“The Bra”: una mirada poética a las cosas sencillas de la vida

thebraEstos días estoy cambiando el cine por las series. Curiosamente estoy más activo en este Blog que dedicamos en Mundoplus.tv al séptimo arte, en unas semanas en las que los grandes estrenos se han ido retrasando debido a la pandemia de COVID-19. Pero, a pesar de todo, el cine sigue llegando a las salas, aunque con títulos menos llamativos para el gran público pero que merecen un hueco y una oportunidad de ser tenidos en cuenta. Este es el caso de “The Bra”, la nueva película del director alemán Veit Helmer, que nos demuestra que la magia del cine puede narrar una historia sin diálogos y hacernos soñar con un mundo mejor, a la vez que pasamos un buen rato.

thebra2Llevamos apenas cuatro días del mes de agosto y en mi mente se agolpan multitud de recuerdos y sensaciones. Hace poco se cumplieron cuatro años del fallecimiento de mi padre y, ya sea porque la salud me acompaña más que otras veces o porque ya tocaba, tengo la mente en ebullición. Y, no sé porque, pero “The Bra”, película que llegó a nuestros cines el pasado 31 de julio, ha sido un soplo de aire fresco entre tantas malas noticias, fugas de reyes eméritos, positivos por doquier, caídas del PIB, aumento del paro y apocalipsis varios. El film Veit Helmer, que cuenta entre su reparto internacional con la presencia de Paz Vega, nos traslada hasta las montañas del Cáucaso, a las afueras de Bakú (Azerbaiyán), para narrar en forma de comedia sin diálogos, una historia sencilla y sin aspavientos, sobre un viejo maquinista y la búsqueda su Cenicienta particular.

thebra3Lo primero todo, sí, habéis leído bien. En “The Bra” no hay diálogos, pero si mucha música y multitud de sonidos que saturan nuestros oídos mientras seguimos las peripecias de Nurlan (Miki Manojlović), un solitario maquinista que día tras día atraviesa a los mandos de una vieja locomotora, un suburbio densamente poblado de Bakú en Azerbaiyan, donde los rieles están tan cerca de las casas que el tren prácticamente atraviesa los vestíbulos y jardines de sus habitantes. En ese trayecto diario encontrará a niños corriendo, hombres que beben té y juegan al ajedrez y mujeres que cuelgan su ropa en los tendederos que cruzan las vías. Como espectadores seremos testigos de esa rutina diaria del maquinista, un hombre solitario que no se relaciona con nadie y que desde su cabina del tren ve pasar la vida de los demás como si fuera la suya propia.

thebra4El último día antes de su jubilación, como tantos otros, una prenda de vestir quedará enredada en la locomotora: un magnífico sujetador de encaje azul ¿a quién puede pertenecer ese pequeño trozo de tela? Tras dejar atrás un trabajo que le ha ocupado toda una vida, con una condecoración en el pecho y una caña de pescar bajo el brazo, este solitario hombre sin otra cosa que hacer partirá en busca de la dueña del sujetador para devolvérselo. A partir de aquí, seremos testigos de los diversos encuentros con las presuntas propietarias del sujetador que mantiene en vilo a Nurlan. Muchos de esos encuentros suscitarán situaciones a veces delirantes, otras surrealistas, algunas tristes, otras llenas de ingenuidad y melancolía.

thebra5El actor serbio Miki Manojlović (Underground; Gato negro, gato blanco) y su gran actuación, llena de expresividad y emotividad el viaje que nos propone “The Bra”. Un viaje que no necesita de diálogos para estar impregnado de ciertos toques de realismo mágico que nos llevan a conocer las vidas de los habitantes de los suburbios de Bakú. Gentes sencillas, cuyas vidas parecen detenidas en el tiempo y que la presencia de Nurlan y su incesante búsqueda de la propietaria del sujetador, provocarán diversos trastornos, diversos malententidos y el enfado de los maridos de las mujeres del lugar. En su odisea contará con la ayuda de un niño de la calle, un pilluelo con el que formará un peculiar dúo, cuyas andanzas irremediablemente nos recordarán a la mítica “El Chico” de Charles Chaplin.

thebra6“The Bra” es una comedia llena de melancolía. No reirás a carcajadas y tal vez, a pesar del surrealismo que impregna la película, hay momentos en los que no termina de soltarse el pelo y enloquecer (aunque no lo parezca por todo lo que os he contado), haciendo que cada encuentro con las diferentes mujeres acabe siendo algo repetitivo. Por otra parte, Miki Manojlović si nos transmite ternura y cierta compasión, remedo de su soledad y sus vanos intentos por socializar. Pero, a pesar de ciertos aspectos, “The Bra” es la película perfecta para desconectar en estos tiempos que corren. Con sus hermosos paisajes, su trama surrealista (y porque no decirlo, políticamente incorrecta) y, su mensaje lleno de positivismo y esperanza (aunque el director comentará que no pensó en transmitir ninguno), esta película sin diálogos os dirá mucho más que otras llenas de conversaciones kilométricas. A veces, en la sencillez encontramos mayor diversión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>