#NocturnaMadrid2019 | Cadáveres y carniceros en la cuarta y quinta jornada del VII Nocturna Madrid

amargo

El festival entra en su recta final, no sin algunas novedades divertidas. Irrumpe en la sala una pareja de cazafantasmas, uniformados fieles a la pantalla, en una performance publicitaria, de merchandising de la película Ghostbusters. Es genial que marcas y pequeños emprendedores, como Doctor Collector, se fijen en el evento y realicen acciones de marketing originales, con sorteo incluido del producto. Eso sí, no duraría mucho en manos del ganador, el anuncio en Wallapop estaba online a la salida.

El sábado Nocturna remonta con un nivel espectacular, arreglando algunos sinsabores de días anteriores. Presenciamos el que es para mí el mejor corto, Amargo era el postre. En una mansión victoriana, en el siglo XVIII, un noble francés organiza un banquete, invitando a lo más selecto de la aristocracia. Para superar rencillas del pasado, y al modo de Vlad Dracul, arreglará cuentas pendientes con algunos de ellos, mediante un juego macabro y de la forma más elegante. Como dicen, la venganza se sirve fría. Con un diseño de arte cuidadísimo, un recreacionismo de época enfermizo por el detalle, iluminación a cargo de candelabros y un guión mordaz, Amargo era el postre es un entretenimiento de lo más dulce.

Una delicatessen semejante no puede ser aperitivo de algo mediocre, como lo demuestra a continuación Body at Brighton Rock. Acompañamos a Wendy, una agente forestal de una reserva, que es algo patosa y es diana de las burlas de sus compañeros. Un día decide hacerse valer y tomar un trabajo más complejo, adentrándose en la espesura del bosque. Dada su inexperiencia, caminando se pierde fuera del parque, intenta pedir ayuda pero Obviamente se queda sin batería y cobertura. Por si fuera poco, encuentra un cadáver al que tendrá que custodiar, ¡y pasar la noche en el monte! A los ruidos siniestros de animales, viento y demás, se sumarán las paranoias de la protagonista (tan naive y miedosa como adorable), la amenaza de un cazador que merodea por la zona y más peligros… Body at Brighton Rock nos ofrece la aventura de acampada definitiva, en la que se juntan todos los factores que pueden salir mal en una excursión así. La candidez de Wendy convierte muchos de los momentos de pánico en divertidos, alterna terror con comedia de forma muy efectiva, y muy a su pesar, deseamos que no amanezca nunca.

body

Continuamos con un pase doble de cortometrajes: A little taste, que con una idea muy sencilla, invierte la premisa de bruja comiendo niños, y Le blizzard, una historia ambientada en la Segunda Guerra Mundial, una madre huye de los nazis y busca a su hija, pero viven atrapadas en un bucle a modo de infierno purgatorio que se repite sin variación.

Dos propuestas de planteamiento sencillo que no perviven fuera de la pantalla, que sirven de presentación para A night of horror: Nightmare Radio, de los hermanos Onetti. En una emisora de radio, un programa nocturno se dedica a contar historias de miedo, donde también los oyentes comparten anécdotas paranormales. Aprovechando la estructura del programa, cada historieta es un cortometraje de género seleccionado, de modo que la película ejerce de contenedor de estas piezas, como una recopilación, entre los que se encuentra el español Gotas, ya proyectado en Nocturna en 2017. Es bonito ver que la vida de un corto no se queda en el año y puede estirarse, sobre todo con los esfuerzos de un equipo, Sergio Morcillo, Santi Taboada… que le pone tanta ilusión al género fantástico. Felicidades. En resumen, Nightmare Radio tiene un ritmo muy dinámico gracias a saltar de una historieta a otra, el nivel de susto es de calidad y los fans de los podcasts de terror valorarán el encanto del formato.

Saltamos al pase de Abuelita, un corto de fantasía superheroica, en la que una abuela acuesta a su nieta y le cuenta un cuento, acerca de sus andanzas como heroína con poderes. En un tono infantil que recuerda a las adaptaciones de tebeos como Superlópez o Mortadelo y Filemón, en Abuelita abundan los momentos de vergüenza ajena que ni la presencia de Jack Taylor enmienda, y está enfocado en definitiva a un público menor de edad, que posiblemente tampoco le verá la gracia.

Seguidamente Little Monsters, una comedia de zombies, se corona como el bombazo del festival. Una excursión de preescolares a un zoo granja escuela se ve interrumpida por un brote zombi, que empieza a infectar a los visitantes. Encerrados en una tienda del recinto, la profesora (Lupita Nyong’o) y el tío de uno de los niños los protegerán, simulando que todo es parte de una atracción, como si de un juego se tratase. Esto desencadena situaciones de mofa para con los zombies, chistes de humor negro y humor de sobradas estilo Family Guy, que pervertirá a algunos niños. Los personajes protagonistas tienen identidades marcadas como si de caricaturas se tratase, y esta exageración de caracteres funciona muy bien, haciéndolos eternos. Con grandes actuaciones de los niños, buenas dosis de sangre, destripamientos y carnicería de zombies al ritmo de Taylor Swift, y homenajes varios a la cultura pop, Little Monsters consigue sacar más de una risa y es una brisa de aire fresco, llena de alegría y ganas de vivir, aportando una nueva visión a la zombicomedia.

lupi

En el cortometraje El juego, una mujer es encerrada en una habitación con un monstruo, con el que juega al escondite inglés. Al encender la luz está a salvo, al apagarla se acerca. Inexplicablemente, la mujer sigue jugando hasta el final, en una suerte de suicidio, y huida hacia adelante. Incoherente y aburrido, cumple con la lógica de las scream girls.

El día termina con The Furies. Una serie de chicas son secuestradas y metidas en cajas, que liberan en un escenario del que no pueden escapar. Pero no estarán solas, pues también les acompañan una serie de asesinos que, a modo de juego Battle Royale, deberán liquidarse entre todos hasta que solo quede uno. Entre escondrijos, suspense y estrategias, es Un juegos del hambre gore y extremo, que cuenta con maquillajes de efectos especiales sensacionales y muertes horripilantes y chulísimas a la vez. Prima lejana de la contemporánea Finale, todo el juego es un programa retransmitido a una élite Illuminati perversa… y es que parece que las emisiones snuff gozan de tirón este año. ¿Influencia de lo que ya ocurre en la deep web, o de lo que está por venir? Para el resto de mortales no psicópatas, al terminar darán ganas de jugar a Friday the 13th, en el que huyes del asesino, o echar un Fortnite.

furies

Es triste pero llega el domingo y el festival está a punto de terminar. Los días han pasado más rápido que otros años (quizá porque nos hacemos viejos). Una de las últimas películas fuera de competición es Andhadhun, un estreno indio de impecable factura, en el que acompañamos a Akash, un pianista que en su día a día, finge ser ciego. Gana limosnas y la piedad de sus vecinos, pero todo se complica cuando ve un asesinato. Fingiendo y manteniendo su coartada, el Daredevil hindú se ve involucrado en una conspiración criminal que irá contra él al descubrir que puede ver. Una trama muy severa que se ve aliviada por un acento en clave de comedia ligera, Andhadhun entra en la categoría de comedia negra, y ambientada con una música de piano y una banda sonora genial digna de Bollywood, le es fácil provocar la carcajada. No son baladí los paralelismos con La la land, y vimos aquí un intento de adaptación no demasiado descarado de la americana. Adaptándose a la tendencia occidental, ya no hay bailes ni números musicales interminables, aunque posiblemente hubieran hecho más llevaderos los 135 minutos de proyección, que con algunos valles pronunciados en los que baja la atención y la acción se estanca, llega a hacerse algo inaguantable y deseamos que llegue el final. Un final que no deja de hacer piruetas y saltos mortales para sorprendernos, estimulante, pero que al no terminar de llegar, puede impacientar a la sala.

andhadhun

En el pase del clásico, o película retro, la elegida es El cuervo, del homenajeado este año, Alex Proyas, su director, protagonista de varias palabras de agradecimiento, y una clase de cine que ofreció a un grupo de afortunados por la mañana. Una dinámica de actividades matutinas, por cierto, que resulta poco, o nada práctica. ¿Por qué organizar un encuentro con los varios directores que han pasado por Nocturna presentando sus filmes por las mañanas, antes de proyectarse sus obras? ¿Qué margen para preguntar tienen los periodistas, sin haber visto la película? Un error de agenda incomprensible que esperamos se corrija en el futuro.

Sin más dilación llega la gala de clausura, en la que se lee el palmarés de premiados de la edición: Tras una retahíla de casi una hora, los ganadores quedaron tal que así:

MEJOR PELÍCULA Premio Paul Naschy: AMIGO, de Óscar Martín

MEJOR DIRECTOR: Óscar Martín por AMIGO

PREMIO DEL PÚBLICO: LITTLE MONSTERS, de Abe Forsythe

MEJOR ACTRIZ: Lupita Nyong´o por LITTLE MONSTERS

MEJOR ACTOR Premio Vincent Price: David Pareja por AMIGO

MEJOR CORTOMETRAJE NACIONAL: HOPES, de Raúl Monge

MEJOR CORTOMETRAJE INTERNACIONAL: LAY THEM STRAIGHT, de Robert Deleskie

MEJORES FXS: THE FURIES, de Tony D´Aquino

MEJOR GUIÓN: Abe Forsythe por LITTLE MONSTERS. Con Mención especial para Johannes Nyholm por KOKO DI, KOKO DA

PREMIOS CANAL DARK A LA MEJOR PELÍCULA DE LA SECCIÓN DARK VISIONS: ECHOES OF FEAR de Brian y Laurence Aventet-Bradley

PREMIO BLOGOS DE ORO A LA MEJOR PELÍCULA: LITTLE MONSTERS de Abe Forsytge

Como podemos ver, Amigo barrió en muchas categorías, como era de prever, siendo los galardones a Little Monsters verdaderamente merecidos. La mención de honor a Koko di es un disparate que parece más una intención de agradar o de no quedar mal con los suecos, para que no parezca que el jurado no la ha entendido. Una injusticia en detrimento de Body at Brighton Rock (o en realidad de casi cualquier otra) a todas luces.

vivarium

En la sesión de cierre del Nocturna suele haber un preestreno potente, y no es distinto en esta ocasión con Vivarium. Una pareja visita una casa piloto en una urbanización, el típico conglomerado americano de viviendas clónicas y tonos pastel. El sueño americano, la última meta compartida por todo ciudadano de bien. Todo se complica cuando el agente inmobiliario que los conduce desaparece, y la pareja no puede abandonar la urbanización ni en coche ni a pie, atrapados en una especie de burbuja espacio temporal, siempre terminan volviendo al punto de partida: su nuevo hogar. Pasan los días refugiados en ella para sobrevivir y cada vez más resignados a su destino, una caja aparecerá misteriosamente cada día frente a la casa, con comida, víveres, y demás, como si fueran observados en un experimento, en una suerte de El show de Truman. Un ambiente sobrenatural en el que serán exigidos a criar un bebé ajeno., en una experiencia gamificada. Teniendo una familia completa y todo lo que pueden desear, ¿qué puede salir mal? Cómplice en su trama con 1 BR, vemos una circularidad brillante en la programación del festival. Ambas tratan del miedo a no vivir, a no elegir, a vivir la vida que otros condicionan para nosotros. Como unas hormigas que habitan un vivero, y anhelan escapar, arañando el metacrilato, anhelan monte, naturaleza y libertad. Humanos puestos en un ambiente idóneo, pero artificial, puede hacer que enloquezcan… Incluso la pareja más enamorada termina hastiada en este Gran Hermano infinito. Vivarium es una aventura de encierro muy perturbadora con elementos de ciencia ficción, y una crítica mordaz al corporativismo y la falta de personalidad imperante en la sociedad.

ano

Para despedirnos, la sesión golfa de Bullets of justice ofrece lo que esperamos: una verdadera fiesta. En un mundo distópico postapocalíptico, la humanidad ha quedado estéril y creado una raza de híbridos humano-cerdos, que declaran la guerra a los humanos y los someten en granjas de obesos para comérselos (invirtiendo la cadena trófica cual velocirraptor vegano). Un mercenario de operaciones especiales de la resistencia será el encargado de liquidar a la Madre, la cerda madre que engendra al ejército cerdil. Con tetas, frikismo, disparos, incesto, sangre, cabeza anos, un Cristiano Ronaldo refugee y más tetas (hasta sexo real a pelo) la sala estalla en jolgorio y se llena de comentarios pasados de rosca. Bullets of justice es el plan ideal para ver tajado con colegas y echar unas risas con sus situaciones de cachondeo.

Agradecer a Nocturna contar con nosotros un año más, que siempre es una experiencia muy nutritiva y diferente cada vez. Esperamos contando los días para la siguiente edición, que coincide con el 130 aniversario de H. P. Lovecraft, y como sabemos, Cthulhu es la imagen del festival. La octava edición estará tematizada en obras del autor, y los cortos ambientados en el cosmoterror tendrán muchas papeletas de ser proyectados. ¡Anímate y ponte a escribir a la luz de un candil, mundoplusero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>