Inauguración 17 Muestra Syfy. Review de “Onward”

ownward2En un escenario apocalíptico provocado por el coronavirus, vuelve la Muestra Syfy en su decimoséptima edición, en una ocasión en la que la ficción permea la pantalla con el ambiente de pandemia. Solo los más valientes, cual guerreros de la carretera de Mad Max, acudiremos a esta cita, esquivando toses y estornudos, equipados con botellas de agua y toallitas de alcohol de manos como nuestras armas denigrantes. Cada día sanos puede ser el último. Sólo es excitante para los locos. Para los mandanguers.

La ceremonia de inauguración cuenta con un preestreno mainstream, como viene siendo tradición. Este año contamos con el primer preestreno de una película de animación en el festival, Onward de Disney Pixar. Hasta ahora presentada en su versión en castellano, ahora es cedida en su versión americana, por lo que el festival ya es íntegramente en versión original.

Onward nos sitúa en un mundo poblado por toda clase de seres mitológicos y sobrenaturales, elfos, hadas, unicornios… Que tienen un estilo de vida aventurero a lo Dragones y Mazmorras, con epicidad y magia a cada paso de sus vidas. Sin embargo el uso de la magia queda obsoleto y es reemplazado por la tecnología, desembocando en una sociedad acomodada, espejo de la nuestra, donde la práctica de la magia y las riesgosas raids a mazmorras han quedado en el olvido. En este contexto, Ian y Barley, dos hermanos huérfanos, reciben una quest como los héroes de antaño, para conjurar un hechizo que les permitirá ver a su padre una última vez.

onward2

El primer detalle que entra por los ojos con el film, es su creación de un mundo postmoderno, de pastiche. Una sociedad medieval con parches de sociedad contemporánea. Pixar construye aquí su Shrek particular, en lo que parece una ramificación futura de ese ambiente. Invadidos por la tecnología y roles modernos, que veces resulta en una divertida sátira, sobre todo en lo que a sobrerrepresentación se refiere (racialidad, género y estereotipos), esforzándose en ser lo más inclusiva posible rompiendo la barrera de clase. No hay reyes, opresores o discriminación racial activa (aunque muchos trolls acaban teniendo los trabajos menos cualificados). La aparición del primer personaje trans en una película Disney queda tan integrado que es imposible de distinguir de no ser por las terfs rabiosas de Twitter.

La historia se centra en “el viaje del héroe” de los dos hermanos (Tom Holland y Chris Pratt), con fuerte influencia de la narrativa épica, cada cual ejerciendo un rol de equipo, y con una estructura gamificada, subiendo de nivel con cada obstáculo, y encontrando enemigos o bosses de dificultad progresiva, y desbloqueando habilidades como si de RPG se tratase. En equivalencia a los niños de Stranger Things, que usan su experiencia en juegos de tablero para vivir su propia aventura en el mundo real. Esto tiene un impacto crítico en la empatía con los personajes, que pasan de ser ceros a la izquierda a cobrar las habilidades que anhelaban, un viaje peligroso en lo externo pero de desarrollo personal en lo interno. Onward deja varias moralinas (de gran sabiduría) acerca de la seguridad personal, la fraternidad y el sacrificio. Abundan los momentos emotivos, y si bien no está al nivel de Coco en cuanto a lacrimogenia, la habilidad para tratar las relaciones entre los personajes y sus conflictos, sacando a flote las realidades invisibles, deja un poso de novedad y satisfacción. Hay veces que querer y cuidar a alguien es todo a lo que puedes aspirar, y es suficiente.

Los eventos se suceden en 24 horas, lo que da una urgencia y ritmo trepidante, como estrategia para mantener la tensión, sin ser frenética. Sin embargo la inclusión de tramas paralelas de personajes secundarios suelen ser un lastre para el sentimiento de aventura, una red de seguridad que pretende salvar a los niños protagonistas, esa semilla, ese macguffin sembrado, se ve venir desde el comienzo de la película, y es su único punto flaco: la sensación de riesgo está avainillada, para todos los públicos.  Aunque sea Pixar no va a ser todo llorar, el sentido del humor está muy presente, hay un equilibrio milimétrico entre lo entrañable, lo ridículo y lo trágico.

Visualmente, Onward es un mundo muy poblado y colorido. La pantalla suele estar llena de detalles que no es posible abarcar. Sobrepasa nuestros sentidos, nos atropella con mil estímulos. Efectos lumínicos, de partículas, explosiones, polvo… la magia vive en el ambiente, aunque esté dormida, está esperando a que la despierten en cada plano.

onward1

En esencia, es una reflexión filosófica de cómo abordar la vida. La magia, lo auténtico, subyace en todo lo que hacemos, aunque estemos desnaturalizados, desconectados de esta realidad. Lo fácil muchas veces nos aleja de lo satisfactorio, de la realización, de lo feliz. En Onward aprenderás que vivir se hace como un mago conjura un hechizo: viviendo en el presente, poniendo pasión y sintonizando con lo que sentimos, alejando el miedo.

Haciendo honor a su título, Onward, Adelante, es un manual de vida, que nos invita a atrevernos. Como dijo John Lennon: it’s easy if you try.

Tarda lo que necesites en descubrir quién eres.

Onward se estrena en cines en España el 6 de marzo de 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>