo imaginario temas tan “humanos” como la religión, la política, los límites éticos de la ciencia o el dilema moral de justificar la tortura si el fin lo justifica.

lahabitacioncritica3En el caso de “La habitación”, estrenada este pasado viernes en cines, la película del director francés Christian Volckman, sigue los pasos de Matt (Kevin Janssens) y Kate (Olga Kurylenko), un joven matrimonio que se acaba de mudar a una nueva casa lejos de la gran ciudad. Él es un pintor que busca en aquel lugar apartado inspiración para su obra, y ella, trabaja como traductora, ambos formando una pareja buscando una casa ideal donde realizar sus sueños. Poco a poco se instalarán en este nuevo hogar, y mientras realizan la reforma, descubrirán una habitación oculta. Y, casi podría decir como anunciaba Mayra Gómez Kemp en el “Un, dos, tres”: “Hasta aquí puedo leer”. En muchos aspectos, “La habitación” es una película de la que se puede hablar demasiado sin desvelar gran parte de sus secretos, que como espectadores poco a poco iremos descubriendo. Aunque, no es menos cierto que el tráiler ya apunta ciertos detalles que un observador avispado no podrá dejar pasar, aunque no siempre podemos confiar en lo que ven nuestros ojos.

lahabitacioncritica4Esa habitación que da título a la película, construida en una casa lejos de cualquier parte (que cuenta con un pasado que también tiene su importancia en el desarrollo de la historia), pone al alcance de los protagonistas, cualquier deseo que se les ocurra. Sólo con decirlo, este se hará realidad. Se acabó el esfuerzo y el trabajo duro. Esta pareja que buscaba un hogar donde empezar una nueva vida se encuentra cara a cara con el sueño imposible de cualquier mortal. Evidentemente, no todo es tan perfecto como podríamos imaginar, y tenerlo todo al alcance de la mano no es sinónimo de felicidad. Porque, ¿en qué consiste la felicidad? ¿Hasta qué punto podemos sentirnos satisfechos por conseguir todo lo que queramos con solo decirlo en voz alta? Son preguntas que se plantean a lo largo de la película, y que como espectadores nos asaltan mientras asistimos a una alocada orgía de codicia desenfrenada. Aunque, como era de esperar, esta máquina de hacer de deseos (maravilloso diseño con influencias del steampunk) impone sus condiciones.

lahabitacioncritica2La película de Volkman se toma su tiempo para presentarnos la historia que hay detrás de la habitación, y de las consecuencias que tiene usarla. Con una pareja protagonista fantástica, destacando la gran actuación de Olga Kurylenko, que demuestra aquí que no es solo una chica Bond, “La habitación” apuesta por estilo visual peculiar. Con un único escenario, la casa en la que viven ambos, la fotografía juega un papel fundamental, llena de claroscuros que sintetiza muy bien el estado de ánimo cambiante de los protagonistas, y que nos introduce de lleno en mundo que no siempre sabremos si es real o imaginario. Ese juego nos mantiene atentos a lo que va sucediendo, en una historia llena de sorpresas que se irán desvelando poco a poco.

lahabitacioncritica6En definitiva, en este atípico y porque no decirlo, horrible año, “La habitación” es sin duda uno de los estrenos más estimulantes y sorprendentes que han llegado a nuestras carteleras. Un thriller que ahonda en la insatisfacción intrínseca del ser humano que por naturaleza nunca tiene suficiente, nunca se siente completo. Con una historia que no necesita de grandes efectos especiales, y con un ritmo narrativo que va poco a poco in crescendo, la película de Volkman te irá atrapando apenas sin darte cuenta. Cautivadora y llena de fuerza visual, su historia conseguirá introducirnos en un mundo dentro de otro mundo, quedando atrapados por su atrevida propuesta. No lo dudes, déjate atrapar por “La habitación”, no te arrepentirás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>