“Adiós” es un intenso thriller enmarcado en una Sevilla oscura y violenta

adiosEste pasado viernes llegaba a nuestros cines “Adiós”, la nueva película del director Paco Cabezas (Carne de neón) que una semana antes pasó por el Festival de Cine Europeo de Sevilla para clausurarlo. Esa misma mañana en el Festival, pude asistir al pase de prensa de un filme que reconozco que me presentaba algunas dudas (¡que malos son los prejuicios) pero que me dejó con muy buenas sensaciones. Con la otra cara de la ciudad de Sevilla como escenario, “Adiós” es un emocionante thriller en el que la venganza se lo lleva todo por delante.

“Adiós” nos lleva hasta Sevilla, al barrio de las Tres mil viviendas. Un lugar “mítico” para los sevillanos por multitud de razones y en su mayoría, ninguna buenas. Si lees esta crítica y eres de Sevilla, lo entenderás. Un barrio cuyo nombre aparece demasiadas veces en los telediarios y normalmente no por buenas noticias. Pero como siempre suele ocurrir, la leyenda acompaña a este lugar, en el que hay gente de toda condición. Y es aquí donde transcurre la película de Paco Cabezas, en un barrio alejado de las fotos de postal de la ciudad de Sevilla.

adios2Una celebración, un reencuentro familiar (tras un permiso penitenciario), da paso a un fatal accidente que termina con la muerte de una niña, hija de Juan Santos (Mario Casas) y Triana (Natalia de Molina). Esta tragedia, provocada por un coche que había estado implicado en el robo y asesinato de un grupo de rumanos que traficaba en el barrio, será el desencadenante del “ojo por ojo”. El personaje interpretado por Mario Casas (contenida y contundente su actuación) iniciará un descenso a los infiernos para encontrar a los responsables de la muerte de su hija.

Aunque Juan lleva años en el infierno, ya que cargó con la culpa de un delito que no cometió y por el que ingreso en prisión. Todo por ayudar a su familia, una familia que a la vez repudia y que ha sido expulsada del barrio. La familia. Uno de los conceptos que marcan las pautas de la película de Paco Cabezas, junto a la justicia y la venganza. Y para buscar venganza, a pesar de todo, Juan buscará ayuda en su familia para encontrar a los culpables y hacer que paguen por lo ocurrido. Mientras tanto, Eli (Ruth Díaz), la inspectora a cargo del caso, intentará evitar que este dolido padre se tome la justicia por la mano. El choque entre Eli y Juan por esclarecer la muerte de la pequeña, destapará ante ambos toda una red de secretos y mentiras que transitan a lo largo de la delgada y difusa línea que es la justicia. En medio de los dos en contramos a una estupenda Natalia de Molina, en el papel de una madre rota por el dolor, que al principio no sabrá como actuar, que no encuentra consuelo en nada y que intentará creer en la justicia de los payos.

adios4Con un ritmo que no decae en ningún momento y con diálogos llenos de visceralidad y dolor, “Adiós” no da descanso al espectador. Mezclando algunos momentos de calma, llenos de lirismo que se enmarcan en el recuerdo por la vida inocente perdida para siempre, con otros llenos de violencia verbal y física, el film de Paco Cabezas apuesta por el sentimiento y eso se desprende en las actuaciones del reparto y en las acciones que llevan a cabo sus personajes, que afrontan las consecuencias de sus actos sin mirar atrás, con dureza, sin remordimientos.

Y mientras unos personajes buscan justicia y, otros ansían venganza, el espectador (ya seas tú que veas la película o yo que la estoy recordando mientras escribo) tiene que decidir qué haría en el lugar de unos y otros. Ese es el trasfondo que desprende “Adiós”. ¿Hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar por conseguir justicia ante crimen cometido contra alguien cercano? Afrontar el dolor y seguir hacia delante o implicarse emocionalmente hasta las últimas consecuencias. Sin medias tintas.

adios3No puedo olvidarme de hablar del resto del reparto de “Adiós” que mejoran y mucho el conjunto de la película y hacen subir el nivel de esta. Desde un magnifico Vicente Romero (que también lo borda en “Intemperie”), pasando por un sobrio Carlos Bardem, hasta llegar a Mona Martínez, la matriarca del clan Santos. Papelón el suyo, el de una madre y abuela cuyas contadas apariciones llenan la pantalla con su presencia y personalidad. Sin duda, uno de los personajes clave en el devenir de la película y que hacen que suba el nivel de calidad de este thriller que va más allá de la venganza y la expiación de los pecados.

En definitiva, “Adiós” es un thriller muy entretenido, en el que la investigación criminal y la búsqueda de venganza se mezclarán con oscuras corruptelas policiales. Una película que nos enseña otra Sevilla, alejada de la luz y los focos del turismo, para ahondar en las raíces una ciudad llena de claroscuros y de tonos grises. Con personajes llenos de cicatrices en el alma y con actuaciones sobresalientes (acentos sevillanos aparte) de un reparto entregado a una historia en la que no hay buenos ni malos, ni vencedores ni vencidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>