“Quisiera que alguien me esperara en algún lugar”: cuatro hermanos y los sueños por cumplir

quisieraquealguienmeesperaseUn reencuentro con el pasado, una voz al otro lado del teléfono, el peso de la responsabilidad de una vida que sientes que no es la tuya. Con un estilo delicado y sin estridencias, “Quisiera que alguien me esperara en algún lugar” es más que un simple melodrama, ya que la película de Arnaud Viard nos lleva más allá del dolor y la pérdida para demostrarnos que podemos encontrar en esta misma vida que parece no tener sentido, un motivo por el que seguir adelante. Una inspiración, un sentimiento, una sonrisa, una canción o simplemente encontrar un nuevo camino que seguir. “Quisiera que alguien me esperara en algún lugar” es un relato que, tras la desolación esconde un rayo esperanza al final del túnel.

Tras su paso por el BCN FILM FEST a principios de verano, llega este viernes 14 de agosto a los cines de toda España “Quisiera que alguien me esperara en algún lugar”. La película dirigida por el cineasta Arnaud Viard está inspirada en el libro de relatos cortos del mismo título, publicado en nuestro país por Seix Barral, escrito por la exitosa autora de best sellers Anna Gavalda.

quisieraquealguienmeesperase6Tras este largo título, tan poco comercial (como denuncia un famoso editor en una de las escenas de la película) en apariencia, nos encontramos con un drama familiar que gira en torno a las historias personales de cuatro hermanos y su madre (no, no estoy hablando de “Years & Years”), que verán su mundo patas arriba por la inesperada decisión de uno de ellos. Una decisión que comenzará a gestarse nada más comenzar la película. En un inicio que nos llevará a la bonita casa de verano familiar donde Aurore (Aurore Clément) celebra su 70 cumpleaños rodeada de amigos y, por supuesto de sus cuatro hijos. Un cuadro que de primeras me recordó a “Sólo el fin del mundo” de Xavier Dolan. Un escenario muy reconocible de la burguesía francesa, que hemos podido ver tantas veces en el cine de nuestros vecinos de más allá de los Pirineos. Pero, si en la película de Dolan nos adentrábamos en las interioridades de una familia disfuncional, en esta adaptación de la obra de Anna Gavalda, nos encontramos con una historia sobre como la vida no siempre nos dirige por los caminos que imaginabámos en la juventud y, como al afrontar alguna tragedia personal, nuestro forma de ver la vida puede cambiar para mejor.

quisieraquealguienmeesperase5Cada hermano representa ese recorrido que todos de un modo u otro realizamos a lo largo de nuestra vida. Empezando por Margaux (Camille Rowe), la hermana más joven y cuya pasión es la fotografía. Es la representación de la época de nuestra juventud arrolladora en la que no tenemos miedo a nada y, en la que no pensamos en el futuro; Mathieu (Benjamin Lavernhe) es ese treintañero soltero y sin preocupaciones ni responsabilidades que sueña en seducir a su compañera de trabajo Sarah; Juliette (una maravillosa Alice Taglioni), es profesora de literatura francesa, tiene 40 años, acaba de quedarse embarazada y quiere convertirse en escritora, aunque le falta la confianza para dar el paso adelante; y, finalmente, tenemos a Jean-Pierre (Jean-Paul Rouve), el hermano mayor, que en su momento asumió el rol de cabeza de familia tras la muerte de su padre. Un hombre de éxito, con un importante puesto en una gran empresa, que está casado y tiene una hija. La vida perfecta que muchos envidiarían, pero que tal vez no es tan ideal como muchos otros pensarían.

quisieraquealguienmeesperase4¿Qué ocurriría si un día te despiertas y te das cuenta que has perdido tu vida? ¿Qué pasaría si de repente descubres que estas atrapado en una vida que no es la tuya? Qué detrás de ese coche de alta gama, de esa hermosa casa, de ese trabajo de éxito, de esa esposa perfecta y de esa niña cariñosa y encantadora, no hay nada, solo el vacío. Y, los sueños han quedado atrás, olvidados y enterrados en lo más profundo de nuestra memoria. “Quisiera que alguien me esperara en algún lugar” escenifica este drama existencial en el personaje de Jean-Pierre. Un hombre que ha sido padre, hermano, esposo, jefe y amigo de todos pero que a medida que lo conocemos nos damos cuenta que todo eso realmente no importa y, que su vida no es la que él pensó que tendría. Algo que desencadena una simple llamada telefónica. Una voz del pasado, un antiguo amor que vuelve a su vida de forma inesperada. Un hecho, tal vez sin importancia, pero que removerá sus recuerdos y hará que Jean-Pierre se dé cuenta que sus sueños quedaron atrás hace mucho tiempo.

quisieraquealguienmeesperase2El contrapunto a este amargo despertar a la triste realidad lo encontramos en Juliette. Una mujer que también parece tenerlo todo, y que parece encontrarse en un momento dulce en la vida. Y, sin embargo, cuando esa aparente felicidad, ese equilibrio perfecto se rompe, se dará cuenta que hay mucho por lo que vivir, a pesar de los golpes sufridos y del dolor que la acompaña. Tendrá primero, el apoyo de su hermano mayor que la animará a seguir escribiendo y, más tarde encontrará la inspiración en un joven alumno y en su análisis de un poema de Rimbaud. Juliette se convertirá en narradora de lo que vemos en la película y, a través de sus palabras nos abrirá una ventana a una historia con la que cada uno podremos sentirnos identificados. Porque en el fondo, cada personaje puede representar un determinado momento de nuestro recorrido vital, y mostrarnos ese instante en el que los sueños pasaron a ser responsabilidades. Ese momento en el que nos damos cuenta de lo que hemos perdido y que antes no valorábamos. Sin olvidar que podamos olvidar que los sueños no se acaban. A veces se aparcan, otras veces quedan enterrados en nuestra memoria, pero siguen ahí, esperándonos.

quisieraquealguienmeesperase3En definitiva, “Quisiera que alguien me esperara en algún lugar”, a pesar de tener momentos bastante dramáticos y en los que la tragedia golpea a los protagonistas, termina lanzando un mensaje lleno de optimismo y esperanza a quienes se acerquen a verla. Porque nos recuerda que, tras el dolor de una perdida, tras las lágrimas del recuerdo, llega un nuevo amanecer. Un nuevo día no para sobrevivir sino para cumplir con nuestros sueños, para encontrar una manera de disfrutar de la vida, dejando el pasado atrás. La película de Arnaud Viard es un relato intimista que no empalagoso, que nos hará reflexionar, pero también reír, emocionarnos y soñar. Una de esas películas que sin darnos cuenta se quedarán alojadas en nuestro corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>