“El diablo a todas horas”: la degradación del alma humana al descubierto

eldiabloatodashorasViolenta, oscura, deprimente o asfixiante, son algunos de los calificativos que se me vienen a la mente una vez acabo de ver “El diablo a todas horas”, la película que adapta la novela de Donald Ray Pollock y, que Netflix estrenó el pasado 16 de septiembre. Un film que significa un sórdido viaje por la América profunda más fanática y oscura, que nos lleva por un sendero lleno las peores representaciones del ser humano. Una odisea en la que impera la desesperanza y la podredumbre carcome el alma humana. Y, a pesar de todo lo dicho, nos encontramos con película que no podremos dejar de ver, con una trama adictiva que nos conduce por los recovecos del mejor género negro. Sin duda, una de las mejores películas originales de Netflix en lo que llevamos de año.

eldiabloatodashoras2Estamos en un lugar perdido de Ohio, que apenas aparece en los mapas y está lejos de todas partes. Allí viajaremos, voz en off mediante (que nos sirve de guía a lo largo del film) para conocer al veterano de guerra Willard Russell (Bill Skarsgård), quien asiste impotente a la inevitable muerte de su mujer. Desesperado por salvarla, Willard Russell convierte sus oraciones en un sacrificio sangriento. Pero, ni su fe acérrima ni las ofrendas que realiza junto a su hijo Arvin en un improvisado altar en pleno bosque parecen hacer lo que los médicos no consiguen. Las acciones de Russel llevan a su hijo Arvin (Tom Holland) a pasar de ser un niño que sufre abusos en el instituto a convertirse en un hombre que sabe cuándo y cómo ha de pasar a la acción. A lo largo de dos décadas, desde la resaca posbélica de los años cincuenta hasta los esperanzadores sesenta, Arvin crece marcado por la violencia y por la oscuridad que parece rodearle. A lo largo de esas dos décadas, se desatará una tormenta de fe, violencia y redención de la que seremos testigos.

eldiabloatodashoras3Podría parecer todo lo contrario, pero “El diablo a todas horas”, a pesar de toda su crudeza, que nos lleva a adentrarnos en la más oscura depravación del alma humana, es una de esas películas que no puedes dejar de ver. Con un ritmo aparentemente pausado, su narración consigue sin artificios ni alardes visuales que nos distraigan, atraparnos en su historia y, en la odisea que viven sus protagonistas. Narrada en voz off, algo que le confiere un tono muy literario a la narración y, que no se hace ni pesada ni cargante, pese lo que podríamos pensar. Esa voz es nuestra guía a lo largo de nuestro viaje por este oscuro paisaje que parece haber sido abandonado por la esperanza. Un lugar en el que nos encontraremos personajes siniestros que van desde predicadores enfebrecidos y libidinosos hasta una extravagante pareja de asesinos en serie que conduce por las carreteras norteamericanas a la caza de sus víctimas, pasando por un sheriff corrupto que solo piensa en su reelección. Todos estos personajes terminan formando parte de la historia, y cruzándose de algún modo u otro en la vida de Alvin.

eldiabloatodashoras6La razón de ser de una buena historia es saber captar la atención del espectador (o del lector) y, hacer que por muy difícil que sea de digerir lo que se nos está narrando, no queramos abandonar su visionado hasta que la pantalla llegue a negro (o a que leamos la última palabra de la última página del libro). “El diablo a todas horas” tiene esa virtud que nos recuerda a esas películas que se nos quedan grabadas en la memoria y en el corazón, sobre todo por lo que cuentan, más que por como lo cuentan. Porque como ya he comentado, el film que dirige Antonio Campos no contiene florituras visuales, ni planos elaborados ni movimientos de cámara que nos dejan con la boca abierta. Al contario, la cámara solo cumple con su función de ser la ventana por la que, como espectadores seamos testigos de un relato crudo, perturbador y sin concesiones. La sencillez prima sobre cualquier aspecto visual que no ayude a definir la historia. Una sencillez que no implica falta de imaginación, sino todo lo contrario. Ya que nos encontramos ante una historia que no necesita elementos que desvirtúen su mensaje. Los personajes, sus actos y las consecuencias de los mismos, están tratados de forma realista, llevando al límite sus circunstancias.

eldiabloatodashoras4“El diablo a todas horas” nos acerca a esa América Profunda nada complaciente con la razón y en la que la ignorancia y el fanatismo religioso campan a sus anchas. Algo que sigue escapando al sentido común y al paso de los años. La razón no tiene cabida en este lugar, que escapa a cualquier consideración que se aleje de las leyes marcadas por la religión. La fe malentendida, que se extiende como una plaga, gracias a que se aprovecha de la pobreza, la ignorancia y la desesperación de quien no tienen otra salida. Esa América Profunda que tantas veces hemos visto reflejada en películas y series de televisión, aquí no necesita de llevarnos por los caminos del terror rural para que nuestra inquietud se dispare. Sobre todo, porque estamos ante una película que construye un perturbador relato sobre la hipocresía que se esconde tras la fe más fanática e irracional. No hacen falta ni una familia caníbal ni un bosque encantado para horrorizarnos. El ser humano, con sus contradicciones y sus defectos, es más aterrador que cualquier ser sobrenatural que se nos ocurra.

eldiabloatodashoras5Adaptando la novela de Donald Ray Pollock (publicada en España por Literatura Random House), autor que reconozco que no conocía hasta que empecé a ver la película, “El diablo a todas horas” nos propone un viaje por un lugar tan hermoso como violento. Con unos personajes que están llenos de costuras rotas y, que viajan por la vida sin otro objetivo que sobrevivir a costa de los demás, la película dirigida por Antonio Campos para Netflix no os dejará indiferentes. No estamos ante un film de visionado fácil, porque la desesperanza y la oscuridad lo inunda todo, y tal vez en los momentos en los que estamos no sea la elección ideal para ver. Pero, resulta que sucede todo lo contrario, ya que a pesar ser un relato tan perturbador, en el que la violencia, la locura, el fanatismo y la muerte forman parte intrínseca del mismo, su historia nos enganchará desde el principio. Y, no por el morbo que pudiera esconder la película (que no lo hace), sino porque consigue a pesar de todo lo horrible de lo que somos testigos, no perder la esperanza ni abandonar el viaje que iniciamos junto a Alvin Russell. La magia del cine hecha sencillez que os atrapará sin remedio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>